imagotipo

Para Vivir Mejor

  • César Hernández Espejo

EL MOVIMIENTO SE DEMUESTRA ANDANDO

Cuando suceden en el mundo cosas que parecen estar fuera de nuestro control, es fácil sentirnos desamparados y desorientados. A pesar de todo esto, no tenemos porqué renunciar a seguir persiguiendo nuestras metas, solamente “porque la situación no está bien”.

Sobre todo en tiempos difíciles. Pero siempre podemos decidir cómo responder ante las circunstancias y las oportunidades, ya sean estas buenas o malas. La vida consiste en realizar una serie infinita de elecciones, y siempre estaremos decidiendo algo que nos permite acercarnos o alejarnos de nuestros objetivos.

A veces, reconocer las cosas que no están funcionando en nuestra vida puede ser muy doloroso, pero es necesario hacerlo para poder darle forma a la vida que queremos tener. No trates de racionalizarlas, justificarlas, ni de esconderlas. Haz un inventario inteligente y apunta allí toda clase de excusas, explicaciones, hábitos y pretextos que no te sirven para nada. Incluye todo lo que te está apartando de vivir la vida que deseas tener. Veamos algunos ejemplos, pregúntate a ti mismo(a) si te aplican las siguientes preguntas.

¿Quieres sentirte activo, fuerte, en buena forma física? Entonces tienes que dejar de crearte pretextos y explicaciones diversas sobre tu peso excesivo, las dietas y la falta de ejercicio.

¿Quieres tener una relación amorosa basada en la amistad, el afecto y el respeto? Entonces tienes que olvidarte de las explicaciones sobre porqué tú y tu pareja/esposo/amante/ no se están comunicando adecuadamente y revisar sinceramente qué estás haciendo o dejando de hacer para fortalecer esa relación importante para tu vida personal.

¿Quieres sentirte emocionado los lunes por la mañana, contento de ir a tu trabajo todos los días? Entonces tienes que dejar de ocultar tus deseos, tu pasión verdadera de hacer algo distinto, y averiguar lo que verdaderamente quieres hacer, todos los días de tu vida.

¿Quieres dejar de tener deudas para siempre? Entonces tienes que modificar tus hábitos de consumo y de vida, ser realista para establecer un presupuesto y cumplirlo, lo que te permitirá saldar tus adeudos y conseguir una auténtica seguridad económica, para hoy y para el futuro.

¿Quieres sentirte más conectada(o) con las personas importantes de tu vida, como son tus hijos, esposo, padres, amigos? Entonces tienes que dejar de quejarte sobre tus malas relaciones con ellos y averiguar qué estás haciendo o qué estás dejando de hacer para promover un mejor entorno personal y familiar.

Tendrás que decirle que no a la segunda porción del plato principal o al pastel delicioso que sirven como postre, para darle seguimiento a la segunda etapa de ponerte en forma físicamente.

Tendrás que enfrentar a tu cónyuge, socio, compañero de trabajo, para hacer aclaraciones sobre la situación que no está funcionando.

Tendrás que superar tu miedo del pasado sobre la necesidad de cambiarte de trabajo o de actividad profesional.

Tendrás que disminuir tus gastos y aprender a comportarte con austeridad.

Tendrás que revisar tus relaciones personales y reconsiderar tus debilidades y limitaciones para comunicar tus necesidades y preocupaciones.

En síntesis, para decirlo francamente, tendrás que hacer algo que no te gusta o que te resulta desagradable.

Las personas felices y exitosas no pierden su tiempo en negar la realidad, en quejarse o en inventar excusas o explicaciones. Enfrentan toda clase de situaciones con valor y franqueza. Encuentran las señales de alarma, averiguan porqué las cosas no están funcionando y hacen su mejor esfuerzo para arreglarlas, aunque este proceso requiera enfrentar la solución de problemas, correr algunos riesgos y manejar temporalmente un cierto grado de incertidumbre.

Hay un dicho popular que afirma que “el movimiento se demuestra andando”, aplicable cuando queremos decirle a alguien que no basta con saber lo que tenemos que hacer en una situación, o con expresarlo verbalmente, sino que es necesario poner en práctica este conocimiento para alcanzar una solución.

Está bien identificar un problema aunque no tengamos la más remota idea sobre cómo lo vamos a resolver adecuadamente. El primer paso es simplemente identificar el asunto y tener fe en que podremos encontrar la manera de superarlo, si le prestamos atención profunda y aplicamos todos los recursos a nuestro alcance.

Así viven las personas exitosas y felices, enfocadas en sus metas, en sus objetivos y en sus resultados, en la solución de sus problemas cotidianos, y en las acciones que los llevarán desde donde están hasta donde quieren estar. Así es como tú puedes seguir avanzando en el camino de una vida mejor.

Mi correo es: chernandezespejo@gmail.com