/ miércoles 27 de marzo de 2019

Exgobernador califica su detención como "perversidad política"

El exmandatario veracruzano señala que pese al daño físico, económico, moral y público que recibió, no le guarda ningún rencor a su sucesor

Xalapa, Ver.- Como una “perversidad política” califica el exgobernador de Veracruz Flavino Ríos Alvarado su detención y reclusión en el penal de Pacho Viejo; señala de manera directa al exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares de haber utilizado el poder para dañarlo. “Él me acusó, él me juzgó, él me sentenció y me estigmatizó ante la opinión pública”, dice.

Entrevistado en su casa de Xalapa tras haber recibido su pasaporte, fianza y exonerado de los delitos de tráfico de influencias, abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, el exmandatario veracruzano señala que pese al daño físico, económico, moral y público que recibió, no le guarda ningún rencor a su sucesor, Yunes Linares, quien dijo “va a cargar su karma todo el tiempo”. “Él piensa que el poder es para ejercerlo autoritariamente y con un fin meramente patrimonial, por eso quería heredarle la gubernatura a su hijo y por eso cometió muchas injusticias, entre ellas la mía”, dice.

Da a conocer que ahora mismo se encuentra tranquilo, respaldado por el cariño de su familia, retomando su trabajo en la notaría en Minatitlán y restableciendo su salud tras un proceso que duró dos años. “Lo vamos a superar porque creo que lo económico lo supera uno trabajando, lo físico con medicamentos y lo psicológico hay que darle tiempo al tiempo”, señala.

Sin embargo, reconoce que tras haber sido gobernador de Veracruz, cargo que considera como el más alto honor al que puede aspirar un veracruzano, no buscará ningún otro y su vida política se limitará a seguir siendo militante de su partido.

En ese sentido indicó que a lo largo de su vida pudo trabajar al lado de Rafael Hernández Ochoa, Fernando Gutiérrez Barrios y Miguel Alemán Velasco. En la administración de Fidel Herrera Beltrán declinó participar ya que el mandatario no le daba las condiciones que él pidió para integrarse como Contralor General del Estado. “Yo le dije que me diera nombres para poner orden porque por menos el licenciado Alemán metió a la cárcel a un funcionario del Instituto de Desarrollo Regional (Idere) y al coordinador de Comunicación social y eso hace que todos los servidores públicos se alineen. Fidel no metió a ninguno y todo el mundo sabía lo que pasaba”, señaló.


“ERA UN ASUNTO POLÍTICO Y HABÍA CONSIGNA”

Ríos Alvarado, quien ocupó el cargo de gobernador durante 48 días luego de la renuncia de Javier Duarte de Ochoa, asegura que el suyo fue un asunto político, ya que por tres delitos que no son considerados graves fue detenido, encarcelado y estuvo 21 días en el hospital. “Me causaron daño emocional, daño físico, económico y afectaron mi fama pública. Me dañaron mi dignidad, el decoro y la fama pública en este proceso. Lo que hizo Miguel Ángel Yunes para ponerle nombre completo fue una perversidad política”, dijo.

En ese sentido, asegura que tanto jueces como fiscales que atendieron su caso coincidieron en que durante el proceso se cometieron varias violaciones a sus derechos, y que incluso el caso tenía sesgos políticos a juzgar por la manera en que fue abordado por la Fiscalía General del Estado.

“Aquí se vio claramente que había una consigna, localmente hablando; es más, un magistrado encargado de administrar justicia me dijo en su momento ‘es que tu asunto es político’ y yo le dije que sí, pero que yo había recurrido a la autoridad para que se aplicara la justicia y eso fue lo que se hizo”, explicó.

Con amparo en mano, señala que fue la justicia federal la que determinó que durante el proceso se violaron los artículos 1, 4, 16, 17, 18, 19 y 20 de la Constitución y que no se garantizaron sus derechos humanos. Además, señala que se acusa a la jueza de violar la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Políticos y Civiles y a la Fiscalía General de Estado de violar varios artículos del Código Nacional de Procedimientos Penales. “Lo dice clara y textualmente, aquí tengo el amparo liso y llano donde menciona qué artículos viola”, precisó.

Sin embargo, reitera que oficialmente fue exonerado de todos los delitos y que ha regresado a su vida normal junto a su esposa, hija y nietos, sin guardar rencores ni pensar en el pasado. “En este momento no le tengo rencor ni al fiscal, ni a los fiscales que sabían que no había delito. Hoy estoy trabajando y mirando hacia adelante”.



CONFIRMAR DECLARACIONES

Pese a haber pasado ya más de dos años, el exmandatario asegura que recuerda a la perfección lo ocurrido el 12 de marzo de 2017, cuando un grupo de policías ministeriales ingresaron al fraccionamiento en el que vive con una orden de aprehensión para detenerlo. Reconoce que en su momento pensó que se trataba de un operativo de seguridad, pero que al darse cuenta de lo que pasaba cooperó con los elementos que se identificaron y lo detuvieron. “Yo salí de mi casa a las 8:30 de la mañana ese domingo porque iba al campo de golf. En eso se me cierran, me muestran una orden de aprehensión y veo que son tres delitos que no son graves y permito que me lleven a la ministerial”.

El abogado de profesión asegura que tras leer los delitos por los que se le acusaba se dio cuenta que no eran considerados como graves, por lo que se comunicó con su esposa para contarle lo sucedido y calculó que en tres horas máximo estaría de vuelta en su casa. “Yo dije, me van a poner a disposición de un juez, me van a fijar medidas cautelares que corresponden y podré defenderme de las acusaciones, pero no fue así”, narró.

Ese mismo día, Flavino Ríos Alvarado fue recluido en el Penal de Pacho Viejo, en el municipio de Coatepec, ante las cámaras de decenas de medios de comunicación que se dieron cita para cubrir el hecho.

Para Diario de Xalapa, el político minatitleco reiteró que la última llamada que tuvo con el exgobernador Javier Duarte de Ochoa fue el 13 de octubre de 2016 a las 00:55 de la madrugada, minutos después de haber rendido protesta de ley ante el Congreso del Estado como gobernador. Detalló que en la llamada le comunicó que ya se había llevado a cabo el acto protocolario.

Al día siguiente, relató Ríos Alvarado, despertó cerca de las 6 de la mañana y desde esa hora estuvo realizando llamadas telefónicas con personas que querían entrevistarse con él. Entre las 9:15 y 9:20 de la mañana salió de su casa con rumbo a Palacio de Gobierno porque a las 10 había de tomarle protesta al secretario y subsecretario de gobierno.

“Llegué 9:45 a Palacio y de ahí me fui como a las 11 de la mañana al Poder Judicial, en donde me entrevisté con el Consejo de la Judicatura. Traíamos problemas salariales con algunos trabajadores e incluso en ese momento había una manifestación y les pedí paciencia”, dijo.

De la sede del Poder Judicial el gobernador se trasladó hacia el aeropuerto de El Lencero, a donde llegó a las 12:17 para abordar un avión que lo llevó al aeropuerto de Canticas, en el sur de Veracruz, ya que encabezaría una reunión de seguridad en Minatitlán. Regresó a Xalapa a las 5 de la tarde.

“Todo lo que narré salió en la geolocalización de mi teléfono celular. La Fiscalía no se tomó la molestia de interrogar a los policías que están en el Lencero, quienes llevan una bitácora de los que entran y los que salen. Además presentamos los reportes de aeronáutica civil estatal y federal para corroborar que había yo volado, presentamos el reporte del CISEN porque era quien se encargaba de la reunión de seguridad de la hora que estuve allá, pero además presentamos el informe de la zona militar y las entrevistas con medios de comunicación y a pesar de todo eso me vincularon a proceso”, expuso.


“BUSCARON Y NO ENCONTRARON”

El político veracruzano expuso que además de los delitos de tráfico de influencias, abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, el entonces gobernador “le buscó por todos lados” para imputarle nuevas acusaciones; sin embargo, no le encontraron nada ilícito.

Precisó que además del documento en el que costa que fue exonerado, él tiene en su poder los documentos de la Contraloría General del Estado y del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) en el que consta que no existe ninguna irregularidad en su paso por la Secretaría de Educación de Veracruz ni en la Secretaría de Gobierno durante la administración de Duarte de Ochoa. “Le buscaron pero no encontraron nada, pero tengo documentos. Me escanearon, prácticamente agarraron un escáner y me observaron todo, pero no encontraron nada”, reiteró.

Indicó que incluso le cuestionaron sobre un ingreso de 2 millones de pesos que tuvo en 2016, mismo que aclaró que se trataba de un recurso proveniente de la venta cinco condominios que su hijo Flavino dejó antes de morir y que hasta esa fecha decidieron venderlos. “La Contraloría me absolvió, la de Yunes, para que no se piense que fue la actual, y tengo un documento del ORFIS diciendo que no existe daño patrimonial. Soy completamente exonerado y obviamente siempre pensé que le iban a buscar, pero todo está en perfecto orden porque siempre me he manejado en completa legalidad y transparencia en el servicio público”.

Explica que legalmente también defendió su trabajo notarial, el cual había sido suspendido por encontrarse recluido; sin embargo, tras un proceso legal, el colegiado con sede en Mérida, que fue quien resolvió el asunto de la notaría en diciembre, dijo que existían violaciones y determinó que podía seguir trabajando. “Cuando se resolvió yo ya tenía un amparo que me permitía salir del distrito judicial para tratar problemas de salud y cualquier otra actividad legítima y en ese entendido podía ir a Minatitlán a trabajar”, dijo.

El exmandatario aclaró que entre las medidas dictadas nunca estuvo la prisión domiciliaria, como lo señaló en su momento el propio Yunes, por lo que el amparo obtenido le permitía andar por la ciudad. Sin embargo, aclaró que eran pocos los paseos que tenía, ya que estaba consciente de que la gente se molestaba de verlo libre. “Cuando la gente me veía en Costco o en Superama con mi esposa, que eran mis paseos, decían que andaba yo libre, pero no sabían que tenía protección de la justicia federal. Yo nunca estuve en prisión domiciliaria, nunca, esa fue otra mentira que se dijo y por supuesto que la gente que me veía libre se molestaba”.


NO ASPIRO A MÁS CARGOS

Con voz pausada, el político veracruzano confirmó que no buscará más puestos de elección popular y que aunque le faltó ser presidente municipal de su natal Minatitlán, no se queda con ganas de nada, ya que logró ser gobernador de Veracruz. Sin embargo, reconoce que seguirá formando parte activa de su partido, el Revolucionario Institucional, en el que empezó a militar siendo aún universitario.

Indicó que su ingreso a la política fue a través de la CNOP Juvenil, estando aún en la facultad de Derecho de la UV, y que al ingresar logra su primer espacio como servidor público. “Yo fui regidor del Ayuntamiento de Minatitlán siendo gobernador Murillo Vidal. Estuve un año como regidor y de ahí me vine a la campaña de Hernández Ochoa”.

Recuerda que tuvo la oportunidad de colaborar como secretario particular de Carlos Brito Gómez, quien se desempeñaba como subsecretario de Gobierno y luego al año se convirtió en coordinador de las Juntas de Mejoramiento y Acción Social. “Ahí coordinaba algunas cosas de conflictos sociales y estudiantiles, fue cuando empecé a escuchar a la gente”.

Tras mudarse a la Ciudad de México a estudiar un posgrado, Ríos Alvarado regresa a Veracruz en 1988 y vuelve a integrarse al gobierno estatal que encabezaba Fernando Gutiérrez Barrios y al terminar esa administración regresa a Minatitlán. “Con Chirinos aunque me invitó a colaborar decidí irme a la notaría y estuve seis años; con Alemán en el 98 fui dos años diputado local y terminado me fui un año a la notaría y después me invita a ser secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, luego subsecretario de Gobierno y luego secretario de Gobierno. Yo me siento muy bien arropado por el licenciado Alemán, sé que tengo su afecto, su cariño y no sólo de él, sino de su esposa y su hijo”. “Miguel Alemán ha estado muy pendiente de mi asunto e incluso él me mandó a abogados de su despacho y fueron los que colaboraron en el caso. Yo le guardo mucha gratitud y siento ahí su manto protector”, concluye.

Xalapa, Ver.- Como una “perversidad política” califica el exgobernador de Veracruz Flavino Ríos Alvarado su detención y reclusión en el penal de Pacho Viejo; señala de manera directa al exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares de haber utilizado el poder para dañarlo. “Él me acusó, él me juzgó, él me sentenció y me estigmatizó ante la opinión pública”, dice.

Entrevistado en su casa de Xalapa tras haber recibido su pasaporte, fianza y exonerado de los delitos de tráfico de influencias, abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, el exmandatario veracruzano señala que pese al daño físico, económico, moral y público que recibió, no le guarda ningún rencor a su sucesor, Yunes Linares, quien dijo “va a cargar su karma todo el tiempo”. “Él piensa que el poder es para ejercerlo autoritariamente y con un fin meramente patrimonial, por eso quería heredarle la gubernatura a su hijo y por eso cometió muchas injusticias, entre ellas la mía”, dice.

Da a conocer que ahora mismo se encuentra tranquilo, respaldado por el cariño de su familia, retomando su trabajo en la notaría en Minatitlán y restableciendo su salud tras un proceso que duró dos años. “Lo vamos a superar porque creo que lo económico lo supera uno trabajando, lo físico con medicamentos y lo psicológico hay que darle tiempo al tiempo”, señala.

Sin embargo, reconoce que tras haber sido gobernador de Veracruz, cargo que considera como el más alto honor al que puede aspirar un veracruzano, no buscará ningún otro y su vida política se limitará a seguir siendo militante de su partido.

En ese sentido indicó que a lo largo de su vida pudo trabajar al lado de Rafael Hernández Ochoa, Fernando Gutiérrez Barrios y Miguel Alemán Velasco. En la administración de Fidel Herrera Beltrán declinó participar ya que el mandatario no le daba las condiciones que él pidió para integrarse como Contralor General del Estado. “Yo le dije que me diera nombres para poner orden porque por menos el licenciado Alemán metió a la cárcel a un funcionario del Instituto de Desarrollo Regional (Idere) y al coordinador de Comunicación social y eso hace que todos los servidores públicos se alineen. Fidel no metió a ninguno y todo el mundo sabía lo que pasaba”, señaló.


“ERA UN ASUNTO POLÍTICO Y HABÍA CONSIGNA”

Ríos Alvarado, quien ocupó el cargo de gobernador durante 48 días luego de la renuncia de Javier Duarte de Ochoa, asegura que el suyo fue un asunto político, ya que por tres delitos que no son considerados graves fue detenido, encarcelado y estuvo 21 días en el hospital. “Me causaron daño emocional, daño físico, económico y afectaron mi fama pública. Me dañaron mi dignidad, el decoro y la fama pública en este proceso. Lo que hizo Miguel Ángel Yunes para ponerle nombre completo fue una perversidad política”, dijo.

En ese sentido, asegura que tanto jueces como fiscales que atendieron su caso coincidieron en que durante el proceso se cometieron varias violaciones a sus derechos, y que incluso el caso tenía sesgos políticos a juzgar por la manera en que fue abordado por la Fiscalía General del Estado.

“Aquí se vio claramente que había una consigna, localmente hablando; es más, un magistrado encargado de administrar justicia me dijo en su momento ‘es que tu asunto es político’ y yo le dije que sí, pero que yo había recurrido a la autoridad para que se aplicara la justicia y eso fue lo que se hizo”, explicó.

Con amparo en mano, señala que fue la justicia federal la que determinó que durante el proceso se violaron los artículos 1, 4, 16, 17, 18, 19 y 20 de la Constitución y que no se garantizaron sus derechos humanos. Además, señala que se acusa a la jueza de violar la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Políticos y Civiles y a la Fiscalía General de Estado de violar varios artículos del Código Nacional de Procedimientos Penales. “Lo dice clara y textualmente, aquí tengo el amparo liso y llano donde menciona qué artículos viola”, precisó.

Sin embargo, reitera que oficialmente fue exonerado de todos los delitos y que ha regresado a su vida normal junto a su esposa, hija y nietos, sin guardar rencores ni pensar en el pasado. “En este momento no le tengo rencor ni al fiscal, ni a los fiscales que sabían que no había delito. Hoy estoy trabajando y mirando hacia adelante”.



CONFIRMAR DECLARACIONES

Pese a haber pasado ya más de dos años, el exmandatario asegura que recuerda a la perfección lo ocurrido el 12 de marzo de 2017, cuando un grupo de policías ministeriales ingresaron al fraccionamiento en el que vive con una orden de aprehensión para detenerlo. Reconoce que en su momento pensó que se trataba de un operativo de seguridad, pero que al darse cuenta de lo que pasaba cooperó con los elementos que se identificaron y lo detuvieron. “Yo salí de mi casa a las 8:30 de la mañana ese domingo porque iba al campo de golf. En eso se me cierran, me muestran una orden de aprehensión y veo que son tres delitos que no son graves y permito que me lleven a la ministerial”.

El abogado de profesión asegura que tras leer los delitos por los que se le acusaba se dio cuenta que no eran considerados como graves, por lo que se comunicó con su esposa para contarle lo sucedido y calculó que en tres horas máximo estaría de vuelta en su casa. “Yo dije, me van a poner a disposición de un juez, me van a fijar medidas cautelares que corresponden y podré defenderme de las acusaciones, pero no fue así”, narró.

Ese mismo día, Flavino Ríos Alvarado fue recluido en el Penal de Pacho Viejo, en el municipio de Coatepec, ante las cámaras de decenas de medios de comunicación que se dieron cita para cubrir el hecho.

Para Diario de Xalapa, el político minatitleco reiteró que la última llamada que tuvo con el exgobernador Javier Duarte de Ochoa fue el 13 de octubre de 2016 a las 00:55 de la madrugada, minutos después de haber rendido protesta de ley ante el Congreso del Estado como gobernador. Detalló que en la llamada le comunicó que ya se había llevado a cabo el acto protocolario.

Al día siguiente, relató Ríos Alvarado, despertó cerca de las 6 de la mañana y desde esa hora estuvo realizando llamadas telefónicas con personas que querían entrevistarse con él. Entre las 9:15 y 9:20 de la mañana salió de su casa con rumbo a Palacio de Gobierno porque a las 10 había de tomarle protesta al secretario y subsecretario de gobierno.

“Llegué 9:45 a Palacio y de ahí me fui como a las 11 de la mañana al Poder Judicial, en donde me entrevisté con el Consejo de la Judicatura. Traíamos problemas salariales con algunos trabajadores e incluso en ese momento había una manifestación y les pedí paciencia”, dijo.

De la sede del Poder Judicial el gobernador se trasladó hacia el aeropuerto de El Lencero, a donde llegó a las 12:17 para abordar un avión que lo llevó al aeropuerto de Canticas, en el sur de Veracruz, ya que encabezaría una reunión de seguridad en Minatitlán. Regresó a Xalapa a las 5 de la tarde.

“Todo lo que narré salió en la geolocalización de mi teléfono celular. La Fiscalía no se tomó la molestia de interrogar a los policías que están en el Lencero, quienes llevan una bitácora de los que entran y los que salen. Además presentamos los reportes de aeronáutica civil estatal y federal para corroborar que había yo volado, presentamos el reporte del CISEN porque era quien se encargaba de la reunión de seguridad de la hora que estuve allá, pero además presentamos el informe de la zona militar y las entrevistas con medios de comunicación y a pesar de todo eso me vincularon a proceso”, expuso.


“BUSCARON Y NO ENCONTRARON”

El político veracruzano expuso que además de los delitos de tráfico de influencias, abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, el entonces gobernador “le buscó por todos lados” para imputarle nuevas acusaciones; sin embargo, no le encontraron nada ilícito.

Precisó que además del documento en el que costa que fue exonerado, él tiene en su poder los documentos de la Contraloría General del Estado y del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) en el que consta que no existe ninguna irregularidad en su paso por la Secretaría de Educación de Veracruz ni en la Secretaría de Gobierno durante la administración de Duarte de Ochoa. “Le buscaron pero no encontraron nada, pero tengo documentos. Me escanearon, prácticamente agarraron un escáner y me observaron todo, pero no encontraron nada”, reiteró.

Indicó que incluso le cuestionaron sobre un ingreso de 2 millones de pesos que tuvo en 2016, mismo que aclaró que se trataba de un recurso proveniente de la venta cinco condominios que su hijo Flavino dejó antes de morir y que hasta esa fecha decidieron venderlos. “La Contraloría me absolvió, la de Yunes, para que no se piense que fue la actual, y tengo un documento del ORFIS diciendo que no existe daño patrimonial. Soy completamente exonerado y obviamente siempre pensé que le iban a buscar, pero todo está en perfecto orden porque siempre me he manejado en completa legalidad y transparencia en el servicio público”.

Explica que legalmente también defendió su trabajo notarial, el cual había sido suspendido por encontrarse recluido; sin embargo, tras un proceso legal, el colegiado con sede en Mérida, que fue quien resolvió el asunto de la notaría en diciembre, dijo que existían violaciones y determinó que podía seguir trabajando. “Cuando se resolvió yo ya tenía un amparo que me permitía salir del distrito judicial para tratar problemas de salud y cualquier otra actividad legítima y en ese entendido podía ir a Minatitlán a trabajar”, dijo.

El exmandatario aclaró que entre las medidas dictadas nunca estuvo la prisión domiciliaria, como lo señaló en su momento el propio Yunes, por lo que el amparo obtenido le permitía andar por la ciudad. Sin embargo, aclaró que eran pocos los paseos que tenía, ya que estaba consciente de que la gente se molestaba de verlo libre. “Cuando la gente me veía en Costco o en Superama con mi esposa, que eran mis paseos, decían que andaba yo libre, pero no sabían que tenía protección de la justicia federal. Yo nunca estuve en prisión domiciliaria, nunca, esa fue otra mentira que se dijo y por supuesto que la gente que me veía libre se molestaba”.


NO ASPIRO A MÁS CARGOS

Con voz pausada, el político veracruzano confirmó que no buscará más puestos de elección popular y que aunque le faltó ser presidente municipal de su natal Minatitlán, no se queda con ganas de nada, ya que logró ser gobernador de Veracruz. Sin embargo, reconoce que seguirá formando parte activa de su partido, el Revolucionario Institucional, en el que empezó a militar siendo aún universitario.

Indicó que su ingreso a la política fue a través de la CNOP Juvenil, estando aún en la facultad de Derecho de la UV, y que al ingresar logra su primer espacio como servidor público. “Yo fui regidor del Ayuntamiento de Minatitlán siendo gobernador Murillo Vidal. Estuve un año como regidor y de ahí me vine a la campaña de Hernández Ochoa”.

Recuerda que tuvo la oportunidad de colaborar como secretario particular de Carlos Brito Gómez, quien se desempeñaba como subsecretario de Gobierno y luego al año se convirtió en coordinador de las Juntas de Mejoramiento y Acción Social. “Ahí coordinaba algunas cosas de conflictos sociales y estudiantiles, fue cuando empecé a escuchar a la gente”.

Tras mudarse a la Ciudad de México a estudiar un posgrado, Ríos Alvarado regresa a Veracruz en 1988 y vuelve a integrarse al gobierno estatal que encabezaba Fernando Gutiérrez Barrios y al terminar esa administración regresa a Minatitlán. “Con Chirinos aunque me invitó a colaborar decidí irme a la notaría y estuve seis años; con Alemán en el 98 fui dos años diputado local y terminado me fui un año a la notaría y después me invita a ser secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, luego subsecretario de Gobierno y luego secretario de Gobierno. Yo me siento muy bien arropado por el licenciado Alemán, sé que tengo su afecto, su cariño y no sólo de él, sino de su esposa y su hijo”. “Miguel Alemán ha estado muy pendiente de mi asunto e incluso él me mandó a abogados de su despacho y fueron los que colaboraron en el caso. Yo le guardo mucha gratitud y siento ahí su manto protector”, concluye.

Policiaca

A punta de pistola, asaltan y encajuelan a taxista de Córdoba

Se trata del conductor del automóvil Nissan Tsuru marcado con el número económico CO-1896, del municipio de Córdoba

Info

Se podría blindar límites de Veracruz para evitar fugas de Yunes y Winckler

El Gobernador del Estado declaró que esta medida obedece a una denuncia presentada ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra del ex gobernador y del ex fiscal

Local

PRI podría sumarse al PAN en juicio político contra Cuitláhuac García

El líder el tricolor, Marlón Ramirez Marín, declaró que mantiene una comunicación permanente con el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, para que se pueda evaluar lo que más le conviene a Veracruz

Local

PRI podría sumarse al PAN en juicio político contra Cuitláhuac García

El líder el tricolor, Marlón Ramirez Marín, declaró que mantiene una comunicación permanente con el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, para que se pueda evaluar lo que más le conviene a Veracruz

Local

Recuerdan con macrosimulacro sismos de 1985 y 2017

A este acto cívico acudieron elementos de Águilas Negras de Fortín, Cruz Roja de Córdoba, Tránsito de Córdoba, Gurpo Sirena y Bomberos, siendo estos elementos de rescate y apoyo en la zona cuando el sismo del 2017.

Tecnología

Huawei lanza su primer smartphone sin aplicaciones Google

"A causa de la prohibición estadounidense (...) no podemos preinstalar" las aplicaciones Google, declaró Richard Yu, responsable de servicios al consumidor de Huawei

Mundo

Justin Trudeau causa polémica por video racista, aparece con cara pintada de negro

En el video el primer ministro de Canadá aparece con jeans rotos y una camiseta, los brazos en alto y maquillaje oscuro en la cara

Policiaca

Atropellado en pista era de la colonia Centro de Orizaba

El accidente ocurrió el miércoles por la tarde, cuando el hombre circulaba en una bicicleta tipo Cross color naranja, de Orizaba a Fortín.

Política

Senadores del PAN acusan a Morena de mentir sobre donación de recursos a damnificados

Los legisladores de Acción Nacional denunciaron que el 50% de las prerrogativas que iba a donar Morena a los damnificados del sismo del 19S no se donaron