/ miércoles 16 de septiembre de 2020

¿Se cuida para no ser secuestrado?

De acuerdo a los datos de las autoridades, los secuestros (uno de los delitos que más lastiman a la sociedad, por lo que implican para las víctimas y sus familiares) vienen a la baja en Veracruz, aunque la asociación Alto al Secuestro hace notar que en los últimos 21 meses en el estado se han cometido 629 plagios, o sea, prácticamente 30 cada mes o uno por día.

En ese sentido, especialistas en seguridad nos hacen ver dos aspectos que no deben pasar desapercibidos para los veracruzanos:

Uno, hay un fuerte subregistro en todos los delitos y el del secuestro no escapa a eso. ¿Cuántos plagios más hay con relación a los registrados por la Fiscalía y los que tienen anotados organizaciones como la que representa Isabel Miranda de Wallace? Nadie lo puede saber con precisión, pero es un hecho que un número importante no son denunciados de manera oficial y otro buen tanto solo se quedan en el entorno familiar de las víctimas. Así es que secuestros sigue habiendo y muchos.

Dos, si tomamos conciencia de que aún son muchos los secuestrados, pues hay que actuar en consecuencia. ¿Cómo se traduce esto?, pues nos dicen que quienes tienen recursos económicos deben bajar su perfil, no ser ostentosos ni exponerse en sitios que pueden resultar peligrosos. Son cosas obvias, pueden decir, pues sí, pero parece que se olvidan y ahí empiezan los problemas; los delincuentes andan en lo suyo, a la caza de víctimas y si éstas se hacen notar, pues le facilitan las cosas. Si no se tienen recursos, también hay que cuidarse, pues ahora se secuestra también a pobres para exigir cantidades que van de los 20 mil, 30 mil o 50 mil pesos.

Vecinos de la colonia Benito Juárez en Xalapa dicen que en un inmueble de las calles Jazmín y Camino Antiguo a Coatepec hay varias ambulancias con el logotipo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) sin utilizar.

Quienes viven en esa zona expresan que ante la pandemia por Covid-19 su preocupación es que se trata de unidades que podrían ser útiles para los traslados de los veracruzanos que lo requieran. Nos indican que es importante que el instituto evalúe el estado de las unidades y, las que se pueda, las ponga en circulación cuanto antes ya que esto permitiría contar con más ambulancias para atender a los derechohabientes.

Según nos reportan son varias las camionetas que se encuentran en ese lugar desde hace más de un año y que a simple vista no se ven en tan mal estado.

También nos señalan que si el Issste considera que ya no le sirven, bien podría realizar la donación a instituciones de auxilio que tantas necesidades tienen. Y si de plano ya están muy mal en sus partes mecánicas, pues que se deshaga de ellas, para que no representen un foco de contaminación en esa zona de Xalapa.

Magistrados, jueces y demás personal que apoya en la impartición de justicia en Veracruz a partir de hoy tendrá que trabajar a marchas forzadas, luego de prácticamente medio año de no pararse por sus oficinas, en las que solo se atendían casos prioritarios.

El martes expusimos en este espacio los comentarios que nos hicieron llegar sobre el riesgo que existirá en los juzgados a partir de ahora, pues el retorno se hace con medidas mínimas de seguridad e higiene ante la pandemia que nos azota, pero ahora nos hacen ver otro ángulo con relación a lo que se requiere en materia de impartición de justicia:

Durante este casi medio año en el Poder Judicial de Veracruz no hubo la capacidad para emplear la tecnología y superar el hecho de que no hubiera personal en los juzgados. Mal estuvo eso, nos indican, pero peor sería que a estas alturas siga la parálisis y no haya algún proyecto para que, en breve, los avances tecnológicos sean aplicados por magistrados y jueces. ¿Usted qué cree, ya estarán trabajando en eso o todavía no?

De acuerdo a los datos de las autoridades, los secuestros (uno de los delitos que más lastiman a la sociedad, por lo que implican para las víctimas y sus familiares) vienen a la baja en Veracruz, aunque la asociación Alto al Secuestro hace notar que en los últimos 21 meses en el estado se han cometido 629 plagios, o sea, prácticamente 30 cada mes o uno por día.

En ese sentido, especialistas en seguridad nos hacen ver dos aspectos que no deben pasar desapercibidos para los veracruzanos:

Uno, hay un fuerte subregistro en todos los delitos y el del secuestro no escapa a eso. ¿Cuántos plagios más hay con relación a los registrados por la Fiscalía y los que tienen anotados organizaciones como la que representa Isabel Miranda de Wallace? Nadie lo puede saber con precisión, pero es un hecho que un número importante no son denunciados de manera oficial y otro buen tanto solo se quedan en el entorno familiar de las víctimas. Así es que secuestros sigue habiendo y muchos.

Dos, si tomamos conciencia de que aún son muchos los secuestrados, pues hay que actuar en consecuencia. ¿Cómo se traduce esto?, pues nos dicen que quienes tienen recursos económicos deben bajar su perfil, no ser ostentosos ni exponerse en sitios que pueden resultar peligrosos. Son cosas obvias, pueden decir, pues sí, pero parece que se olvidan y ahí empiezan los problemas; los delincuentes andan en lo suyo, a la caza de víctimas y si éstas se hacen notar, pues le facilitan las cosas. Si no se tienen recursos, también hay que cuidarse, pues ahora se secuestra también a pobres para exigir cantidades que van de los 20 mil, 30 mil o 50 mil pesos.

Vecinos de la colonia Benito Juárez en Xalapa dicen que en un inmueble de las calles Jazmín y Camino Antiguo a Coatepec hay varias ambulancias con el logotipo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) sin utilizar.

Quienes viven en esa zona expresan que ante la pandemia por Covid-19 su preocupación es que se trata de unidades que podrían ser útiles para los traslados de los veracruzanos que lo requieran. Nos indican que es importante que el instituto evalúe el estado de las unidades y, las que se pueda, las ponga en circulación cuanto antes ya que esto permitiría contar con más ambulancias para atender a los derechohabientes.

Según nos reportan son varias las camionetas que se encuentran en ese lugar desde hace más de un año y que a simple vista no se ven en tan mal estado.

También nos señalan que si el Issste considera que ya no le sirven, bien podría realizar la donación a instituciones de auxilio que tantas necesidades tienen. Y si de plano ya están muy mal en sus partes mecánicas, pues que se deshaga de ellas, para que no representen un foco de contaminación en esa zona de Xalapa.

Magistrados, jueces y demás personal que apoya en la impartición de justicia en Veracruz a partir de hoy tendrá que trabajar a marchas forzadas, luego de prácticamente medio año de no pararse por sus oficinas, en las que solo se atendían casos prioritarios.

El martes expusimos en este espacio los comentarios que nos hicieron llegar sobre el riesgo que existirá en los juzgados a partir de ahora, pues el retorno se hace con medidas mínimas de seguridad e higiene ante la pandemia que nos azota, pero ahora nos hacen ver otro ángulo con relación a lo que se requiere en materia de impartición de justicia:

Durante este casi medio año en el Poder Judicial de Veracruz no hubo la capacidad para emplear la tecnología y superar el hecho de que no hubiera personal en los juzgados. Mal estuvo eso, nos indican, pero peor sería que a estas alturas siga la parálisis y no haya algún proyecto para que, en breve, los avances tecnológicos sean aplicados por magistrados y jueces. ¿Usted qué cree, ya estarán trabajando en eso o todavía no?