imagotipo

Acertijos

  • Gilberto Haaz Diez

Los golpes de la adversidad son muy amargos, pero nunca son estériles.

Camelot

ENTRE TORMENTAS Y HURACANES

Como si fuera un script de una telenovela, o fuera una tragedia escrita por Shakespeare, al mediodía de ayer se cimbró en sus centros la tierra mexica. Paren las prensas, gritarían los editores, entraba la mala noticia de que caía una de nuestras glorias, Rafa Márquez, exmundialista, estrella del Barcelona en los tiempos de Ronaldinho, capitán de la selección mexicana, campeón de una Champions y el futbolista con mas entorchados mundialistas, más que el gran Hugo Sánchez, además, iba por un Quinto Mundial, para demostrar que el deporte enaltece y engrandece.

El temible Departamento del Tesoro le sacó tarjeta roja y lo expulsó de los grandes altares, donde conviven solo los grandes. A Rafa Márquez el éxito le llegó de por vida, desde que al lado del Barcelona, después de haber partido del equipo francés, ya no hubo tiempo que no gozara de ese futbol y maravillara a los europeos, jugaba al estilo Beckenbauer y era orgullo nacional y nuestro Káiser. Pero del éxito hay que cuidarse, más cuando eres un elegido por Dios. Bien decía García Márquez: “No, el éxito no se lo deseo a nadie. Le sucede a uno lo que a los alpinistas, que se matan por llegar a la cumbre y cuando llegan, ¿qué hacen? Bajar, o tratar de bajar discretamente, con la mayor dignidad posible”. Rafa baja de sopetón, más bien lo bajaron. En las redes los memes comenzaron a denostarlo, los mexicanos al grito de memes, apabullan a quien tropieza o cae. Él salió por la tarde a pelear su inocencia. Es una gente muy querida por la afición, era un ejemplo de que no estaba contaminado, como le escribió el gran Carlos Puig en Milenio, sobre su caída.

AQUELLA VEZ CON RAFA MARQUEZ

Quien esto escribe lo saludó una vez. He contado la anécdota. Luego de verle jugar y fallar un penalti, juego que quedó empatado de ese torneo llamado Joan Gamper, donde antes de la temporada presentan al cuadro titular, allí debutó en ese juego un diminuto jugador llamado Leonel Messi, que más tarde se convertiría en la gloria del Barcelona y en el mejor del mundo. Un agosto de 2005. En un Barcelona-Juventus. Al otro día al ir a cenar al hotel Art, allí en la Marina, con mi esposa Matilde y su prima hermana Consuelo y uno de sus hijos, le vimos cenar. Me atreví y le saludé, le pedí posara para una foto, cosa que hizo con mucho gusto. Le dije que veníamos de Veracruz y que era un orgullo de los mexicanos. Así era hasta que el Tesoro lo tiene entre las cuerdas. Ojalá y salga airoso y limpie su nombre, aunque en el fútbol ya no pueda seguir con su carrera. La vieja consigna de nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario. Al saberlo, twuite y en mi página de Facebook escribí que no hay que adelantar juicios, hay que esperar a que se defienda legalmente y logre demostrar su inocencia. La Federación Mexicana de Futbol se hizo la no aparecida, al igual la Selección Mexicana, que en sus páginas no se han pronunciado. Es cierto que es tema difícil, y nadie quiere andar metido en esos líos, menos apoyándolos. Pero Rafa se lo merece, por lo que dio al país; si sale culpable, ya pagará sus culpas. Puig comenta hoy en su escrito de Milenio, que autoridades estadounidenses le dijeron que NO encontraron donaciones a las empresas de Rafa Márquez, ni a su Fundación ni a las empresas de salud y alimentación. Su asociación lo liga al club deportivo Morumbi y la presencia de Rafa en instalaciones de los Flores, Caro y otros. Doloroso, porque el futbolista formaría en estos días la Asociación de Jugadores, en quienes ellos confiaban. El otro señalado fue Julión Álvarez, músico, cantante grupero muy famoso y con mucho poder de taquilla, quien también alegó su inocencia y mereció que el presidente quitara una foto en Instagram, donde unos días antes disfrutaban del Cañón del Sumidero, a EPN le dio pena, y diría: más vale aquí correr que aquí enfrentar. Gacho. Le dio la espalda muy rápido. Julión se vio en Facebook aclarando irresponsablemente que la acusación era por envidias y celos, como si el Tesoro gringo tuviera celos, luego, cantaba poquito más tarde tirando unos tequilas en su rancho. Valiéndole. Aunque dice que hoy da conferencia de prensa en México. Él es quien más pierde de los dos, el 90 por ciento de sus actuaciones son en EEUU y en dólares, y ahora no puede entrar. Veremos.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com