imagotipo

No me allano… por el momento: Duarte

  • El Sol de Córdoba
  • en Local

CARLOS LARA / ENVIADO

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala. (OEM-Informex).- El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, se reservó su derecho a allanarse de la extradición a México para responder penalmente por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita que se le imputan. Lo anterior a fin de que su defensa conozca las pruebas que las autoridades ministeriales tienen en su contra por presuntos delitos federales y así sus abogados puedan diseñar una estrategia de defensa más sólida.

Por lo que estará formalmente detenido en el Penal de Matamoros de esta ciudad, en espera de que la cancillería mexicana envíe la solicitud de extradición.

Duarte de Ochoa explicó que se acoge a esta medida solo por el momento, pero que la decisión no es definitiva  “no significa que –más adelante- no lo vaya hacer”.

Durante las tres horas que duró su audiencia en la Sala 1 del Tribunal Quinto de Sentencia Penal, el ex mandatario estatal permaneció atento a lo que el magistrado César Adán García Cuc le decía sobre sus derechos. Pero mostró su disgusto por la presencia de representantes de medios de comunicación.

Esposado de las manos, con una camisa a cuadros, pantalón de mezclilla y zapatos café; el veracruzano reveló que desde hace seis meses vive en Guatemala, tras librarse una orden de aprehensión. Duarte de Ochoa nunca dejó de tomar agua. La marca era “Evian”.

Durante la audiencia se conoció que el guatemalteco Oscar Patzan, quien es un litigante especializado en temas de migración y deportaciones, y con él, Pablo Compuzano de la Mora, quien solo fungirá como observador, son parte de su equipo de defensa. Compuzano forma parte del equipo de abogados que llevan el caso de la maestra Elba Esther Gordillo.

“Me reservo este derecho hasta que llegue la solicitud formal de extradición y una vez siendo evaluada por la defensoría que está a cargo de este caso y pueda determinar el que me pueda allanar “, expresó Duarte de Ochoa.

En la audiencia se le dejó claro que quedaba formalmente detenido en el Centro Preventivo para Hombres y Mujeres “Matamoros Zona 1”.

El Gobierno federal mexicano tiene 60 días naturales para formalizar la petición de extradición, por lo que en caso de no cumplir en ese lapso de tiempo, terminarían las acciones en contra del veracruzano.

SU FAMILIA SE HABRÍA TRASLADADO A COLOMBIA

Según fuentes del Servicio de Migración guatemalteco, consultadas por El Sol de México, la esposa de Duarte, Karime Macías Tubilla, y sus hijos salieron de Guatemala con destino a Colombia, cuatro días después de la detención de Javier Duarte de Ochoa.

Se pudo saber que Macías Tubilla, sus hijos, así como hermana y el marido de ésta, salieron en un avión con destino al país sudamericano.

En un mensaje enviado a petición de este diario, personal de migración detalló que “de los registros que tenemos es que a las 21:00 horas de ayer arribaron a la ciudad de Colombia Mónica Macías y Armando Rodríguez, que estaban en la lista de ocho personas que llegaron a Guatemala el 14 de abril pasado y cuya presencia facilitó la aprehensión del señor Duarte”, confiaron las autoridades migratorias.

Aunado a esto: “le puedo confirmar que también salió la esposa del señor Javier Duarte al mismo país de destino, Colombia. Con ella iban tres menores de edad”, resaltaron.

Karime Macías de Duarte se encontraba junto a su marido en el momento de su detención en el exclusivo destino turístico de Panajachel. Hasta ahora, las autoridades mexicanas no le han fincado alguna orden de aprehensión o responsabilidad en el caso del desvío de recursos públicos para sus fines.