imagotipo

Javier Duarte no acepta allanarse y rechaza extradición a México

  • El Sol de Córdoba
  • en Local

Por Aran Martell || con información de Carlos Lara | Enviado

A las 14:40 horas de México, Javier Duarte entró a la sala del Tribunal Quinto de Sentencia Penal en Guatemala para que conociera los cargos que se le imputan, en donde ha decidido no allanarse, retrasando la extradición a México.

En una sala repleta de medios de comunicación, el exgobernador de Veracruz protegido con un chaleco antibalas, en presencia de los jueces Bélgica Derás, Sonia Villatoro y Adán García, y de sus abogados Oscar Giovany y Almarilis Molina, escuchó los cargos en donde se le indicó que el gobierno de Guatemala había recibido una solicitud de extradición del gobierno mexicano.

Luego de pedirle que dijera unos datos personales como su nombre, dirección y fecha de nacimiento, los abogados indicaron que no habían tenido acceso al expediente.

El juez Adán García de inmediato le explicó la situación, se le leyeron sus derechos y se le dejó en claro que en Guatemala no se le persigue por ningún delito, así también de cómo se solicitó la orden de extradición, en donde presentó la solicitud, indicando que el sistema de justicia en la Ciudad de México requería de su presencia para juzgar los siguientes hechos que se le han imputado:

Delincuencia organizada

Uso de recursos de procedencia ilícita

De inmediato se le dió lectura a la investigación sobre sus posesiones y la manera en que fueron adquiridas, así como a las personas que tuvieron relación para que pudiera hacerse acreedor de las mismas desde el año 2010, documentos que fueron entregados a sus abogados.

Después de escuchar las acusaciones, la defensa de Javier Duarte ha solicitado cinco minutos para escuchar la postura del exgobernador de Veracruz y con ello definir su situación para una posible extradición.

El juez le indicó si deseaba algún contacto para explicar su situación a la Embajada de México en Guatemala, por lo que el exgobernador de Veracruz indicó que no era necesario, pues todo México estaba enterado,”el gobierno de mi país sabe los motivos y está debidamente informado”, rechazando de esta manera la asistencia consular.