imagotipo

Marchan periodistas para exigir alto a los crímenes

  • Tomás Contreras García
  • en Local

Córdoba, Ver. (OEM-Informex).- De manera simultánea, en varios municipios de Veracruz y en otras entidades del país, comunicadores de medios impresos, televisivos, de la radio y cibernéticos, realizaron pacíficas marchas en protesta por los atentados y crímenes contra periodistas. Y, solicitaron a las autoridades se detenga esta creciente de asesinatos, pues tan sólo en este año ya van seis.

Anoche, poco antes de las 20:00 horas, por céntricas calles caminaron reporteros de los diversos medios de comunicación, luego de haberse congregado frente al palacio municipal de Córdoba.

“Informar No es un Crimen”, “No nos Callarán”, “Periodismo No se escribe con Sangre”, “No se Mata la Verdad Matando Periodistas”, son algunas de las leyendas que se observó en cartulinas que mostraron reporteros en su silencioso caminar.

El grupo de comunicadores transitó por la Avenida 3 hasta la Calle 11 para enfilar rumbo a la Fiscalía donde por unos minutos se apostaron. No hubo discursos, no hubo gritos, nada. La intención fue hacer saber a la ciudadanía y autoridades el enojo que existe porque con balas se trata de bloquear la libertad de expresión. El retorno al palacio fue igual, silencioso.

Y es que los ataques a la Prensa en este año han ido en aumento. El 2 de marzo mataron a Cecilio Pineda Brito, del estado de Guerrero. El 19 de ese mismo mes acribillaron a Ricardo Monluí Cabrera, en Yanga.

Miroslava Breach, reportera de La Jornada fue asesinada cuatro días después frente a su casa, en Chihuahua. Maximino Rodríguez, periodista de un medio local de Baja California Sur fue ultimado el 14 de abril, en La Paz.

El 2 de mayo tocó al reportero Filiberto Álvarez, que laboraba en una radio de Morelos. Y, el pasado 15 de este mes ejecutaron a Javier Valdez Cárdenas, en Culiacán; fue corresponsal de La Jornada y cofundador del semanario RíoDoce. Destacó por escribir novelas y libros con temas relacionados al narcotráfico.

De acuerdo a datos proporcionados por la Fiscalía que lleva estos casos, del 2000 al 2017 se han consumado 114 asesinatos de periodistas. Hoy los comunicadores dicen “Nos están Matando”. “¡Prensa¡, No Disparen”. Y surgen las interrogantes, “dónde está la Libertad de Expresión”, porque ante tantos atentados surge la obligada pregunta “¿quién será el próximo?”.

Porque hoy no se pretende ser alarmista. La realidad que se vive en nuestro país se conoce en todo el mundo. Ya se difunde que organismos internacionales consideran a México como el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo, después de Siria. Y eso sí preocupa a toda la sociedad mexicana.