/ lunes 24 de junio de 2019

¿Qué pasa en el Orfis?

Por su propia naturaleza, el trabajo del auditor recibe críticas y descalificaciones de quienes son señalados por irregularidades y desvíos de recursos.

En niveles más o menos encumbrados, son pocos los funcionarios que aceptan las recomendaciones y menos aun los que reconocen los errores o excesos cometidos.

Un ejemplo reciente ocurrió con el trabajo del Orfis de Veracruz: el auditor general Lorenzo Antonio Portilla denunció las irregularidades detectadas en la compra de cámaras de videovigilancia por parte del anterior gobierno estatal; en respuesta, el exejecutivo veracruzano Miguel Ángel Yunes optó por descalificar al titular del Órgano de Fiscalización, en vez de aclarar por qué se compraron cámaras caras e inservibles.

Habría que decir, sin embargo, que Portilla Vásquez ha sido auditor durante los recientes seis años y ha documentado irregularidades en todas las cuentas públicas de los pasados dos gobiernos estatales, el de Javier Duarte y el de Miguel Ángel Yunes. En pocas palabras, revisó de forma minuciosa cuatro años de Duarte y dos de Yunes… y sigue generando observaciones a las cuentas que presentan los llamados entes fiscalizables.

Mientras el curso de las cosas lleva su agenda y las noticias se presentan por generación espontánea, a veces uno se pregunta ¿qué pasa cuando no pasa algo? Especialmente en toda la estructura de gobierno y en la de organismos autónomos debe haber vida por reportar.

Por ejemplo, en el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) se nota que hay un trabajo puntual y permanente de capacitación que trasciende la esfera local, pues no todo son auditorías en dicha institución, sino que ha asumido un liderazgo como entidad capacitadora y de innovación.

Tan sólo en la semana anterior, una delegación de la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo vino a Xalapa para conocer el Sistema de Información y Gestión Municipal Armonizado de Veracruz (Sigmaver), diseñado en apoyo a los ayuntamientos, organismos autónomos y paramunicipales para la armonización de su contabilidad.

También en Oaxaca, el auditor superior Guillermo Megchún Velázquez dio la bienvenida a personal del Orfis de Veracruz, que impartió el Taller de Autoevaluación de la Integridad a petición de la auditoría oaxaqueña.

Para la semana que inicia, en el Orfis también habrá una agenda llena de actividades al realizarse las Jornadas de Armonización Contable, en las que se capacitará a 500 servidores públicos estatales y municipales, con el fin de promover la presentación homogénea de la información financiera, de ingresos, egresos y patrimonial, aplicable al estado y municipios en observancia a la Ley General de Contabilidad Gubernamental. Todo esto, entre otras actividades que reflejan que en el Orfis están pasando cosas, todas buenas por cierto.

Por algo a principios de mes los auditores superiores de Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y Tabasco, integrantes del Grupo Regional Centro Golfo de la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior y Control Gubernamental, AC (Asofis), reconocieron la labor del auditor Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, al nombrarlo por unanimidad como su coordinador regional.

Por lo visto, en el Orfis se confirma que se cosecha lo que bien se siembra, pues al menos trabajo evidente es lo que se siembra todos los días produciendo buenos resultados y el reconocimiento a nivel nacional.

@luisromero85

Por su propia naturaleza, el trabajo del auditor recibe críticas y descalificaciones de quienes son señalados por irregularidades y desvíos de recursos.

En niveles más o menos encumbrados, son pocos los funcionarios que aceptan las recomendaciones y menos aun los que reconocen los errores o excesos cometidos.

Un ejemplo reciente ocurrió con el trabajo del Orfis de Veracruz: el auditor general Lorenzo Antonio Portilla denunció las irregularidades detectadas en la compra de cámaras de videovigilancia por parte del anterior gobierno estatal; en respuesta, el exejecutivo veracruzano Miguel Ángel Yunes optó por descalificar al titular del Órgano de Fiscalización, en vez de aclarar por qué se compraron cámaras caras e inservibles.

Habría que decir, sin embargo, que Portilla Vásquez ha sido auditor durante los recientes seis años y ha documentado irregularidades en todas las cuentas públicas de los pasados dos gobiernos estatales, el de Javier Duarte y el de Miguel Ángel Yunes. En pocas palabras, revisó de forma minuciosa cuatro años de Duarte y dos de Yunes… y sigue generando observaciones a las cuentas que presentan los llamados entes fiscalizables.

Mientras el curso de las cosas lleva su agenda y las noticias se presentan por generación espontánea, a veces uno se pregunta ¿qué pasa cuando no pasa algo? Especialmente en toda la estructura de gobierno y en la de organismos autónomos debe haber vida por reportar.

Por ejemplo, en el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) se nota que hay un trabajo puntual y permanente de capacitación que trasciende la esfera local, pues no todo son auditorías en dicha institución, sino que ha asumido un liderazgo como entidad capacitadora y de innovación.

Tan sólo en la semana anterior, una delegación de la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo vino a Xalapa para conocer el Sistema de Información y Gestión Municipal Armonizado de Veracruz (Sigmaver), diseñado en apoyo a los ayuntamientos, organismos autónomos y paramunicipales para la armonización de su contabilidad.

También en Oaxaca, el auditor superior Guillermo Megchún Velázquez dio la bienvenida a personal del Orfis de Veracruz, que impartió el Taller de Autoevaluación de la Integridad a petición de la auditoría oaxaqueña.

Para la semana que inicia, en el Orfis también habrá una agenda llena de actividades al realizarse las Jornadas de Armonización Contable, en las que se capacitará a 500 servidores públicos estatales y municipales, con el fin de promover la presentación homogénea de la información financiera, de ingresos, egresos y patrimonial, aplicable al estado y municipios en observancia a la Ley General de Contabilidad Gubernamental. Todo esto, entre otras actividades que reflejan que en el Orfis están pasando cosas, todas buenas por cierto.

Por algo a principios de mes los auditores superiores de Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y Tabasco, integrantes del Grupo Regional Centro Golfo de la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior y Control Gubernamental, AC (Asofis), reconocieron la labor del auditor Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, al nombrarlo por unanimidad como su coordinador regional.

Por lo visto, en el Orfis se confirma que se cosecha lo que bien se siembra, pues al menos trabajo evidente es lo que se siembra todos los días produciendo buenos resultados y el reconocimiento a nivel nacional.

@luisromero85

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 28 de agosto de 2020

Feminicidios

Luis Romero

miércoles 26 de agosto de 2020

Tatatila: ejemplo de crisis

Luis Romero

viernes 21 de agosto de 2020

Silva, el “operador”

Luis Romero

miércoles 19 de agosto de 2020

¿Quién paga a policías?

Luis Romero

miércoles 12 de agosto de 2020

Un bufón en la alcaldía

Luis Romero

viernes 07 de agosto de 2020

PRD, renovación por zoom

Luis Romero

Cargar Más