/ martes 4 de mayo de 2021

El empresario, el Tío y un candidato xalapeño

Ahora le tocó a Jilotepec que le cayera la Policía Estatal de Seguridad Pública para desarmar a los 23 gendarmes municipales, concentrarlos en Xalapa y, se dice, someterlos a los exámenes de confianza.

Esta es una acción que ya se ha visto en un buen número de municipios veracruzanos en los últimos meses, como sucedió recientemente en San Andrés Tuxtla, nos señalan personas que están atentas al acontecer social y político de Veracruz.

Nos dicen también que si bien estos operativos se han dado con las policías municipales de alrededor de 20 ayuntamientos -al parecer solo se la han regresado a Orizaba, cuyo alcalde, ahora candidato a diputado, se movilizó de inmediato, presionó y hasta a la Secretaria de Gobernación fue a ver-, si la SPP se pusiera estricta dejaría sin gendarmes a casi todos los municipios veracruzanos, pues muy pocos tienen certificación.

Y se pusieran más estrictos, nos indican, pues los de la Guardia Civil tendrían que desarmar a un buen número de Policías de Seguridad Pública que tampoco están certificados. Lo que no se sabe, nos dicen, es quién detendría a los de la Guardia Civil, que también andan por las mismas, nos afirman.

¿Qué ayuntamiento seguirá en este desarme de policías?, ya se verá; por lo pronto fue Jilotepec, lugar que, nos apuntan, no por ser un municipio pequeño está exento de interés político de personajes con poder.

La policía, nos comenta gente que en todo está y en todo se fija, no solo sirve para vigilar y dar seguridad a la población; en época electoral, nos aseguran, se incrementan sus funciones. ¿Será?

Es hora de definiciones, ahora que se han arrancado las contiendas por las alcaldías, así que en diversos lugares, nos hacen ver, grupos importantes, empresarios o personajes están tomando bando, algunos en abierto, otros medio ocultos.

Un caso abierto, que ha llamado mucho la atención, ocurre en Papantla, donde el líder del llamado grupo Totonacapan, el exdiputado Rómulo Salazar

Macías, expresó en público que da su apoyo al candidato de Morena a la alcaldía papanteca, Éric Domínguez Vázquez.

Por cierto, nos comentan de la tierra del Papán, que Salazar, al expresar ese respaldo, manifestó que lo hacía luego de haber realizado un minucioso análisis de los perfiles de quienes aspiran a gobernar a la ciudad que perfuma al mundo. Peeeero.

Sin embargo, nos comentan que al señalar que están (él y el Grupo Totonacapan) con Éric, no supo bien el nombre del candidato, por lo que le puso de apellido Velázquez, en vez de Vázquez.

También nos dicen que lanzó algunas críticas al gobierno federal (de Morena), destacando que ha tomado decisiones equivocadas, aunque en eso fue congruente, pues había dicho que en esta ocasión están apoyando a la persona, no a un partido.

En su discurso, nos indican papantecos, Rómulo recordó que en el pasado apoyó a José Yunes Zorrilla, a Héctor Yunes y a Miguel Ángel Yunes Linares, de quien, nos apuntan, expresó que pudo haber hecho más, pero que dos años no le fueron suficientes.

¿Cómo la ven, qué les parece?, lo expresado por este controvertido personaje con influencia en la zona de Papantla y de la Costa Esmeralda.

Otro caso, este no abierto, se da en Xalapa, con un empresario de apellido Vázquez que, nos aseguran, está respaldando a uno de los candidatos a la presidencia municipal.

Nos indican que este empresario, al parecer del ramo de la construcción, está con todo con su candidato.

En ese sentido nos dicen que también son muy conocidas las ligas de este hombre de negocios con un personaje de la política veracruzana, innombrable para algunos, ínclito para otros, que desde su casa de la CDMX aún tiene injerencia en las tierras jarochas, como se ve en Xalapa.

Ahora le tocó a Jilotepec que le cayera la Policía Estatal de Seguridad Pública para desarmar a los 23 gendarmes municipales, concentrarlos en Xalapa y, se dice, someterlos a los exámenes de confianza.

Esta es una acción que ya se ha visto en un buen número de municipios veracruzanos en los últimos meses, como sucedió recientemente en San Andrés Tuxtla, nos señalan personas que están atentas al acontecer social y político de Veracruz.

Nos dicen también que si bien estos operativos se han dado con las policías municipales de alrededor de 20 ayuntamientos -al parecer solo se la han regresado a Orizaba, cuyo alcalde, ahora candidato a diputado, se movilizó de inmediato, presionó y hasta a la Secretaria de Gobernación fue a ver-, si la SPP se pusiera estricta dejaría sin gendarmes a casi todos los municipios veracruzanos, pues muy pocos tienen certificación.

Y se pusieran más estrictos, nos indican, pues los de la Guardia Civil tendrían que desarmar a un buen número de Policías de Seguridad Pública que tampoco están certificados. Lo que no se sabe, nos dicen, es quién detendría a los de la Guardia Civil, que también andan por las mismas, nos afirman.

¿Qué ayuntamiento seguirá en este desarme de policías?, ya se verá; por lo pronto fue Jilotepec, lugar que, nos apuntan, no por ser un municipio pequeño está exento de interés político de personajes con poder.

La policía, nos comenta gente que en todo está y en todo se fija, no solo sirve para vigilar y dar seguridad a la población; en época electoral, nos aseguran, se incrementan sus funciones. ¿Será?

Es hora de definiciones, ahora que se han arrancado las contiendas por las alcaldías, así que en diversos lugares, nos hacen ver, grupos importantes, empresarios o personajes están tomando bando, algunos en abierto, otros medio ocultos.

Un caso abierto, que ha llamado mucho la atención, ocurre en Papantla, donde el líder del llamado grupo Totonacapan, el exdiputado Rómulo Salazar

Macías, expresó en público que da su apoyo al candidato de Morena a la alcaldía papanteca, Éric Domínguez Vázquez.

Por cierto, nos comentan de la tierra del Papán, que Salazar, al expresar ese respaldo, manifestó que lo hacía luego de haber realizado un minucioso análisis de los perfiles de quienes aspiran a gobernar a la ciudad que perfuma al mundo. Peeeero.

Sin embargo, nos comentan que al señalar que están (él y el Grupo Totonacapan) con Éric, no supo bien el nombre del candidato, por lo que le puso de apellido Velázquez, en vez de Vázquez.

También nos dicen que lanzó algunas críticas al gobierno federal (de Morena), destacando que ha tomado decisiones equivocadas, aunque en eso fue congruente, pues había dicho que en esta ocasión están apoyando a la persona, no a un partido.

En su discurso, nos indican papantecos, Rómulo recordó que en el pasado apoyó a José Yunes Zorrilla, a Héctor Yunes y a Miguel Ángel Yunes Linares, de quien, nos apuntan, expresó que pudo haber hecho más, pero que dos años no le fueron suficientes.

¿Cómo la ven, qué les parece?, lo expresado por este controvertido personaje con influencia en la zona de Papantla y de la Costa Esmeralda.

Otro caso, este no abierto, se da en Xalapa, con un empresario de apellido Vázquez que, nos aseguran, está respaldando a uno de los candidatos a la presidencia municipal.

Nos indican que este empresario, al parecer del ramo de la construcción, está con todo con su candidato.

En ese sentido nos dicen que también son muy conocidas las ligas de este hombre de negocios con un personaje de la política veracruzana, innombrable para algunos, ínclito para otros, que desde su casa de la CDMX aún tiene injerencia en las tierras jarochas, como se ve en Xalapa.