/ miércoles 16 de septiembre de 2020

Huerta, entre la política y la politiquería

“Estamos acostumbrados a enfrentar la adversidad”, nos dice Manuel Huerta Ladrón de Guevara, Delegado de Programas para el Desarrollo en Veracruz...

Al referirse a las campañas negras, a la guerra sucia que por aquí y por allá le lanzan, para empañar su imagen ante su amigo “Andrés”, como llama al presidente de la República.

“Son infamias, no hay nada de verdad. Eso no va a mermar, no va a dañar, porque confío en mí, en la ley, en el pueblo, en las instituciones”, indica.

En su oficina de la Delegación del Bienestar, en la avenida Lázaro Cárdenas, mi amigo Melitón Morales Domínguez, director de la revista Análisis Político lo acicatea con preguntas sobre su relación con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Serio a veces, sonriente otras, contundente siempre, dice que no le interesan las politiquerías —las grillas, para ser más claro— e indica que con el mandatario veracruzano va a seguir caminando en unidad, “sobre todo porque nos hemos manifestado de no entrar en politiquerías, de hacer a un lado esas cosas”, enfatiza, desdeñando las intrigas palaciegas de los grupos de poder.

“La única manera de parar la politiquería es trabajando”, señala el xalapeño cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador, de raíces naolinqueñas que nació en el Hospital Regional “Luis F. Nachón” de esta capital. Hombre de izquierda, de una larga trayectoria dentro de las luchas democráticas, cuenta que su abuelo fue ruizcortinista, un fracmasón a quien le apodaban “El diablo” y fue a quien le tocó hacer la carretera de Xalapa a Naolinco. Su padre fue alcalde de este pintoresco pueblo ubicado a 34 kilómetros de la capital.

Sin tapujos, directo, comenta que los gobiernos estatal y federal “están en etapas de maduración; yo personalmente creo que estamos en una etapa de fusionarnos como gobiernos en el servicio a nuestro pueblo”. Al gobierno de Cuitláhuac García, precisa, le ha ofrecido caminar juntos y reconoce “que no ha sido sencillo para ellos el manejo del gobierno estatal, porque Veracruz se cocinó como un estado con muchos problemas. Las administraciones anteriores dejaron un estado en situaciones muy precarias, muy difíciles y él ha tenido que batallar con eso”.

—Pero ¿no aspira a ser diputado, a algún cargo de elección?, le lanza Melitón Morales. “No, no. No, yo ahorita no. Yo ya fui diputado dos veces. No me interesan los cargos de representación popular. Estamos ahorita en la consolidación y hasta el fin de nuestro gobierno federal. El compromiso con Andrés es continuar”. —¿La gubernatura?, le pregunto. “No, no es tiempo. Es una grosería preguntarse ahorita eso. Ahorita el gobernador está iniciando una etapa muy importante. Sería faltarle el respeto a los veracruzanos”.

Nos vemos los jueves

Correo:

valeramk@hotmail.com

“Estamos acostumbrados a enfrentar la adversidad”, nos dice Manuel Huerta Ladrón de Guevara, Delegado de Programas para el Desarrollo en Veracruz...

Al referirse a las campañas negras, a la guerra sucia que por aquí y por allá le lanzan, para empañar su imagen ante su amigo “Andrés”, como llama al presidente de la República.

“Son infamias, no hay nada de verdad. Eso no va a mermar, no va a dañar, porque confío en mí, en la ley, en el pueblo, en las instituciones”, indica.

En su oficina de la Delegación del Bienestar, en la avenida Lázaro Cárdenas, mi amigo Melitón Morales Domínguez, director de la revista Análisis Político lo acicatea con preguntas sobre su relación con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Serio a veces, sonriente otras, contundente siempre, dice que no le interesan las politiquerías —las grillas, para ser más claro— e indica que con el mandatario veracruzano va a seguir caminando en unidad, “sobre todo porque nos hemos manifestado de no entrar en politiquerías, de hacer a un lado esas cosas”, enfatiza, desdeñando las intrigas palaciegas de los grupos de poder.

“La única manera de parar la politiquería es trabajando”, señala el xalapeño cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador, de raíces naolinqueñas que nació en el Hospital Regional “Luis F. Nachón” de esta capital. Hombre de izquierda, de una larga trayectoria dentro de las luchas democráticas, cuenta que su abuelo fue ruizcortinista, un fracmasón a quien le apodaban “El diablo” y fue a quien le tocó hacer la carretera de Xalapa a Naolinco. Su padre fue alcalde de este pintoresco pueblo ubicado a 34 kilómetros de la capital.

Sin tapujos, directo, comenta que los gobiernos estatal y federal “están en etapas de maduración; yo personalmente creo que estamos en una etapa de fusionarnos como gobiernos en el servicio a nuestro pueblo”. Al gobierno de Cuitláhuac García, precisa, le ha ofrecido caminar juntos y reconoce “que no ha sido sencillo para ellos el manejo del gobierno estatal, porque Veracruz se cocinó como un estado con muchos problemas. Las administraciones anteriores dejaron un estado en situaciones muy precarias, muy difíciles y él ha tenido que batallar con eso”.

—Pero ¿no aspira a ser diputado, a algún cargo de elección?, le lanza Melitón Morales. “No, no. No, yo ahorita no. Yo ya fui diputado dos veces. No me interesan los cargos de representación popular. Estamos ahorita en la consolidación y hasta el fin de nuestro gobierno federal. El compromiso con Andrés es continuar”. —¿La gubernatura?, le pregunto. “No, no es tiempo. Es una grosería preguntarse ahorita eso. Ahorita el gobernador está iniciando una etapa muy importante. Sería faltarle el respeto a los veracruzanos”.

Nos vemos los jueves

Correo:

valeramk@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de septiembre de 2020

SSP, mentiras verdaderas

Miguel Valera

miércoles 02 de septiembre de 2020

Certeza y seguro de vida

Miguel Valera