/ martes 7 de mayo de 2019

FGR se “come” a Winckler

Por la forma en que hace 13 días fue ejecutada la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, Maricela Vallejo Orea, su esposo Efrén Zopiyactle y su chofer Sabino García, todo hacía suponer que este caso —ante la presunción de la participación de miembros de la delincuencia organizada y el tipo de armas de fuego utilizadas— sería atraído desde un principio por la Fiscalía General de la República (FGR), misma que acaba de dar un campanazo sobre la masacre de 13 personas en Minatitlán ocurrida el viernes 19 de abril, con la reciente detención de dos mandos de un grupo criminal presuntamente involucrados en ese multihomicidio, los cuales eran muy conocidos en el sur de Veracruz desde el bienio anterior.

Pero otra motivación más era por la desconfianza que este lunes volvió a manifestar públicamente el gobernador Cuitláhuac García hacia el fiscal general del estado, Jorge Winckler, ya que nuevamente lo acusó de estar encubriendo a los presuntos autores intelectuales del asesinato de la munícipe, pues cuestionó su sospechoso letargo para resolver este crimen, no obstante que desde hace un año y cuatro meses, en enero de 2018, la víctima había señalado quiénes y por qué la tenían amenazada de muerte.

Hace una semana, el lunes 29 de abril, tras la declaración del mandatario veracruzano a un noticiero de radio de la Ciudad de México, Winckler replicó: “Se me hace una declaración la verdad bastante grave, si el gobernador sabe quiénes fueron los autores, que venga y lo declare, si el gobernador tiene un dato que nos ayude a esclarecer los delitos, que venga y que presente esos datos de prueba, nos ayudaría mucho más que viniera y aportara a que sólo declarara”.

Pero el de la alcaldesa de Mixtla de Altamirano no es el único caso de alto impacto que el fiscal yunista tiene pendiente de resolver. Tampoco dio resultados sobre la masacre de Minatitlán. Y hasta ahora, no ha mostrado avances sobre el impactante crimen del activista y defensor de derechos humanos Abiram Hernández Fernández, quien fue asesinado desde la madrugada del sábado 30 de marzo, en su domicilio.

Inclusive, hace una semana, los familiares de Abiram se apostaron frente a Palacio de Gobierno para exigir que este crimen no quede impune.

Por eso este sábado 4, entrevistado por un diario capitalino, el mandatario estatal de Morena reiteró que el fiscal heredado por su antecesor, el panista Miguel Ángel Yunes, es “omiso o cómplice” ante la situación de inseguridad del estado, afirmando que Winckler “usa su ineptitud para golpearnos”.

¿Será que, ahora sí, el abogado de Yunes tendrá los días contados al frente de la FGE?

Por la forma en que hace 13 días fue ejecutada la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, Maricela Vallejo Orea, su esposo Efrén Zopiyactle y su chofer Sabino García, todo hacía suponer que este caso —ante la presunción de la participación de miembros de la delincuencia organizada y el tipo de armas de fuego utilizadas— sería atraído desde un principio por la Fiscalía General de la República (FGR), misma que acaba de dar un campanazo sobre la masacre de 13 personas en Minatitlán ocurrida el viernes 19 de abril, con la reciente detención de dos mandos de un grupo criminal presuntamente involucrados en ese multihomicidio, los cuales eran muy conocidos en el sur de Veracruz desde el bienio anterior.

Pero otra motivación más era por la desconfianza que este lunes volvió a manifestar públicamente el gobernador Cuitláhuac García hacia el fiscal general del estado, Jorge Winckler, ya que nuevamente lo acusó de estar encubriendo a los presuntos autores intelectuales del asesinato de la munícipe, pues cuestionó su sospechoso letargo para resolver este crimen, no obstante que desde hace un año y cuatro meses, en enero de 2018, la víctima había señalado quiénes y por qué la tenían amenazada de muerte.

Hace una semana, el lunes 29 de abril, tras la declaración del mandatario veracruzano a un noticiero de radio de la Ciudad de México, Winckler replicó: “Se me hace una declaración la verdad bastante grave, si el gobernador sabe quiénes fueron los autores, que venga y lo declare, si el gobernador tiene un dato que nos ayude a esclarecer los delitos, que venga y que presente esos datos de prueba, nos ayudaría mucho más que viniera y aportara a que sólo declarara”.

Pero el de la alcaldesa de Mixtla de Altamirano no es el único caso de alto impacto que el fiscal yunista tiene pendiente de resolver. Tampoco dio resultados sobre la masacre de Minatitlán. Y hasta ahora, no ha mostrado avances sobre el impactante crimen del activista y defensor de derechos humanos Abiram Hernández Fernández, quien fue asesinado desde la madrugada del sábado 30 de marzo, en su domicilio.

Inclusive, hace una semana, los familiares de Abiram se apostaron frente a Palacio de Gobierno para exigir que este crimen no quede impune.

Por eso este sábado 4, entrevistado por un diario capitalino, el mandatario estatal de Morena reiteró que el fiscal heredado por su antecesor, el panista Miguel Ángel Yunes, es “omiso o cómplice” ante la situación de inseguridad del estado, afirmando que Winckler “usa su ineptitud para golpearnos”.

¿Será que, ahora sí, el abogado de Yunes tendrá los días contados al frente de la FGE?

lunes 01 de julio de 2019

Zenyazen: no ve ni oye

viernes 28 de junio de 2019

Negociazo en tecnológicos

jueves 27 de junio de 2019

Cuitláhuac: lunes negro

martes 11 de junio de 2019

Veracruz: ¿continuará la 4T?

lunes 10 de junio de 2019

Nassón: sus otras ‘víctimas’

viernes 07 de junio de 2019

Yunes: a rendir cuentas

miércoles 05 de junio de 2019

Infiltrados en Veracruz

miércoles 29 de mayo de 2019

Cazarín veta a Portilla

martes 28 de mayo de 2019

Los afectos de AMLO

lunes 27 de mayo de 2019

Ahued, senador incómodo

Cargar Más