/ martes 20 de julio de 2021

Termoeléctricas y contaminación; listado de ciudades más violentas

Aguas con las termoeléctricas, nos hacen ver ahora que aún están los jaloneos por la reforma del sector energético.

Especialistas en estos temas nos indican que sería bueno que se le diera una revisada a la situación de las termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que encabeza Manuel Bartlett, pues Veracruz es uno de los estados más centrales de este tipo, al sumar nueve instalaciones.

El tema es relevante, nos indican, porque para la generación de energía las termoeléctricas utilizan grandes volúmenes de agua para condensar el vapor de los gases de escape de las turbinas, lo que debería propiciar que esta compleja interdependencia entre el agua y la producción de energía sea replanteada en nuestro país y obligara a los políticos a buscar fuentes alternativas para la generación de energía, en especial para la generación de energías limpias.

Especialistas nos señalan que de acuerdo con datos de las Naciones Unidas, la producción de energía representa actualmente 15% del uso mundial del agua, una cifra que se prevé aumente y llegue a 20% en las próximas dos décadas.

Sin embargo, nos agregan, existe un daño menos conocido de este sistema de producción de energía: el uso exhaustivo y la contaminación del agua. En ese mismo sentido, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha documentado la afectación con relación al acceso al agua de las comunidades cercanas a las áreas donde operan las termoeléctricas.

Por todo esto, nos dicen, es fundamental evaluar alternativas que permitan disminuir los requerimientos de retiro y descarga de agua e incrementar su reúso para el enfriamiento o su reutilización en otros procesos, solo así se podrá reducir la contaminación térmica del agua que conlleva grandes daños medioambientales y alteraciones en el equilibrio de los ecosistemas acuáticos de nuestro país.

Ojalá y este tema también sea motivo de cambio para la 4T, nos apuntan estos especialistas.

Tras darse a conocer ayer, por parte del gobierno del presidente López Obrador, vía el secretario de Marina, almirante José Rafael Ojeda Durán, la lista de los 50 municipios con mayor incidencia delictiva de México, veracruzanos de distintas zonas nos llamaron y nos manifestaron que están, por decirlo de alguna manera, sorprendidos.

Unos nos expresaron, recordando al locutor del Gran Premio de los 64 mil Pesos y de Un Mundo nos Vigila, Pedro Ferriz Santacruz, que no sabían si reír o llorar.

La sorpresa, la estupefacción, se debe a que en ese listado de 50 municipios ¡no aparece ninguno del estado de Veracruz! Y no es que quieran que forzosamente aparezcan varios, sino que, nos dicen, los puso a pensar en cómo están en otros lados que ninguna ciudad veracruzano aparece en ese listado negro.

Tijuana, Ciudad Juárez, León, Cajeme, Acapulco, Fresnillo, Guadalajara, Chihuahua, Ensenada, Ensenada y Celaya figuran entre los diez municipios con más incidencia delictiva.

En los últimos lugares (del 40 al 50) están Lagos de Moreno, Caborca, Reynosa, Tlalnepantla, Nezahualcóyotl, Puebla, Cuatitlán Izcalli, San Luis Río Colorado, Venustiano Carranza (CDMX), Juárez (Nuevo León) y Yuriria.

¡Qué bueno que no estamos en el listado confeccionado (o al menos dado a conocer) por la Secretaría de Marina!, nos dijeron veracruzanos de Coatzacoalcos, Papantla, Córdoba, Minatitlán, Acayucan y Tuxpan, entre otros lugares.

Hay que imaginarse cómo están en los sitios enlistados. A lo mejor algunos poblados veracruzanos aparecen a partir del sitio 51.

Aguas con las termoeléctricas, nos hacen ver ahora que aún están los jaloneos por la reforma del sector energético.

Especialistas en estos temas nos indican que sería bueno que se le diera una revisada a la situación de las termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que encabeza Manuel Bartlett, pues Veracruz es uno de los estados más centrales de este tipo, al sumar nueve instalaciones.

El tema es relevante, nos indican, porque para la generación de energía las termoeléctricas utilizan grandes volúmenes de agua para condensar el vapor de los gases de escape de las turbinas, lo que debería propiciar que esta compleja interdependencia entre el agua y la producción de energía sea replanteada en nuestro país y obligara a los políticos a buscar fuentes alternativas para la generación de energía, en especial para la generación de energías limpias.

Especialistas nos señalan que de acuerdo con datos de las Naciones Unidas, la producción de energía representa actualmente 15% del uso mundial del agua, una cifra que se prevé aumente y llegue a 20% en las próximas dos décadas.

Sin embargo, nos agregan, existe un daño menos conocido de este sistema de producción de energía: el uso exhaustivo y la contaminación del agua. En ese mismo sentido, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha documentado la afectación con relación al acceso al agua de las comunidades cercanas a las áreas donde operan las termoeléctricas.

Por todo esto, nos dicen, es fundamental evaluar alternativas que permitan disminuir los requerimientos de retiro y descarga de agua e incrementar su reúso para el enfriamiento o su reutilización en otros procesos, solo así se podrá reducir la contaminación térmica del agua que conlleva grandes daños medioambientales y alteraciones en el equilibrio de los ecosistemas acuáticos de nuestro país.

Ojalá y este tema también sea motivo de cambio para la 4T, nos apuntan estos especialistas.

Tras darse a conocer ayer, por parte del gobierno del presidente López Obrador, vía el secretario de Marina, almirante José Rafael Ojeda Durán, la lista de los 50 municipios con mayor incidencia delictiva de México, veracruzanos de distintas zonas nos llamaron y nos manifestaron que están, por decirlo de alguna manera, sorprendidos.

Unos nos expresaron, recordando al locutor del Gran Premio de los 64 mil Pesos y de Un Mundo nos Vigila, Pedro Ferriz Santacruz, que no sabían si reír o llorar.

La sorpresa, la estupefacción, se debe a que en ese listado de 50 municipios ¡no aparece ninguno del estado de Veracruz! Y no es que quieran que forzosamente aparezcan varios, sino que, nos dicen, los puso a pensar en cómo están en otros lados que ninguna ciudad veracruzano aparece en ese listado negro.

Tijuana, Ciudad Juárez, León, Cajeme, Acapulco, Fresnillo, Guadalajara, Chihuahua, Ensenada, Ensenada y Celaya figuran entre los diez municipios con más incidencia delictiva.

En los últimos lugares (del 40 al 50) están Lagos de Moreno, Caborca, Reynosa, Tlalnepantla, Nezahualcóyotl, Puebla, Cuatitlán Izcalli, San Luis Río Colorado, Venustiano Carranza (CDMX), Juárez (Nuevo León) y Yuriria.

¡Qué bueno que no estamos en el listado confeccionado (o al menos dado a conocer) por la Secretaría de Marina!, nos dijeron veracruzanos de Coatzacoalcos, Papantla, Córdoba, Minatitlán, Acayucan y Tuxpan, entre otros lugares.

Hay que imaginarse cómo están en los sitios enlistados. A lo mejor algunos poblados veracruzanos aparecen a partir del sitio 51.