imagotipo

Acertijos

  • Gilberto Haaz Diez

De Javier Valdez: “Hacer periodismo es caminar por una invisible línea marcada por los malos”. Unos con teclados, los otros con pistolas. Lucha desigual. Camelot.

La muerte de periodistas

El país se revuelca en sus tragedias. En sus crímenes, a ratos se divierte jugando a los volados, a veces con la vida, a veces con la muerte, como dijo el poeta. No hay día que un proditorio crimen no aparezca. O es una jovencita, Andrea Athie, estudiante del Tec de Monterrey, campus Chihuahua, sobrina de un exdiputado, a quien por robarle su camioneta y ella forcejeó, según las primeras investigaciones, le costó la vida con un disparo a la cabeza. Crimen que agravia a Chihuahua y a una sociedad molesta. Las bestias en su esplendor. Los chacales en acción. O es un periodista. Javier Valdez Cárdenas, connotado escritor de temas del narcotráfico, cuyo libro apenas leí no hace mucho, del semanario Río Doce, un semanario de prestigio, fue abatido por sicarios en momentos que, arriba de su camioneta, se trasladaba a otro sitio. Es sabido que en ese sitio la vida no vale nada, más para los periodistas. Y creo que la estrategia fallida es del Supremo Gobierno Federal, porque Peña y Osorio Chong deben saber quiénes son los periodistas que viven bajo riesgo, y lo de menos es mandarles escoltas que les cuiden.

Cito al diario El País: “La violencia contra los periodistas en México alcanza una velocidad vertiginosa. En solo 48 horas un grupo de siete reporteros fue retenido en Guerrero por criminales. Este lunes, Javier Valdez, uno de los mayores especialistas sobre el narcotráfico, fue asesinado en Sinaloa. Y la subdirectora de un diario en Jalisco fue víctima de un atentado en el que murió su hijo. Los periodistas se han convertido en protagonistas de la nota roja en un país que ve con preocupación el repunte de los homicidios. El homicidio de Valdez, el sexto periodista asesinado en lo que va de 2017, despertó en las redes sociales una reacción importante, sobre todo del gremio. El crimen ha movido a algunos medios a la acción”.

MÁS RECLAMOS-MÁS DUELOS

“El diario digital Animal Político hará un paro de labores este martes. “Queremos protestar por la impunidad en estos asesinatos y exigir que las autoridades actúen. No más mensajes de condena, exigimos resultados. En México se mata periodistas porque se puede, porque no pasa nada”, informó el portal en sus redes sociales.

La revista Nexos, la publicación del escritor e historiador Héctor Aguilar Camín, también se ha sumado a esta iniciativa nacida de los nulos resultados que ha dado el Gobierno: ningún sospechoso relacionado a los seis crímenes de periodistas ha sido detenido. A esta protesta, llamada, #Undíasinperiódicos, se han sumado también Noroeste, Vice, Cultura Colectiva News, Luces del Siglo, Lado B, Zona Franca, Proyecto Puente, Kaja Negra, Horizontal, El Siglo de Durango, Tercera Vía, El Popular de Puebla y Contraseña.

Este martes aparecerá un desplegado en los diarios Reforma y La Jornada, la casa editorial de Valdez, firmado por varios colegas del periodista asesinado. Los 38 periodistas, académicos y escritores hacen preguntas: “¿Cuántos crímenes más debemos esperar?, ¿Quién sigue en esa lista negra de profesionistas serios de nuestros medios de comunicación?, ¿Cómo vivir en un país donde el trabajo honesto y digno debe sacrificarse, abandonarse o esperar la cobardía del atentado?, ¿Por qué nadie se ocupa con responsabilidad de la muerte de periodistas?, ¿Puede sobrevivir una democracia sin libertad de expresión?”. Las cuestiones más amargas las dejaron para el final. “¿Quién responderá a la madre y a los hijos de Javier Valdez sobre su asesinato?, ¿Quien dará consuelo a su esposa y hermanos?, ¿Quién hará justicia?”. El texto está firmado por Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Denise Dresser, Daniel Lizárraga, Élmer Mendoza, Martín Moreno, Jorge Ramos, Javier Sicilia y Jorge Volpi, entre varios otros”

Caray, las campanas en México siguen doblando a duelo por los periodistas liquidados, asesinados a mansalva, a traición, en un país donde la violencia llegó para quedarse.

Visítenos:

GILBERTOHAAZDIEZ.COM