/ lunes 14 de febrero de 2022

Lo difícil de vivir tirado en la calle y con estos fríos

Reconocen ser también víctimas de la delincuencia quienes los han despojado de documentos, ropa y hasta comida

Con cobijas donadas, cartones y bolsas de plásticos, personas en situación de calle hacen frente a las bajas temperaturas que se han sentido en Xalapa. Aunque durante el día, muchos de ellos deambulan por las calles buscando comida, trabajo o caridad, por la tarde noche, se instalan en los pasillos, banquetas y espacios públicos techados para dormir.

Aunque la vida en la calle ha sido difícil para ellos, las temperaturas de esta temporada invernal que en Xalapa han llegado hasta los 6 grados, ha hecho más dura la vida en las calles. Solos o en grupos, estas personas reconocen ser también víctimas de la delincuencia quienes los han despojado de documentos, ropa y hasta comida.

De acuerdo a la autoridad municipal, actualmente son 12 las personas que viven en las calles de Xalapa, aunque reconocen que se trata de una población flotante que es difícil de contabilizar.Y es que, aunque hay personas que llevan meses e incluso años deambulando por la ciudad en calidad de indigentes, otros más aparecen por algunos días y después dejan de formar parte del paisaje urbano.

“No es fácil estar aquí tirado en la calle”

Desde hace más de un año, Jesús Ruíz ha hecho de la calle su hogar. En la esquina de Enríquez y callejón de Rosas, justo enfrente del palacio municipal de Xalapa, el hombre come, vive y duerme.

Originario del estado de Tabasco, Jesús cuenta que llegó a Xalapa hace tres años cuando regresaba de Monterrey en donde trabajó un tiempo. En su paso por la capital veracruzana logró conseguir un trabajo cuidando una granja sin embargo, el impacto económico de la pandemia de Covid-19 lo dejó sin trabajo.

Tras buscar sin suerte otro empleo tomó la decisión de vivir en la banqueta de Enríquez y pedir a la ciudadanía su apoyo para conseguir trabajo. Luego de un año ha logrado sobrevivir con la caridad de la gente, tanto la que le deja algunas monedas en su sombrero como la que llega con ropa, comida, cobijas o zapatos para hacer más llevadera la espera. Del trabajo aún nada.

“Solicito trabajo. Pandemia me dejó en la calle. Vivo pobreza extrema. No tengo nada. Verdadero hijo de Dios, ayúdame, necesito de ti. Ayúdame”, se lee en un letrero de cartón que tiene a su lado.

Con 58 años, asegura que se siente muy joven para obtener una pensión por parte del Gobierno Federal pero muy viejo para conseguir un trabajo formal. Y es que, explica que aunque sabe de carpintería, jardinería y pintura, no ha podido lograr un empleo que le asegure ingresos para pagar una vivienda, comida y sustento. “No hay planes para las personas pobres ni apoyos (...) yo vivo en la calle pero no soy un delincuente, soy gente honrada y de trabajo. Yo quiero salir adelante en la vida, solo necesito un empujoncito que me den ”, expone.

Cuenta que la vida en la calle es muy dura, ya que quienes duermen a la intemperie tienen que mantenerse alertas durante el día y la noche ya que a pesar de no tener casi nada, son víctimas de la delincuencia y la inseguridad. “Aquí te roban todo, hasta lo poco que se consigue con caridad te quitan los delincuentes. Nos tenemos que cuidar entre todos porque una vez que te duermes te quitan hasta la comida y la coquita que tienes aquí”.

Explica que a las dificultades de vivir en la calle, en estos primeros meses del año se han sumado los intensos fríos que se han sentido en Xalapa. Con un par de cobijas, una chamarra de mezclilla y un rompevientos ha logrado hacerle frente a las temperaturas de 6 grados que se han presentado en los últimos días. “Estamos muriéndonos de frío (..) no es fácil estar aquí tirado con lluvia, con aire y con ese frío que cala los huesos”.

Sin familia, el hombre cuenta que lo único que pide a la población es respeto a sus derechos humanos ya que además de la pobreza, ha tenido que enfrentar la discriminación de quienes los consideran delincuentes por vivir en la calle. Señaló que quienes quieran hacer más que eso, pueden compartir un poco de lo que tienen con quienes más lo necesitan y en su caso específico, pidió la oportunidad de un trabajo que le permita salir adelante.

Hay 12 personas viviendo en las calles de Xalapa

Luis Sardiña Salgado, director de Protección Civil (PC) de Xalapa, dio a conocer que aunque no se tiene un registro exacto del número de personas que viven en las calles de la ciudad, a través de los recorridos de la dependencia han ubicado un total de 12 hombres, mayores de edad y sin discapacidades evidentes que pernoctan en diversos puntos. “Posiblemente haya más pero no los hemos observado, ni nos los han reportado”, precisa.

En entrevista, reconoce que la dependencia se ha acercado a todos ellos para ofrecerles diversas ayudas. Precisó que, de este universo, cinco personas no aceptaron ser reubicados al albergue por lo que se respetaron sus derechos humanos y se les brindaron apoyos en alimentos.

Sardiña Salgado dio a conocer que en coordinación con la autoridad estatal y las organizaciones altruistas se logró poner a la disposición de estas personas un albergue ubicado en la colonia Predio de la virgen en donde se les brinda comida y bebidas calientes además del espacio donde dormir.

Cuestionado sobre las publicaciones que se han realizado a través de las redes sociales en donde se ha advertido de la presencia de personas en situación de calle a la intemperie en las noches más frías del año, el funcionario municipal dio a conocer que Protección Civil ha respondido a todas estas llamadas.

Dio a conocer que aunque algunas sí se han atendido, otras han resultado falsas o poco precisas. “Nos reportaron por ejemplo a una familia en el centro y nosotros estuvimos haciendo guardias dos días para verlos, las 24 horas estuvimos atentos, pero no encontramos a nadie (...) hay algunas que han sido falsas pero eso no quita que los tres turnos estemos atentos a estas publicaciones”, expone.

Finalmente, respecto a la procedencia de estas personas o la posibilidad de que se trate de personas que puedan estar siendo buscadas por sus familiares; Luis Sardiña hizo un llamado a la Comisión Estatal de Búsqueda a fin de que estos puedan proporcionarle a la dirección una lista de sus fichas de desaparecidos a fin de que se pueda trabajar de manera coordinada. “Nos deberían de dar los nombres para que cada vez que encontremos a un indigente preguntarle sus nombres o fijarnos en sus rasgos y sería algo muy oportuno poderles decir si encontramos a alguien que esté en calidad de desaparecido”.

Veracruz sin programas para garantizar derechos de población sin hogar

En Veracruz no existen programas gubernamentales para garantizar los derechos básicos de la población sin hogar o en situación de calle, lo que agrava su exclusión y alto nivel de rezago social.

Según la Ley Número 60 sobre el Sistema Estatal de Asistencia Social, una de las atribuciones del organismo público descentralizado DIF (Desarrollo Integral para la Familia) es implementar acciones para modificar y mejorar las circunstancias de las personas en estado de necesidad, desprotección o desventaja física y/o mental, hasta lograr su incorporación a una vida plena y productiva.

Hay personas que llevan meses e incluso años deambulando por la ciudad en calidad de indigentes / Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

No obstante, de acuerdo con la Dirección de Asistencia e Integración Social del DIF Estatal, esta dependencia no cuenta con registros, estadísticas o programas dirigidos a las personas en situación de calle, por lo que desconoce incluso si existen quejas derivadas de la falta de acceso a servicios básicos como la salud.

En el informe proporcionado mediante solicitud de transparencia, el organismo estatal señala que cuenta con un programa denominado “Atención a Población en Situación de Desamparo”, a través del cual brinda apoyos asistenciales a personas que no están adheridas a algún sistema de seguridad social como IMSS, ISSSTE, Pemex, entre otros.

Sin aportar cifras y características de la población beneficiada con el citado programa, el DIF estatal asegura que “todas las personas beneficiarias tuvieron acceso a los servicios de salud; sin embargo presentaron alguna dificultad económica para adquirir medicamentos, estudios, materiales para cirugías”.

De igual manera, la dependencia estatal indica que para recibir este apoyo social, los solicitantes deben “aportar” documentación como la identificación oficial con fotografía, resumen clínico, carnet de citas, CURP y estudio socioeconómico con un domicilio de referencia.

De acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda 2020, publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se estima que en Veracruz existen 15 mil 789 personas sin hogar, de las cuales 113 viven en albergues o dormitorios públicos para personas en situación de calle, 1150 personas viven en refugios, 14 mil 409 personas subsisten en locales no construidos para vivienda y 117 son personas sin vivienda, no tienen un lugar de residencia, es decir que pernoctan en lugares públicos como jardines, parques, debajo de los puentes y alcantarillas.

Bajo estas circunstancias sociales, a los que se suman el complicado proceso burocrático establecido por el organismo asistencial, las personas sin techo o en situación de calle se encuentran lejos de acceder y ejercer sus derechos, lo que recrudece su condición históricamente en desventaja, las aísla y las excluye.

Para conocer sobre los servicios de atención médica que se brindan a este grupo poblacional, se acudió a la Secretaría de Salud del Estado, la cual señaló estar imposibilitada en dar respuesta al requerimiento informativo, debido a que las bases de datos del Sistema Nacional de Información Básica en Materia de Salud (SINBA), gestionadas por la Dirección General de Información en Salud (DGIS) de la Secretaría de Salud Federal no contiene las variables “situación de calle”.

Expertos en el estudio de personas en situación de calle o sin techo, como el Copred (Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México) y el Inegi coinciden en la importancia de obtener información oficial sobre el número de personas sin hogar, que facilite a las autoridades crear programas específicos que mejoren la condiciones de vida de este grupo poblacional.

Incluso, para la realización del Censo de Población y Vivienda 2020, el Inegi reveló la dificultad que representó censar a las personas en situación de calle, principalmente porque resulta difícil llegar a ellas, además que un número considerable padece de sus facultades mentales, ya sea por consumo de drogas o por problemas de salud.

Lo anterior significa que hay personas que ya no están en condiciones de buscar ayuda o no conocen las posibilidades que tienen de recibirla.

La población sin techo

Los resultados del Censo 2020 del Inegi, correspondiente al estado de Veracruz, documenta que sólo en dos municipios, Boca del Río y Veracruz, se detectaron albergues o dormitorios públicos para personas en situación de calle, con 83 y 30 personas, respectivamente.

En 125 municipios se contabilizó una población total de 1150 personas viviendo en refugios; mientras que 97 municipios sumaron una población de 14 mil 409 personas que se alojan en techos improvisados, es decir, en locales no construidos para ser habitables; y 117 personas más fueron clasificadas como la población “sin vivienda”.

Te puede interesar: Vecinos se unen para resguardar a perritos "callejeros"

Al integrar las cifras de la población que habita en locales no construidos para habitación, en refugios y en albergues para personas de situación de calle, los tres principales municipios que resultan con mayor número de población sin hogar son Veracruz (811 personas), Xalapa (581) y Coatzacoalcos (543).

Es importante destacar que la situación de las personas sin hogar es considerada una de las formas más extremas de exclusión social, pues no se trata solamente de pobreza material, carencias sociales, sino el deseo de identidad y protección de sus derechos como vivienda, servicios sociales, salud y empleo, entre otras necesidades.

La exclusión social

Llamados “indigentes”, las personas que viven en la calle son señaladas cuando se instalan en inmuebles abandonados o espacios públicos; los restos de comida, basura y desechos en estos sitios elegidos para subsistir, los delatan.

Uno de los espacios que ha retratado la situación de las personas sin hogar, es el parque Zaragoza en la ciudad de Veracruz, donde se ha identificado la presencia de personas que cohabitan con problemas de adicción a drogas, alcoholismo y padecimientos mentales.

Una de las características de la población callejera, es la ruptura de sus vínculos sociales y familiares, en consecuencia, enfrentan la pérdida de una red de apoyo necesaria para la vida; sufren discriminación, insultos, agresiones y diversas formas de violencia que hacen de la calle un territorio hostil.

La atención brindada por parte de los DIF municipales consiste, generalmente, en dotación de alimento y estancia; sin embargo, a la fecha, no existen políticas públicas enfocadas en brindar a estas personas la oportunidad de un nuevo comienzo, un impulso para un proceso integral de recuperación personal y social.

Con información de Fabiola González | Diario de Xalapa

Nota publicada originalmente en Diario de Xalapa

Con cobijas donadas, cartones y bolsas de plásticos, personas en situación de calle hacen frente a las bajas temperaturas que se han sentido en Xalapa. Aunque durante el día, muchos de ellos deambulan por las calles buscando comida, trabajo o caridad, por la tarde noche, se instalan en los pasillos, banquetas y espacios públicos techados para dormir.

Aunque la vida en la calle ha sido difícil para ellos, las temperaturas de esta temporada invernal que en Xalapa han llegado hasta los 6 grados, ha hecho más dura la vida en las calles. Solos o en grupos, estas personas reconocen ser también víctimas de la delincuencia quienes los han despojado de documentos, ropa y hasta comida.

De acuerdo a la autoridad municipal, actualmente son 12 las personas que viven en las calles de Xalapa, aunque reconocen que se trata de una población flotante que es difícil de contabilizar.Y es que, aunque hay personas que llevan meses e incluso años deambulando por la ciudad en calidad de indigentes, otros más aparecen por algunos días y después dejan de formar parte del paisaje urbano.

“No es fácil estar aquí tirado en la calle”

Desde hace más de un año, Jesús Ruíz ha hecho de la calle su hogar. En la esquina de Enríquez y callejón de Rosas, justo enfrente del palacio municipal de Xalapa, el hombre come, vive y duerme.

Originario del estado de Tabasco, Jesús cuenta que llegó a Xalapa hace tres años cuando regresaba de Monterrey en donde trabajó un tiempo. En su paso por la capital veracruzana logró conseguir un trabajo cuidando una granja sin embargo, el impacto económico de la pandemia de Covid-19 lo dejó sin trabajo.

Tras buscar sin suerte otro empleo tomó la decisión de vivir en la banqueta de Enríquez y pedir a la ciudadanía su apoyo para conseguir trabajo. Luego de un año ha logrado sobrevivir con la caridad de la gente, tanto la que le deja algunas monedas en su sombrero como la que llega con ropa, comida, cobijas o zapatos para hacer más llevadera la espera. Del trabajo aún nada.

“Solicito trabajo. Pandemia me dejó en la calle. Vivo pobreza extrema. No tengo nada. Verdadero hijo de Dios, ayúdame, necesito de ti. Ayúdame”, se lee en un letrero de cartón que tiene a su lado.

Con 58 años, asegura que se siente muy joven para obtener una pensión por parte del Gobierno Federal pero muy viejo para conseguir un trabajo formal. Y es que, explica que aunque sabe de carpintería, jardinería y pintura, no ha podido lograr un empleo que le asegure ingresos para pagar una vivienda, comida y sustento. “No hay planes para las personas pobres ni apoyos (...) yo vivo en la calle pero no soy un delincuente, soy gente honrada y de trabajo. Yo quiero salir adelante en la vida, solo necesito un empujoncito que me den ”, expone.

Cuenta que la vida en la calle es muy dura, ya que quienes duermen a la intemperie tienen que mantenerse alertas durante el día y la noche ya que a pesar de no tener casi nada, son víctimas de la delincuencia y la inseguridad. “Aquí te roban todo, hasta lo poco que se consigue con caridad te quitan los delincuentes. Nos tenemos que cuidar entre todos porque una vez que te duermes te quitan hasta la comida y la coquita que tienes aquí”.

Explica que a las dificultades de vivir en la calle, en estos primeros meses del año se han sumado los intensos fríos que se han sentido en Xalapa. Con un par de cobijas, una chamarra de mezclilla y un rompevientos ha logrado hacerle frente a las temperaturas de 6 grados que se han presentado en los últimos días. “Estamos muriéndonos de frío (..) no es fácil estar aquí tirado con lluvia, con aire y con ese frío que cala los huesos”.

Sin familia, el hombre cuenta que lo único que pide a la población es respeto a sus derechos humanos ya que además de la pobreza, ha tenido que enfrentar la discriminación de quienes los consideran delincuentes por vivir en la calle. Señaló que quienes quieran hacer más que eso, pueden compartir un poco de lo que tienen con quienes más lo necesitan y en su caso específico, pidió la oportunidad de un trabajo que le permita salir adelante.

Hay 12 personas viviendo en las calles de Xalapa

Luis Sardiña Salgado, director de Protección Civil (PC) de Xalapa, dio a conocer que aunque no se tiene un registro exacto del número de personas que viven en las calles de la ciudad, a través de los recorridos de la dependencia han ubicado un total de 12 hombres, mayores de edad y sin discapacidades evidentes que pernoctan en diversos puntos. “Posiblemente haya más pero no los hemos observado, ni nos los han reportado”, precisa.

En entrevista, reconoce que la dependencia se ha acercado a todos ellos para ofrecerles diversas ayudas. Precisó que, de este universo, cinco personas no aceptaron ser reubicados al albergue por lo que se respetaron sus derechos humanos y se les brindaron apoyos en alimentos.

Sardiña Salgado dio a conocer que en coordinación con la autoridad estatal y las organizaciones altruistas se logró poner a la disposición de estas personas un albergue ubicado en la colonia Predio de la virgen en donde se les brinda comida y bebidas calientes además del espacio donde dormir.

Cuestionado sobre las publicaciones que se han realizado a través de las redes sociales en donde se ha advertido de la presencia de personas en situación de calle a la intemperie en las noches más frías del año, el funcionario municipal dio a conocer que Protección Civil ha respondido a todas estas llamadas.

Dio a conocer que aunque algunas sí se han atendido, otras han resultado falsas o poco precisas. “Nos reportaron por ejemplo a una familia en el centro y nosotros estuvimos haciendo guardias dos días para verlos, las 24 horas estuvimos atentos, pero no encontramos a nadie (...) hay algunas que han sido falsas pero eso no quita que los tres turnos estemos atentos a estas publicaciones”, expone.

Finalmente, respecto a la procedencia de estas personas o la posibilidad de que se trate de personas que puedan estar siendo buscadas por sus familiares; Luis Sardiña hizo un llamado a la Comisión Estatal de Búsqueda a fin de que estos puedan proporcionarle a la dirección una lista de sus fichas de desaparecidos a fin de que se pueda trabajar de manera coordinada. “Nos deberían de dar los nombres para que cada vez que encontremos a un indigente preguntarle sus nombres o fijarnos en sus rasgos y sería algo muy oportuno poderles decir si encontramos a alguien que esté en calidad de desaparecido”.

Veracruz sin programas para garantizar derechos de población sin hogar

En Veracruz no existen programas gubernamentales para garantizar los derechos básicos de la población sin hogar o en situación de calle, lo que agrava su exclusión y alto nivel de rezago social.

Según la Ley Número 60 sobre el Sistema Estatal de Asistencia Social, una de las atribuciones del organismo público descentralizado DIF (Desarrollo Integral para la Familia) es implementar acciones para modificar y mejorar las circunstancias de las personas en estado de necesidad, desprotección o desventaja física y/o mental, hasta lograr su incorporación a una vida plena y productiva.

Hay personas que llevan meses e incluso años deambulando por la ciudad en calidad de indigentes / Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

No obstante, de acuerdo con la Dirección de Asistencia e Integración Social del DIF Estatal, esta dependencia no cuenta con registros, estadísticas o programas dirigidos a las personas en situación de calle, por lo que desconoce incluso si existen quejas derivadas de la falta de acceso a servicios básicos como la salud.

En el informe proporcionado mediante solicitud de transparencia, el organismo estatal señala que cuenta con un programa denominado “Atención a Población en Situación de Desamparo”, a través del cual brinda apoyos asistenciales a personas que no están adheridas a algún sistema de seguridad social como IMSS, ISSSTE, Pemex, entre otros.

Sin aportar cifras y características de la población beneficiada con el citado programa, el DIF estatal asegura que “todas las personas beneficiarias tuvieron acceso a los servicios de salud; sin embargo presentaron alguna dificultad económica para adquirir medicamentos, estudios, materiales para cirugías”.

De igual manera, la dependencia estatal indica que para recibir este apoyo social, los solicitantes deben “aportar” documentación como la identificación oficial con fotografía, resumen clínico, carnet de citas, CURP y estudio socioeconómico con un domicilio de referencia.

De acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda 2020, publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se estima que en Veracruz existen 15 mil 789 personas sin hogar, de las cuales 113 viven en albergues o dormitorios públicos para personas en situación de calle, 1150 personas viven en refugios, 14 mil 409 personas subsisten en locales no construidos para vivienda y 117 son personas sin vivienda, no tienen un lugar de residencia, es decir que pernoctan en lugares públicos como jardines, parques, debajo de los puentes y alcantarillas.

Bajo estas circunstancias sociales, a los que se suman el complicado proceso burocrático establecido por el organismo asistencial, las personas sin techo o en situación de calle se encuentran lejos de acceder y ejercer sus derechos, lo que recrudece su condición históricamente en desventaja, las aísla y las excluye.

Para conocer sobre los servicios de atención médica que se brindan a este grupo poblacional, se acudió a la Secretaría de Salud del Estado, la cual señaló estar imposibilitada en dar respuesta al requerimiento informativo, debido a que las bases de datos del Sistema Nacional de Información Básica en Materia de Salud (SINBA), gestionadas por la Dirección General de Información en Salud (DGIS) de la Secretaría de Salud Federal no contiene las variables “situación de calle”.

Expertos en el estudio de personas en situación de calle o sin techo, como el Copred (Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México) y el Inegi coinciden en la importancia de obtener información oficial sobre el número de personas sin hogar, que facilite a las autoridades crear programas específicos que mejoren la condiciones de vida de este grupo poblacional.

Incluso, para la realización del Censo de Población y Vivienda 2020, el Inegi reveló la dificultad que representó censar a las personas en situación de calle, principalmente porque resulta difícil llegar a ellas, además que un número considerable padece de sus facultades mentales, ya sea por consumo de drogas o por problemas de salud.

Lo anterior significa que hay personas que ya no están en condiciones de buscar ayuda o no conocen las posibilidades que tienen de recibirla.

La población sin techo

Los resultados del Censo 2020 del Inegi, correspondiente al estado de Veracruz, documenta que sólo en dos municipios, Boca del Río y Veracruz, se detectaron albergues o dormitorios públicos para personas en situación de calle, con 83 y 30 personas, respectivamente.

En 125 municipios se contabilizó una población total de 1150 personas viviendo en refugios; mientras que 97 municipios sumaron una población de 14 mil 409 personas que se alojan en techos improvisados, es decir, en locales no construidos para ser habitables; y 117 personas más fueron clasificadas como la población “sin vivienda”.

Te puede interesar: Vecinos se unen para resguardar a perritos "callejeros"

Al integrar las cifras de la población que habita en locales no construidos para habitación, en refugios y en albergues para personas de situación de calle, los tres principales municipios que resultan con mayor número de población sin hogar son Veracruz (811 personas), Xalapa (581) y Coatzacoalcos (543).

Es importante destacar que la situación de las personas sin hogar es considerada una de las formas más extremas de exclusión social, pues no se trata solamente de pobreza material, carencias sociales, sino el deseo de identidad y protección de sus derechos como vivienda, servicios sociales, salud y empleo, entre otras necesidades.

La exclusión social

Llamados “indigentes”, las personas que viven en la calle son señaladas cuando se instalan en inmuebles abandonados o espacios públicos; los restos de comida, basura y desechos en estos sitios elegidos para subsistir, los delatan.

Uno de los espacios que ha retratado la situación de las personas sin hogar, es el parque Zaragoza en la ciudad de Veracruz, donde se ha identificado la presencia de personas que cohabitan con problemas de adicción a drogas, alcoholismo y padecimientos mentales.

Una de las características de la población callejera, es la ruptura de sus vínculos sociales y familiares, en consecuencia, enfrentan la pérdida de una red de apoyo necesaria para la vida; sufren discriminación, insultos, agresiones y diversas formas de violencia que hacen de la calle un territorio hostil.

La atención brindada por parte de los DIF municipales consiste, generalmente, en dotación de alimento y estancia; sin embargo, a la fecha, no existen políticas públicas enfocadas en brindar a estas personas la oportunidad de un nuevo comienzo, un impulso para un proceso integral de recuperación personal y social.

Con información de Fabiola González | Diario de Xalapa

Nota publicada originalmente en Diario de Xalapa

Turismo

¿Se acerca un día lluvioso? Toma un rico café representativo de Córdoba

En Typica, Leonora, Rococó o tu cafetería preferida, cuando hay un día lluvioso en Córdoba siempre es un buen pretexto para tomar café

Local

Taxistas demandan seguridad durante Carnaval de Veracruz

Taxistas piden seguridad ante la llegada de la temporada de Carnaval de Veracruz para prevenir los asaltos

Local

¿Sabes cuándo empieza la vacunación para niños en Veracruz?, ya hay fecha

Manuel Huerta pidió a la población que siga registrando a sus menores en la plataforma oficial para recibir la vacuna contra Covid-19

En el ring

Canelo Álvarez se reencontró con la madre de su primera hija: esta fue la razón

Saúl Canelo Álvarez reventó las redes sociales, luego de que apareciera en una foto con su ex de la adolescencia

Automotriz

Honda HR-V 2023 presenta una evolución radical

La segunda generación llega como un SUV compacto refinado, diseño más expresivo, con más espacio interior y buen desempeño

Automotriz

KIA Niro 2023, un modelo que sorprende

La firma surcoreana presentó una nueva ejecución de su exitoso híbrido; ofrece un consumo moderado de combustible, sin sacrificar dinamismo en el manejo

Virales

Hombre se defiende de cocodrilo ¡A sartenazos! [Video]

El cocodrilo al que golpeó se llama Fred, un animal salvaje que él mismo ha alimentado desde hace 15 años

Gossip

Dulce reacciona al feminicidio de Yrma Lydya: 'Tenía toda su vida por delante'

La cantante Dulce confirmó el deceso de Yrma a manos de su pareja sentimental y lamentó la noticia desde la ciudad de Los Ángeles

Doble Vía

Tras perder suscriptores, Netflix será más barato, pero tendrá anuncios

“Tenemos mucha escala, rentabilidad y flujo de efectivo libre para continuar haciendo crecer este negocio”, señaló Ted Sarandos