/ martes 12 de enero de 2021

Alcaldes de oposición quieren candidaturas.... por Morena 

Nos hacen notar que varios alcaldes, que en por su filiación partidista son de siglas de oposición al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero que en los hechos son de los que reciben el calificativo de aliados, andan buscando candidaturas por el partido en el poder en los niveles federal y estatal.

Hasta el momento, nos dicen, han trascendido tres casos de ediles supuestamente cercanos a Palacio de Gobierno que quieren ser diputados locales, abanderados por el color guinda.

Quién sabe qué piense de eso el presidente municipal de Tempoal, Abel Díaz Ponce, quien fue postulado por el PRI, pero nos señalan que en mayo del año pasado públicamente se deslindó de su líder estatal, quien estaría pensando en una curul por el distrito con cabecera en Pánuco, según nos comentan.

Otro del que no se sabe cuál sea su pensamiento sobre quienes brincan de un partido a otro es Tony Cruz Hermida, edil de Ignacio de la Llave, de quien se afirma ahora suspira por la diputación que representan a la demarcación de Boca del Río. Se dice que el PRI tiene un proceso en su contra.

Finalmente también hay políticos que se preguntan cuál será la opinión, sobre este tipo de casos, del alcalde de Tlacotalpan, Cristian Romero Perez, de quien se comenta está interesado en otro cargo de elección popular, pues le llamaría la atención participar por el distrito de Santiago Tuxtla, ¿haciendo campaña al lado de los morenos?

En la política todo cuenta, nos dicen políticos avezados, al tiempo que nos hacen ver que aunque aun no arrancan las campañas, el Partido Acción Nacional (PAN) ya luce dividido, y no solo por las fuertes diferencias entre los bandos de Joaquín Guzmán Avilés y los Yunes Azules, sino por lo que ha provocado ir en alianza con otros partidos.

Por una parte, nos señalan, hay panistas que demandan que el PAN debe ir localmente junto con el PRI y el PRD, en la alianza “Va por Veracruz”, y otros que piensan que es mejor “solos que mal acompañados”.

Por eso, nos apuntan, las diferencias en el partido blanquiazul fueron evidentes este fin de semana.

El dirigente estatal, Joaquín Guzmán Avilés, primero puso una barrera para lograr esa alianza, en cuanto a alcaldías y diputaciones locales se refiere, para después dejar la puerta abierta y finalmente acordar volverse a sentar con Marlon Ramírez, del PRI, y con Sergio Cadena (¿o Rogelio Franco?) del PRD.

¿Qué fue lo que motivó a meter reversa, en pocas horas, al presidente del Comité Directivo Estatal del PAN?, se preguntan panistas veracruzanos, atentos a lo que hace su dirigente. Reconoció que sí quería canicas de más o del Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul lo hicieron reflexionar, pues la alianza está decidida a nivel central, se comenta.

Hay demasiados intereses en juego, la alianza es necesaria, pero quién sabe qué acuerdos haya por debajo de la mesa, nos dice un panista que sabe mucho de política.

Nos hacen notar que varios alcaldes, que en por su filiación partidista son de siglas de oposición al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero que en los hechos son de los que reciben el calificativo de aliados, andan buscando candidaturas por el partido en el poder en los niveles federal y estatal.

Hasta el momento, nos dicen, han trascendido tres casos de ediles supuestamente cercanos a Palacio de Gobierno que quieren ser diputados locales, abanderados por el color guinda.

Quién sabe qué piense de eso el presidente municipal de Tempoal, Abel Díaz Ponce, quien fue postulado por el PRI, pero nos señalan que en mayo del año pasado públicamente se deslindó de su líder estatal, quien estaría pensando en una curul por el distrito con cabecera en Pánuco, según nos comentan.

Otro del que no se sabe cuál sea su pensamiento sobre quienes brincan de un partido a otro es Tony Cruz Hermida, edil de Ignacio de la Llave, de quien se afirma ahora suspira por la diputación que representan a la demarcación de Boca del Río. Se dice que el PRI tiene un proceso en su contra.

Finalmente también hay políticos que se preguntan cuál será la opinión, sobre este tipo de casos, del alcalde de Tlacotalpan, Cristian Romero Perez, de quien se comenta está interesado en otro cargo de elección popular, pues le llamaría la atención participar por el distrito de Santiago Tuxtla, ¿haciendo campaña al lado de los morenos?

En la política todo cuenta, nos dicen políticos avezados, al tiempo que nos hacen ver que aunque aun no arrancan las campañas, el Partido Acción Nacional (PAN) ya luce dividido, y no solo por las fuertes diferencias entre los bandos de Joaquín Guzmán Avilés y los Yunes Azules, sino por lo que ha provocado ir en alianza con otros partidos.

Por una parte, nos señalan, hay panistas que demandan que el PAN debe ir localmente junto con el PRI y el PRD, en la alianza “Va por Veracruz”, y otros que piensan que es mejor “solos que mal acompañados”.

Por eso, nos apuntan, las diferencias en el partido blanquiazul fueron evidentes este fin de semana.

El dirigente estatal, Joaquín Guzmán Avilés, primero puso una barrera para lograr esa alianza, en cuanto a alcaldías y diputaciones locales se refiere, para después dejar la puerta abierta y finalmente acordar volverse a sentar con Marlon Ramírez, del PRI, y con Sergio Cadena (¿o Rogelio Franco?) del PRD.

¿Qué fue lo que motivó a meter reversa, en pocas horas, al presidente del Comité Directivo Estatal del PAN?, se preguntan panistas veracruzanos, atentos a lo que hace su dirigente. Reconoció que sí quería canicas de más o del Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul lo hicieron reflexionar, pues la alianza está decidida a nivel central, se comenta.

Hay demasiados intereses en juego, la alianza es necesaria, pero quién sabe qué acuerdos haya por debajo de la mesa, nos dice un panista que sabe mucho de política.