imagotipo

Acertijos

  • Gilberto Haaz Diez

Primero te ignoran, luego, te niegan, después te calumnian.         Camelot

DÍA SEIS ESPAÑA (LA TRANSUMANCIA)

Domingo por la mañana, mañana de octubre madrileña. Íbamos al café de la azotea del edificio más bello de Madrid, el antiguo de correos. El taxista nos dijo, imposible, no se puede entrar, vayan caminando que os queda cerca. Así lo hicimos. Esa mañana en la Cibeles no celebraba el Real Madrid sus triunfos, solo celebra sus títulos, como el Atlético en la Fuente de Neptuno. Sucede que al regreso otro taxista, que dijo amar a ‘Mi México lindo y querido’, nos platicó que un domingo del año los pastores celebran la Transumancia, que no es otra cosa más que el acarreo del pastoreo que hicieron sus antepasados por las cañadas reales serranas de España, y la tradición continúa y traen y llegan esos nietos o tataranietos con ovejas, vacas y lo que puedan. No la vimos, les deben dar espacio muy temprano para traer animales a este sitio donde el turismo ennoblece a la ciudad. Pero las áreas estaban cerradas. Y me fui a Wikipedia: La transumancia o transhumancia, se define como un tipo de pastoreo en continuo movimiento, adaptándose en el espacio a zonas de productividad cambiante. Se diferencia del nomadismo en tener asentamientos estacionales fijos y un núcleo principal fijo (pueblo) del que proviene la población que la práctica.

LLAMÉ A CONSUELO

Consuelo Diez Hernández, prima hermana de mi mujer, es orizabeña de nacimiento y avecindada desde hace unos años en Barcelona. Quedé de llamarle viniendo a Madrid, y ayer le llamé. Es nacionalista y le tiene tirria al Real Madrid, como todos los del Barcelona, que aman a su equipo y a Messi y a Piqué, el de Shakira que cuando puede suelta también su nacionalismo y en la selección española es silbado por todos los de acá de este lado. Platicamos un rato por teléfono. De Orizaba, de lo bella que está y de las cosas que pasaban en España, más cuando estos días se da la madre de todas las batallas o aplican la decisión del Articulo 155 o le dan base por bola a Puidgemont, que en México le conocemos como Pokemon, porque es difícil pronunciar su apellido, que se ha vuelto muy famoso por la insurrección rebelde. Nos despedimos y quedamos de vernos, si Dios así lo quiere y se puede, el año próximo que quizá vaya a esa Barcelona, que pide su independencia y no se la quieren dar, como los maderos de San Juan, que piden pan y no les dan.

LOS EMPLEOS

Los salarios mínimos aquí son de 5.35 euros la hora o más o menos, 723 al mes, como es lugar turístico una gran mayoría se defienden con las propinas, o en la hotelería o en los restaurantes, todos aquí pujan en el trabajo, reniegan, pero lo hacen. La mercadotecnia los todo, y el shopping, cerca del hotel está ubicado para las señoras, el Museo más grande de España, no tiene cuadros, pero tiene todo, es el gran Corte Inglés, la tienda señera, junto a las de Zara y Bershka, del gran Amancio Ortega, el español que pelea los tres o cuatro lugares del hombre más rico del mundo, junto al de Amazon, Bill Gates, el de Facebook, Zuckerberg y nuestro Carlos Slim, el de Telcel y Telmex, pero la fortuna de Amancio tiene más mérito, porque no la hizo en la tecnología ni ningún contrato o concesión de ningún gobierno, a puros trapos. Comenzó este gallego leonés de empleado de mostrador, hasta convertirse en un genio del dinero, en un Rico Mac Pato de a deveras. Tipo ejemplar, he platicado antes que al principio, cuando comenzó a conocerse de su poderío económico, el Rey Juan Carlos quiso conocerle y le mandó invitación a cenar en el Palacio Real, Amancio se negaba, decía que le daba hueva ponerse traje. Otra. Una vez lo buscaron los periodistas de The New York Times, para una entrevista, se negó. No le gustaba aparecer en nada, ni en el Hola ni en nada, vivía en la modestia de sus inicios, y tomaba café por las tardes con sus amigos, donde solía hacerlo comúnmente. En agosto de 2017 contaba con 2232 tiendas en el mundo, en 88 países de los cinco continentes, de las cuales las neoyorkinas de la Quinta Avenida son extraordinarias, y las de Rusia, por ahí, aunque no las conozco. 456 de ellas en España.

EN LA BOLA (GERARDO GIL ORTIZ)

Gerardo Gil Ortiz, notario amigo, gente muy querida y apreciada en Veracruz, funcionario un tiempo con Dante Delgado Rannauro, gobernador de Veracruz que le quería bien, fallecido hace algunos años, el hombre que junto con Dante y Daga Vidal de Cicerón, llevaron a Veracruz al Real Madrid de Hugo Sánchez, cuando el mexicano reinaba en ese cielo llamado Santiago Bernabéu, siempre me recomendaba ir a La Bola: “Si quieres comer el mejor cocido madrileño, ve allí”. Y no iba hasta que un día de hace unos años le pregunté al jefe de Concergería, el gran Pedro, donde quedaba La Bola, y llegué, Anteayer lo hice de nuevo, porque, además, es comida no cara, con 21 euros te atascas hasta el cansancio y con ese plato ya no cenas, o sea que hay ahorro nocturno. Dos por uno. Aquí saludé y me dio mucho gusto a su esposa, Pilar Lastra viuda de Gil, madre de Pichulín, acompañada de doña Guadalupe Rodríguez Ulibarri y la esposa de don Gerardo Poo Ulibarri, Graciela Gil de Poo. En las Españas, donde en Madrid encontramos un buen clima.

CON LOS CUESTA

Hijos de un apreciado matrimonio, que radicaron algunos años en Orizaba, los hermanos Cuesta, Mary Paz, Joacho y José, viven en Madrid hace un tiempo y aquí tienen su negocio, un bar de copas, como aquí le llaman, con tacos mexicanos ricos y sabrosos, como si los comiera uno en nuestra tierra. Ayer les visitamos Pepe Aranda y quien esto escribe. Integrados al comercio de los madrileños, platicamos un buen rato. Su padre, José Luis Cuesta, y su señora madre, doña Maruja, tenían el orizabeño negocio Techo Eterno Eureka, y por años fue un referente en artículos de baños. Cenamos allí un rato y pasada la medianoche nos despedimos, pasé por la gran plaza de toros, Las Ventas, y allí tomé unas fotos, unos viejos conversaban al pie de la estatua de un torero.