/ domingo 24 de enero de 2021

Depresión se confunde con bipolaridad pero es distinto

La vida de dos mujeres cambiaron cuando entraron a terapia en Neuróticos Anónimos grupo “Buena Voluntad”

Córdoba, Ver.- Ana y Carmen se dieron cuenta que desde jóvenes han padecido del problema de la depresión, una situación de problemas emocionales que al menos en diciembre y este mes de enero han hecho que al menos cuatro llamadas diarias formen parte del Grupo Buena Voluntad de Neuróticos Anónimos de Córdoba.

La música triste y la soledad desde pequeñas han sido parte de su vida, además de que su comportamiento era cambiante.

Ambas mujeres tenían síntomas de la depresión desde sus infancia y aunque hubo un tiempo cuando estaban buscando la atención para no caer en la depresión, realizaron diversas actividades para mantenerse ocupadas; sus vidas cambiaron cuando entraron a terapia en Neuróticos Anónimos grupo “Buena Voluntad”, ahora saben que la depresión es un problema emocional que no se enfrenta solo.

Ana, actualmente es una mujer de 30 años que lucha y platica de sus problemas emocionales en cuanto a la depresión, pero a un principio cuando empezó a presentar “síntomas” como tristeza, desánimo, no sentía felicidad, dormía mucho, sentía que no descansaba y se enojaba seguido, todos estos sentimientos fueron mezcla de una ruptura de noviazgo que tuvo lo que desencadenó toda esta situación

“Mi pareja ya no quería estar conmigo y el hecho de que me terminara me detonó tristeza y desánimo; estaba con mi familia, pero estaba ausente, empecé a aislarme, mis pensamientos eran en él pues no sabía qué hacer, porque se fue, no sabía que era una persona en aquel tiempo muy dependiente”.

Sin saberlo, empezó a perder la felicidad y que todo eso quedó atrás y no volvería a sonreír sino era a lado de la persona que ella amaba.

Sin buscar una ayuda desde antes, una distracción o actividad que mantuviera su mente ocupada, decidió entrar al grupo de Neurateens, donde apoyan a personas con problemas emocionales y en el caso de Ana su depresión estaba alejándose de su familia, su vida cotidiana y hacía que su rendimiento laboral fuera menor.

“El enojo y la inconformidad por mi vida empezó a cambiar mi estado de ánimo, cuando trato de vivir una vida profesional me derrumbe pues tenía miedo de enfrentar la vida, en otro momento de mi vida entendí que esto ya lo había pasado antes, pero no le di el nombre de depresión”.

Foto: Guadalupe Castillo | El Sol de Córdoba

Cuestionada sobre si sufrió otro cuadro de depresión sin darle el nombre como tal, Ana respondió que su infancia fue alejada de sus padres por sus empleos, “me daba dolor verme sola”. Sentía la tristeza y el vacío de estar en su casa sola, sus papás se iban a trabajar sola e incluso llego al punto de irse con sus vecinos para buscar compañía.

Por otro lado, Carmen es una mujer que actualmente tiene 55 años y recordó que desde muy joven había perdido a una pareja y buscando llenar un vacío y la soledad empezó a tomar clases de tejido, corte y confección e inclusive busco paz desde la religión, “en un auditorio de Córdoba fue donde tuve mi primer encuentro con Neuróticos Anónimos, me acerque a ellos”.

Desde niña, se recuerda triste y enojada, oía que su carácter esa feo y fue catalogada por su familia como hostil, empezó a refugiarse en sus juguetes o mascotas, platicaba de sus sentimientos a sus perros o peluches, les abrazaba fuertemente con la intención de que estos le respondieron, sin embargo no sería así.

En su casa, cada quien tenía cosas que hacer y sigue siendo demandante en cariño y afecto, lo que me pasaba lo sentía con mucho dolor; no veía la esperanza de que su situación fuera a cambiar, “jugué sola y me aislé, hubo periodos donde no comía y otros más donde comía mucho dulces y galletas, me sentía cansada y en la escuela me costo poner atención, sentía culpa pues con mi hostilidad me alejaba de mis papás y luego pedía perdón, ellos me decían que no cambiaría”.

En su adolescencia buscó la compañía con un novio, pero no tuvo relaciones sanas y cada vez que terminaba una relación sentía mucho dolor, tenía miedo al compromiso y pensaba que no le gustaba la vida, “si me hubieran mostrado la vida desde que era niña y pudiese decidir no venir, yo pensaba que no quería”.

Foto: Guadalupe Castillo | El Sol de Córdoba

El grupo de Neuróticos Anónimos atienden diariamente de forma “normal” 2 o 3 llamadas por semana, esto con el tema de personas que buscan una ayuda, ser oídos y es cuando poco a poco van notando la sintomatología de la depresión, sin embargo, en voz de Raúl, una persona que está dentro del Grupo Buena Voluntad y quien atiende llamadas dijo en el mes de diciembre por las fiestas navideñas y ahora el inicio de año, la pérdida de familiares por el Covid-19 y la pérdida de empleos ha hecho que esas llamadas sean cuatro por día, creciendo así la ayuda.

Por medio de terapias telefónicas han estado escuchando a esa persona y otras más que llegan a comunicarse a los teléfonos 71-2-80-42, 71-2-36-35 y 71-6-39-49, cabe hacer mención que las reuniones vía virtual continúan.

Córdoba, Ver.- Ana y Carmen se dieron cuenta que desde jóvenes han padecido del problema de la depresión, una situación de problemas emocionales que al menos en diciembre y este mes de enero han hecho que al menos cuatro llamadas diarias formen parte del Grupo Buena Voluntad de Neuróticos Anónimos de Córdoba.

La música triste y la soledad desde pequeñas han sido parte de su vida, además de que su comportamiento era cambiante.

Ambas mujeres tenían síntomas de la depresión desde sus infancia y aunque hubo un tiempo cuando estaban buscando la atención para no caer en la depresión, realizaron diversas actividades para mantenerse ocupadas; sus vidas cambiaron cuando entraron a terapia en Neuróticos Anónimos grupo “Buena Voluntad”, ahora saben que la depresión es un problema emocional que no se enfrenta solo.

Ana, actualmente es una mujer de 30 años que lucha y platica de sus problemas emocionales en cuanto a la depresión, pero a un principio cuando empezó a presentar “síntomas” como tristeza, desánimo, no sentía felicidad, dormía mucho, sentía que no descansaba y se enojaba seguido, todos estos sentimientos fueron mezcla de una ruptura de noviazgo que tuvo lo que desencadenó toda esta situación

“Mi pareja ya no quería estar conmigo y el hecho de que me terminara me detonó tristeza y desánimo; estaba con mi familia, pero estaba ausente, empecé a aislarme, mis pensamientos eran en él pues no sabía qué hacer, porque se fue, no sabía que era una persona en aquel tiempo muy dependiente”.

Sin saberlo, empezó a perder la felicidad y que todo eso quedó atrás y no volvería a sonreír sino era a lado de la persona que ella amaba.

Sin buscar una ayuda desde antes, una distracción o actividad que mantuviera su mente ocupada, decidió entrar al grupo de Neurateens, donde apoyan a personas con problemas emocionales y en el caso de Ana su depresión estaba alejándose de su familia, su vida cotidiana y hacía que su rendimiento laboral fuera menor.

“El enojo y la inconformidad por mi vida empezó a cambiar mi estado de ánimo, cuando trato de vivir una vida profesional me derrumbe pues tenía miedo de enfrentar la vida, en otro momento de mi vida entendí que esto ya lo había pasado antes, pero no le di el nombre de depresión”.

Foto: Guadalupe Castillo | El Sol de Córdoba

Cuestionada sobre si sufrió otro cuadro de depresión sin darle el nombre como tal, Ana respondió que su infancia fue alejada de sus padres por sus empleos, “me daba dolor verme sola”. Sentía la tristeza y el vacío de estar en su casa sola, sus papás se iban a trabajar sola e incluso llego al punto de irse con sus vecinos para buscar compañía.

Por otro lado, Carmen es una mujer que actualmente tiene 55 años y recordó que desde muy joven había perdido a una pareja y buscando llenar un vacío y la soledad empezó a tomar clases de tejido, corte y confección e inclusive busco paz desde la religión, “en un auditorio de Córdoba fue donde tuve mi primer encuentro con Neuróticos Anónimos, me acerque a ellos”.

Desde niña, se recuerda triste y enojada, oía que su carácter esa feo y fue catalogada por su familia como hostil, empezó a refugiarse en sus juguetes o mascotas, platicaba de sus sentimientos a sus perros o peluches, les abrazaba fuertemente con la intención de que estos le respondieron, sin embargo no sería así.

En su casa, cada quien tenía cosas que hacer y sigue siendo demandante en cariño y afecto, lo que me pasaba lo sentía con mucho dolor; no veía la esperanza de que su situación fuera a cambiar, “jugué sola y me aislé, hubo periodos donde no comía y otros más donde comía mucho dulces y galletas, me sentía cansada y en la escuela me costo poner atención, sentía culpa pues con mi hostilidad me alejaba de mis papás y luego pedía perdón, ellos me decían que no cambiaría”.

En su adolescencia buscó la compañía con un novio, pero no tuvo relaciones sanas y cada vez que terminaba una relación sentía mucho dolor, tenía miedo al compromiso y pensaba que no le gustaba la vida, “si me hubieran mostrado la vida desde que era niña y pudiese decidir no venir, yo pensaba que no quería”.

Foto: Guadalupe Castillo | El Sol de Córdoba

El grupo de Neuróticos Anónimos atienden diariamente de forma “normal” 2 o 3 llamadas por semana, esto con el tema de personas que buscan una ayuda, ser oídos y es cuando poco a poco van notando la sintomatología de la depresión, sin embargo, en voz de Raúl, una persona que está dentro del Grupo Buena Voluntad y quien atiende llamadas dijo en el mes de diciembre por las fiestas navideñas y ahora el inicio de año, la pérdida de familiares por el Covid-19 y la pérdida de empleos ha hecho que esas llamadas sean cuatro por día, creciendo así la ayuda.

Por medio de terapias telefónicas han estado escuchando a esa persona y otras más que llegan a comunicarse a los teléfonos 71-2-80-42, 71-2-36-35 y 71-6-39-49, cabe hacer mención que las reuniones vía virtual continúan.

Local

Tatuajes en mujeres es apropiarse de su cuerpo

Desde los 12 años Dolly Piercink tuvo el sueño se tener su propio estudio de tatuajes

Local

Fue goleador de los Tiburones; hoy lo acusan de golpeador

Una jueza de control determinó imponer prisión preventiva oficiosa en contra de Jorge "N"

Local

En esta zona cercana a Córdoba el clima está loco

Las temperaturas no son tan elevadas como en días anteriores, el factor humedad es alto y por ello se mantiene el ambiente bochornoso

Local

Fue goleador de los Tiburones; hoy lo acusan de golpeador

Una jueza de control determinó imponer prisión preventiva oficiosa en contra de Jorge "N"

Local

Ciudadanos toman palacio municipal por falta de transparencia

Los habitantes indicaron que desde el pasado lunes que tomaron las instalaciones han solicitado reunirse con el alcalde para revisar a detalle las obras

Local

Anhelan llegue el verano, ante pocos turistas

Durante meses, los coches particulares, taxis y camiones turísticos dejaron de llegar y con ello vino la crisis económica

Local

Córdoba con 3 mil 092 contagios acumulados de Covid-19

Córdoba se encuentra entre los principales municipios com mayor número de casos positivos acumulados

Local

Tatuajes en mujeres es apropiarse de su cuerpo

Desde los 12 años Dolly Piercink tuvo el sueño se tener su propio estudio de tatuajes

Sociedad

“Nunca nos faltaron camas”, López-Gatell cierra ciclo de conferencias

El funcionario dijo que México llegó a una fase de "meseta" en la evolución de la pandemia