/ lunes 27 de junio de 2022

Mentiras ecológicas

El Tren Maya, proyecto prioritario del Gobierno de México, se ha convertido desde hace unos meses en el blanco de una campaña desinformativa. Esta magna obra consiste en un tren de pasajeros que da la vuelta a toda la península de Yucatán. Son siete tramos que pasarán por cinco estados, Chiapas, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo y Campeche, veinte estaciones y catorce paraderos a lo largo de 1,554 km.

Es toda una obra que no sólo conectará una de las zonas turísticas más importantes de México, zona principalmente indígena, sino que también reactivará la economía en una región que, a excepción de lo que es Quintana Roo, ha estado fuera de los grandes proyectos turísticos.

El regreso del tren de pasajeros es una de las promesas de campaña del presidente López Obrador, quien prometió su reactivación aprovechando las vías instaladas durante el Porfiriato; no es una invención del Presidente como se ha querido instalar.

Desde antes del inicio de la construcción se sabía que un proyecto así causaría muchas inconformidades, particularmente entre quienes vieran trastocados sus intereses económicos en la zona turística más reconocida del país y con una de las más altas plusvalías. Un tren que merme el transporte de turistas por otras vías o afecte futuros desarrollo hoteleros, aunque beneficie a los más pobres de la zona, no es buena idea para algunos.

Así, en tiempos de la inmediatez digital, aparecieron prontamente las campañas y las opiniones para desacreditar la obra. La campaña para crear opinión negativa hacia el tren ha involucrado personalidades, organizaciones, periodistas, ambientalistas y una serie de bots que en las redes digitales intentan instalar la percepción de que esta obra es improvisada, llena de errores, corrupción y destinada al fracaso. De todos los intentos, llamó la atención la campaña que surgió un día después de la inauguración del aeropuerto Felipe Ángeles.

El 22 de marzo en redes sociales apareció un video llamado “Selvame del Tren”, que pronto se hizo viral. En el video, una serie de personajes de la farándula mexicana exigían al Presidente y a la sociedad pasar las obras del tramo 5 del tren, que irá de Cancún a Tulum, para salvar a la selva, los ríos subterráneos, la flora y la fauna, además de, según ellos, salvar a la población de esas regiones de una mayor pobreza.

El video fue duramente criticado por el flamante y oportuno espíritu ambientalista de algunos de los participantes, a quienes pronto los usuarios de las redes como twitter, les confrontaron, mostrándoles la incongruencia de sus dichos con sus propios hechos almacenados en la internet. También fue duramente criticado el video por su análisis somero y sin rigor sobre la obra. El video llegaba a utilizar grabaciones submarinas de cenotes con construcciones internas como pilotes, grabaciones que pertenecían a lugares totalmente alejados a las obras del tren.

El colectivo “Selvame del Tren” tuvo que retractarse y aceptar que algunas partes del video no eran verdaderas, pero que fueron usadas en el video de denuncia con fin “meramente ilustrativo”.

Otro ejemplo: el conductor de noticias Pedro Ferriz, férreo opositor al Presidente, acusó en un tuit la venta de la madera que, según él, se tala a lo largo de la vía del tren y es vendida en Centroamérica. El conductor de noticias, y excandidato independiente a la presidencia, jamás aclaró que utilizaba para “ilustrar” sus dichos, una fotografía de un área talada en el Amazonas.

No alcanzaría el espacio para poner todas las campañas, críticas, ataques, falacias, medias verdades y mentiras que se han dicho del Tren Maya, las cuales por cierto no resisten un análisis mínimo. Sin embargo, por mucho que se hagan desmentidos a los ataques, estos no llegan a la población de la misma manera que llegó la mentira, ocasionando que la gente se quede con falsas percepciones.

Centrados en una comunicación negativa, por lo menos desde los medios tradicionales como radio y televisión, los informes sobre el Tren Maya han hablado casi nada de los beneficios que sí traerá a las comunidades de aquella zona olvidada durante años por gobiernos neoliberales por la cual pasará. Se enumeran algunos:

El tren aprovecha las vías ya trazadas y, cuando se tiene la necesidad de abrir nuevas, el área será reforestada.

La Secretaría del Medio Ambiente anunció que hay un extenso programa de reforestación de 2 mil millones de metros cuadrados; además asegura que el tren no pasará por ningún río o cenote.

A lo largo del tren se construyen 300 Pasos de Fauna para mantener los desplazamientos de la fauna silvestre; ningún proyecto construido en México tiene tantos.

Para reducir emisiones contaminantes, los trenes serán híbridos usando diesel y energía eléctrica, y 700 kms de vías serán electrificadas. Se creará el Parque del Jaguar en Tulum y se ampliarán otras dos zonas arqueológicas protegidas, Calakmul y Nuevo Uxmal. El Tren Maya es un proyecto para el cual no se generará deuda.

Toda esta infraestructura a la fecha ha creado 105 mil empleos, a los que se sumarán miles más para los habitantes de los cinco estados por donde pasará el tren.

Por otra parte, el Tren Transístmico, que llegará al puerto de Coatzacoalcos y que fue anunciado hace unas semanas, tendrá una línea que hará conexión con el Tren Maya. Finalmente, el 21 de junio, el titular del INAH informó el salvamento arqueológico a lo largo del paso del tren, el cual incluye el rescate de piezas arqueológicas que seguramente serán expuestas.

A todo el bloque opositor no le han servido sus líneas narrativas contra la Cuarta Transformación que promueve AMLO. Una obra como la descrita probablemente no cambiará su discurso de oposición por muy evidentes que sean los beneficios; sin embargo, la gente, el pueblo, sí los verá y los disfrutará, pues, por primera vez en mucho tiempo, aquellos que estaban fuera de los beneficios de las grandes obras podrán ver y gozar de los beneficios.

(*) Delegado Estatal de Programas para el Desarrollo en Veracruz

FB: @ManuelHuertaLG

TW: @ManuelHuertaLdG

IG: manuelhuertalg

El Tren Maya, proyecto prioritario del Gobierno de México, se ha convertido desde hace unos meses en el blanco de una campaña desinformativa. Esta magna obra consiste en un tren de pasajeros que da la vuelta a toda la península de Yucatán. Son siete tramos que pasarán por cinco estados, Chiapas, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo y Campeche, veinte estaciones y catorce paraderos a lo largo de 1,554 km.

Es toda una obra que no sólo conectará una de las zonas turísticas más importantes de México, zona principalmente indígena, sino que también reactivará la economía en una región que, a excepción de lo que es Quintana Roo, ha estado fuera de los grandes proyectos turísticos.

El regreso del tren de pasajeros es una de las promesas de campaña del presidente López Obrador, quien prometió su reactivación aprovechando las vías instaladas durante el Porfiriato; no es una invención del Presidente como se ha querido instalar.

Desde antes del inicio de la construcción se sabía que un proyecto así causaría muchas inconformidades, particularmente entre quienes vieran trastocados sus intereses económicos en la zona turística más reconocida del país y con una de las más altas plusvalías. Un tren que merme el transporte de turistas por otras vías o afecte futuros desarrollo hoteleros, aunque beneficie a los más pobres de la zona, no es buena idea para algunos.

Así, en tiempos de la inmediatez digital, aparecieron prontamente las campañas y las opiniones para desacreditar la obra. La campaña para crear opinión negativa hacia el tren ha involucrado personalidades, organizaciones, periodistas, ambientalistas y una serie de bots que en las redes digitales intentan instalar la percepción de que esta obra es improvisada, llena de errores, corrupción y destinada al fracaso. De todos los intentos, llamó la atención la campaña que surgió un día después de la inauguración del aeropuerto Felipe Ángeles.

El 22 de marzo en redes sociales apareció un video llamado “Selvame del Tren”, que pronto se hizo viral. En el video, una serie de personajes de la farándula mexicana exigían al Presidente y a la sociedad pasar las obras del tramo 5 del tren, que irá de Cancún a Tulum, para salvar a la selva, los ríos subterráneos, la flora y la fauna, además de, según ellos, salvar a la población de esas regiones de una mayor pobreza.

El video fue duramente criticado por el flamante y oportuno espíritu ambientalista de algunos de los participantes, a quienes pronto los usuarios de las redes como twitter, les confrontaron, mostrándoles la incongruencia de sus dichos con sus propios hechos almacenados en la internet. También fue duramente criticado el video por su análisis somero y sin rigor sobre la obra. El video llegaba a utilizar grabaciones submarinas de cenotes con construcciones internas como pilotes, grabaciones que pertenecían a lugares totalmente alejados a las obras del tren.

El colectivo “Selvame del Tren” tuvo que retractarse y aceptar que algunas partes del video no eran verdaderas, pero que fueron usadas en el video de denuncia con fin “meramente ilustrativo”.

Otro ejemplo: el conductor de noticias Pedro Ferriz, férreo opositor al Presidente, acusó en un tuit la venta de la madera que, según él, se tala a lo largo de la vía del tren y es vendida en Centroamérica. El conductor de noticias, y excandidato independiente a la presidencia, jamás aclaró que utilizaba para “ilustrar” sus dichos, una fotografía de un área talada en el Amazonas.

No alcanzaría el espacio para poner todas las campañas, críticas, ataques, falacias, medias verdades y mentiras que se han dicho del Tren Maya, las cuales por cierto no resisten un análisis mínimo. Sin embargo, por mucho que se hagan desmentidos a los ataques, estos no llegan a la población de la misma manera que llegó la mentira, ocasionando que la gente se quede con falsas percepciones.

Centrados en una comunicación negativa, por lo menos desde los medios tradicionales como radio y televisión, los informes sobre el Tren Maya han hablado casi nada de los beneficios que sí traerá a las comunidades de aquella zona olvidada durante años por gobiernos neoliberales por la cual pasará. Se enumeran algunos:

El tren aprovecha las vías ya trazadas y, cuando se tiene la necesidad de abrir nuevas, el área será reforestada.

La Secretaría del Medio Ambiente anunció que hay un extenso programa de reforestación de 2 mil millones de metros cuadrados; además asegura que el tren no pasará por ningún río o cenote.

A lo largo del tren se construyen 300 Pasos de Fauna para mantener los desplazamientos de la fauna silvestre; ningún proyecto construido en México tiene tantos.

Para reducir emisiones contaminantes, los trenes serán híbridos usando diesel y energía eléctrica, y 700 kms de vías serán electrificadas. Se creará el Parque del Jaguar en Tulum y se ampliarán otras dos zonas arqueológicas protegidas, Calakmul y Nuevo Uxmal. El Tren Maya es un proyecto para el cual no se generará deuda.

Toda esta infraestructura a la fecha ha creado 105 mil empleos, a los que se sumarán miles más para los habitantes de los cinco estados por donde pasará el tren.

Por otra parte, el Tren Transístmico, que llegará al puerto de Coatzacoalcos y que fue anunciado hace unas semanas, tendrá una línea que hará conexión con el Tren Maya. Finalmente, el 21 de junio, el titular del INAH informó el salvamento arqueológico a lo largo del paso del tren, el cual incluye el rescate de piezas arqueológicas que seguramente serán expuestas.

A todo el bloque opositor no le han servido sus líneas narrativas contra la Cuarta Transformación que promueve AMLO. Una obra como la descrita probablemente no cambiará su discurso de oposición por muy evidentes que sean los beneficios; sin embargo, la gente, el pueblo, sí los verá y los disfrutará, pues, por primera vez en mucho tiempo, aquellos que estaban fuera de los beneficios de las grandes obras podrán ver y gozar de los beneficios.

(*) Delegado Estatal de Programas para el Desarrollo en Veracruz

FB: @ManuelHuertaLG

TW: @ManuelHuertaLdG

IG: manuelhuertalg

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 15 de agosto de 2022

Con-ciencia

Manuel Huerta

lunes 08 de agosto de 2022

Vamos bien

Manuel Huerta

lunes 01 de agosto de 2022

Cuba y México

Manuel Huerta

lunes 25 de julio de 2022

Jueces parciales

Manuel Huerta

lunes 18 de julio de 2022

El legado de Juárez

Manuel Huerta

lunes 27 de junio de 2022

Mentiras ecológicas

Manuel Huerta

Cargar Más