/ martes 19 de marzo de 2019

Acajete no cambio nada; sin empleos, inversión, y migración

La economía de la ciudad depende de los empleos que tanto hombres como mujeres tienen en municipios cercanos

Acajete, Ver.- La falta de oportunidades laborales y de estudio en este municipio han ocasionado que sus habitantes migren diariamente -la mayoría a Xalapa- en busca de mejorar sus condiciones de vida.

La economía de Acajete depende de los empleos que tanto hombres como mujeres tienen en municipios cercanos. Los jóvenes en edad de preparatoria y de universidad también migran en busca de una mejor preparación académica.

Los vecinos muy poco hablan con extraños, apenas dan los buenos días. Entre la poca plática que realizan señalan que el municipio no ha cambiado en nada durante años.

“Si vienen a Acajete se darán cuenta de que sigue igual, lo único que han hecho los del palacio (ayuntamiento) es pavimentar una que otra calle”, dijo un campesino sin detener su camino.

Los lugareños exigen inversión y apoyo para empleos, pues aseguran que la agricultura y la ganadería han dejado de ser las principales fuentes de ingreso y de manutención.

En este lugar se sembraba papa, maíz y un poco de frijol; sin embargo, con el paso del tiempo esos cultivos dejaron de ser redituables y los campesinos tuvieron que cambiar de oficio.

Desde muy temprano la población económicamente activa sale de sus hogares para tomar los autobuses que los llevan a Xalapa, Banderilla y en otros casos a Perote, donde laboran como empleados de zapaterías, tiendas departamentales, mercados o simplemente para ofertar algunos productos agrícolas en las calles.

El jardín de niños y la secundaria pueden cursarse en esta cabecera municipal, pero en el caso de la preparatoria y de la universidad lo mejor es Xalapa, dicen los pobladores.

PIDEN MERCADO DIGNO

Escondido entre un pasillo y la parte baja del parque central, el mercado municipal permanece casi en el olvido y con la esperanza de los comerciantes de contar con espacios amplios que les permitan exhibir sus productos.

El “mercadito”, como le dicen sus habitantes, fue construido desde hace más de cuatro años y desde ese entonces no ha logrado desarrollarse ni crecer. Apenas tiene nueve locales que escasamente ofertan dulces, papelería, carnes, quesos y alimentos preparados.

Poca es la actividad que se ve en la calle durante el día; la mayoría de la gente llega a dormir. | Fotografía: Jaime Rivera

Gregorio Morales, uno de los locatarios, asegura que la falta de clientela se debe a la migración que desde hace muchos años se registra en este lugar.

Algunos habitantes aseguran que el proyecto inicial del mercadito fue pensado en grande, pues supuestamente se construiría en un espacio amplio y con grandes locales para detonar la economía local.

Sin embargo, la obra final sólo dejó nueve locales pequeños a lo largo de un pasillo que prácticamente pasa desapercibido, pues tampoco le han hecho difusión.

Las ventas son muy escasas, apenas se llega a vender uno que otro dulce y en ocasiones la comida se queda, en el caso de las fondas. El "mercadito" se encuentra cerca de la iglesia San Salvador Acajete, sin que esto le sirva de apoyo para atraer clientes.

Acajete, Ver.- La falta de oportunidades laborales y de estudio en este municipio han ocasionado que sus habitantes migren diariamente -la mayoría a Xalapa- en busca de mejorar sus condiciones de vida.

La economía de Acajete depende de los empleos que tanto hombres como mujeres tienen en municipios cercanos. Los jóvenes en edad de preparatoria y de universidad también migran en busca de una mejor preparación académica.

Los vecinos muy poco hablan con extraños, apenas dan los buenos días. Entre la poca plática que realizan señalan que el municipio no ha cambiado en nada durante años.

“Si vienen a Acajete se darán cuenta de que sigue igual, lo único que han hecho los del palacio (ayuntamiento) es pavimentar una que otra calle”, dijo un campesino sin detener su camino.

Los lugareños exigen inversión y apoyo para empleos, pues aseguran que la agricultura y la ganadería han dejado de ser las principales fuentes de ingreso y de manutención.

En este lugar se sembraba papa, maíz y un poco de frijol; sin embargo, con el paso del tiempo esos cultivos dejaron de ser redituables y los campesinos tuvieron que cambiar de oficio.

Desde muy temprano la población económicamente activa sale de sus hogares para tomar los autobuses que los llevan a Xalapa, Banderilla y en otros casos a Perote, donde laboran como empleados de zapaterías, tiendas departamentales, mercados o simplemente para ofertar algunos productos agrícolas en las calles.

El jardín de niños y la secundaria pueden cursarse en esta cabecera municipal, pero en el caso de la preparatoria y de la universidad lo mejor es Xalapa, dicen los pobladores.

PIDEN MERCADO DIGNO

Escondido entre un pasillo y la parte baja del parque central, el mercado municipal permanece casi en el olvido y con la esperanza de los comerciantes de contar con espacios amplios que les permitan exhibir sus productos.

El “mercadito”, como le dicen sus habitantes, fue construido desde hace más de cuatro años y desde ese entonces no ha logrado desarrollarse ni crecer. Apenas tiene nueve locales que escasamente ofertan dulces, papelería, carnes, quesos y alimentos preparados.

Poca es la actividad que se ve en la calle durante el día; la mayoría de la gente llega a dormir. | Fotografía: Jaime Rivera

Gregorio Morales, uno de los locatarios, asegura que la falta de clientela se debe a la migración que desde hace muchos años se registra en este lugar.

Algunos habitantes aseguran que el proyecto inicial del mercadito fue pensado en grande, pues supuestamente se construiría en un espacio amplio y con grandes locales para detonar la economía local.

Sin embargo, la obra final sólo dejó nueve locales pequeños a lo largo de un pasillo que prácticamente pasa desapercibido, pues tampoco le han hecho difusión.

Las ventas son muy escasas, apenas se llega a vender uno que otro dulce y en ocasiones la comida se queda, en el caso de las fondas. El "mercadito" se encuentra cerca de la iglesia San Salvador Acajete, sin que esto le sirva de apoyo para atraer clientes.

Local

Acuario de Veracruz opaco en el uso y destino del Fideicomiso

El Comité Técnico responsable de administrar el fideicomiso público mantiene en la opacidad el uso y destino de los ingresos obtenidos

Local

¿Ya hay una decisión sobre escuelas de tiempo completo? Lo que sabemos

Manuel Huerta refirió que la decisión de ampliar el horario de clases a tiempo completo deberán tomarla los padres de familia

Local

“No fue un accidente”: familiares de Monse responden a video de Marlon

Amigos y familiares hicieron virales los hashtags #JusticiaparaMontse #FaltaMarlon y #nofueunaccidente

Tecnología

Día Mundial del Internet: ¿Herramienta actual indispensable?

La efeméride da a conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías y promueve el acceso a la red

Gossip

Morat: Los números importan

El cuarteto colombiano, cuyas cifras de seguidores y escuchas en las redes sociales y las plataformas son apabullantes, habla de sus planes de mostrar una evolución en su cuarto disco de estudio

Local

En derechos humanos y discriminación hay que trabajar en Veracruz

En los dos últimos años, Veracruz ha documentado avances en materia de límites al poder gubernamental y a la corrupción, justicia penal, orden y seguridad

Local

Acuario de Veracruz opaco en el uso y destino del Fideicomiso

El Comité Técnico responsable de administrar el fideicomiso público mantiene en la opacidad el uso y destino de los ingresos obtenidos

Local

“No fue un accidente”: familiares de Monse responden a video de Marlon

Amigos y familiares hicieron virales los hashtags #JusticiaparaMontse #FaltaMarlon y #nofueunaccidente

Local

¿Ya hay una decisión sobre escuelas de tiempo completo? Lo que sabemos

Manuel Huerta refirió que la decisión de ampliar el horario de clases a tiempo completo deberán tomarla los padres de familia