/ domingo 13 de octubre de 2019

Sobrevivió al cáncer, tras varios años de sufrimiento y tratamientos

Candelaria Hernández fue detectada con cáncer de ovario hace 18 años y desde esa fecha se enfrentó con esta terrible enfermedad

Xalapa, Ver.-“Mi reacción cuando me dijeron que me quitarían el seno fue llorar, yo no quería, le pedí, le supliqué al doctor que no me lo quitara, pero no había de otra. Era mi vida y ni modo”, dice entre lágrimas Candelaria Hernández Hernández.

Sentada en un pequeño comedor, con una playera color rosa y un listón del mismo color en la parte izquierda de su pecho, recuerda a sus 49 años, que hace 18 años, fue detectada con cáncer de ovario y lo primero que pensó fue en la muerte. “Lo primero que se me vino a la mente fue muerte; dije ya me voy a morir, pero hubo personas que me dijeron que mi cáncer estaba en etapa uno y había posibilidades de que fuera tratado”.

Estuvo en tratamiento por cuatro años y fue dada de alta, pero a los ocho meses de ello empezó con problemas en la matriz. Le encontraron miomas que estaban “contaminados”, por lo que requirió también de una operación. “Me operaron, no me quitaron el ovario ni la matriz“, sin embargo, estuvo en tratamiento durante siete años, un tiempo con médicos particulares y después en el Centro Estatal de Cancerología “Dr. Miguel Dorantes Mesa”.

A los tres meses que fue dada de alta por el cáncer de matriz, en 2015, empezó con malestares en sus senos por fibrosis quística. Estuvo en tratamiento por dos años y aunque todo iba bien, según los médicos, a los meses comenzó a sentir un dolor inusual en su mama izquierda que se inflamaba y se ponía roja y después su pezón se empezó a sumir. A través de una biopsia se dieron cuenta que tenía un tumor cancerígeno.

El doctor me dijo: ya te tenemos programada para el 6 de agosto una cirugía, tenemos que quitar ganglios y el seno porque los doctores pensaban que ya se había invadido la mitad de mi cuerpo. Le pregunté si era muy necesario quitarme el seno y me dijo que sí. Yo no quería pero me dijeron que no había de otra, me mandaron al psicólogo y para mí como mujer fue lo más drástico el que me quitaran el seno”.

¿Cómo voy a ser como mujer, cómo me voy a ver, qué va a pasar de ahora en adelante que ya no tengo un seno?, mi vida ya no va a ser normal, se cuestionaba Candelaria.

Foto: René Corrales

Y es que sabía de mujeres a quienes sus maridos habían abandonado luego de perder un seno. “Yo tenía miedo a muchas cosas y tenía muchas preguntas”.

Fue difícil aceptarme sin un seno, difícil los tratamientos, me dieron seis quimioterapias. Del cáncer yo puedo decir que lo más difícil y fuerte como pacientes son las quimioterapias, nos destruyen, nos acaban, pero aquí estoy, de pie y le doy gracias a Dios porque estoy aquí, me veo bien, me siento bien y hasta hoy llevo todavía mis tratamientos”.

Candelaria necesita una prótesis de mama que no ha podido adquirir por falta de recursos, pues el no tener un seno provoca un desequilibrio y dolor en su espalda. El precio de ésta es de cerca de 2 mil 800 pesos y son muchas las mujeres quienes no pueden costearla.

El cáncer le cambió la vida, ahora ya no puede trabajar, cocinar, ni hacer cosas pesadas, puesto que es doloroso por la cirugía que tuvo. Pese a ello, se limpia las lágrimas y se dice fuerte y optimista.

Yo trabajaba en un restaurante, era trabajo estable y ahora sólo voy a limpiar dos casas, algo que hago a escondidas del doctor porque sigo en tratamiento y no puedo trabajar hasta que el doctor me dé de alta, pero cómo le hago para sobrevivir”.

Sus hijos ahora son mayores, tienen su propia familia y aunque le han brindado apoyo emocional, no cuentan con los recursos para ayudarle. Su esposo es albañil y aunque para toda la familia su enfermedad fue un fuerte golpe, no la han dejado sola.

Ya sabían que estaba en tratamiento, pero lo del seno fue un golpe durísimo para toda la familia. Mi papá, mi esposo y mis hijos estuvieron al pendiente conmigo, no con dinero porque van al día también, pero estuvieron muy pendientes. Fue muy duro para la familia verme sin una parte de mi cuerpo, llevar los tratamientos, quedarme sin cabello, la reacción de la quimio, fueron muchas cosas muy fuertes”.

Su esposo la atendió, la cuidó, la bañaba y ayudaba en todo en los peores momentos. Llevan seis años juntos y ha sido una gran fortaleza.

Foto: David Bello

Hay que tener mucho valor y mucha fortaleza porque no todas lo soportamos, no todas lo aceptamos, habemos mujeres con cáncer que cuando nos dicen tiene cáncer y te vamos a quitar algo, se mueren de depresión, no soportan estar sin una parte de su cuerpo”.

Cande todos los días le pide a Dios para que le ayude, para que le dé fuerza de enfrentar su situación. Ya no puede usar blusas con escote, lucir algún vestido o prendas que le gustaban. Ahora solo usa blusas cerradas para que no se note que le quitaron una parte de ella.

“Nosotras siempre que nos arreglamos, vamos al espejo y lo primero que vemos son lo senos. Imagínate cómo te ves en el espejo que te falta una parte de tu cuerpo, que ya no estás completa. Yo sé que para Dios, para mi esposo y mi familia y para mí estoy completa, pero esta parte cuesta y duele mucho”.

En este momento es parte de Grupo Recuperación Total “RETO”, ubicada en la calle Dique número 6, conformada por mujeres sobrevivientes de cáncer, quienes todos los lunes se reúnen para dar testimonio, pláticas y algunos apoyos como pelucas, gorros o mascadas, pero sobre todo emocional.

Me uní al grupo, no recibimos dinero, nos apoyan con ropa, zapatos, y de lo que vamos vendiendo vamos comprando pelucas, mascadas, gorros, y ahora estamos trabajando para reunir dinero y ver la posibilidad de que se puedan comprar prótesis. Le pedimos apoyo al presidente (Hipólito Rodríguez) y no nos apoyó, le pedimos un espacio para hacer un torneo de ajedrez y dijo que no”.

Sin embargo, hubo gente que sí les ayudó y por ello, el próximo 20 de octubre habrá un torneo de ajedrez titulado “Dándole Jaque Mate al cáncer de mama”, en el Restaurante Casino Jalapeño y el 25% de lo recaudado les será donado para prótesis de mama. Actualmente hay más de 100 mujeres en espera de una.

Estar ahí me ha ayudado mucho porque a pesar de que me duele, yo sé que es difícil pero no imposible y yo sé que poco a poco y saliendo y apoyando a otras mujeres en pláticas es mejor. Yo los lunes a las 10:30 voy al Cecan, voy a dar testimonio de mi vida, apoyo emocional y espiritual, platico con las mujeres que están en quimio y les digo que como me ven se pueden ver ellas”.

Foto: René Corrales

Así, aprovecha para decirles a las mujeres que no se descuiden, que acudan al médico al primer malestar y que se autoexploren, esto es fundamental para una detección oportuna.

Candelaria, ya más serena pero con mucha impotencia, cuestiona el que desde la Federación haya programas como Jóvenes Construyendo el Futuro y pensiones para adultos mayores y que no haya ningún tipo de apoyo para las mujeres con cáncer, pese a que esa enfermedad las deja sin poder trabajar y en total indefensión, pero también sin ningún tipo de respaldo de ningún gobierno.

Xalapa, Ver.-“Mi reacción cuando me dijeron que me quitarían el seno fue llorar, yo no quería, le pedí, le supliqué al doctor que no me lo quitara, pero no había de otra. Era mi vida y ni modo”, dice entre lágrimas Candelaria Hernández Hernández.

Sentada en un pequeño comedor, con una playera color rosa y un listón del mismo color en la parte izquierda de su pecho, recuerda a sus 49 años, que hace 18 años, fue detectada con cáncer de ovario y lo primero que pensó fue en la muerte. “Lo primero que se me vino a la mente fue muerte; dije ya me voy a morir, pero hubo personas que me dijeron que mi cáncer estaba en etapa uno y había posibilidades de que fuera tratado”.

Estuvo en tratamiento por cuatro años y fue dada de alta, pero a los ocho meses de ello empezó con problemas en la matriz. Le encontraron miomas que estaban “contaminados”, por lo que requirió también de una operación. “Me operaron, no me quitaron el ovario ni la matriz“, sin embargo, estuvo en tratamiento durante siete años, un tiempo con médicos particulares y después en el Centro Estatal de Cancerología “Dr. Miguel Dorantes Mesa”.

A los tres meses que fue dada de alta por el cáncer de matriz, en 2015, empezó con malestares en sus senos por fibrosis quística. Estuvo en tratamiento por dos años y aunque todo iba bien, según los médicos, a los meses comenzó a sentir un dolor inusual en su mama izquierda que se inflamaba y se ponía roja y después su pezón se empezó a sumir. A través de una biopsia se dieron cuenta que tenía un tumor cancerígeno.

El doctor me dijo: ya te tenemos programada para el 6 de agosto una cirugía, tenemos que quitar ganglios y el seno porque los doctores pensaban que ya se había invadido la mitad de mi cuerpo. Le pregunté si era muy necesario quitarme el seno y me dijo que sí. Yo no quería pero me dijeron que no había de otra, me mandaron al psicólogo y para mí como mujer fue lo más drástico el que me quitaran el seno”.

¿Cómo voy a ser como mujer, cómo me voy a ver, qué va a pasar de ahora en adelante que ya no tengo un seno?, mi vida ya no va a ser normal, se cuestionaba Candelaria.

Foto: René Corrales

Y es que sabía de mujeres a quienes sus maridos habían abandonado luego de perder un seno. “Yo tenía miedo a muchas cosas y tenía muchas preguntas”.

Fue difícil aceptarme sin un seno, difícil los tratamientos, me dieron seis quimioterapias. Del cáncer yo puedo decir que lo más difícil y fuerte como pacientes son las quimioterapias, nos destruyen, nos acaban, pero aquí estoy, de pie y le doy gracias a Dios porque estoy aquí, me veo bien, me siento bien y hasta hoy llevo todavía mis tratamientos”.

Candelaria necesita una prótesis de mama que no ha podido adquirir por falta de recursos, pues el no tener un seno provoca un desequilibrio y dolor en su espalda. El precio de ésta es de cerca de 2 mil 800 pesos y son muchas las mujeres quienes no pueden costearla.

El cáncer le cambió la vida, ahora ya no puede trabajar, cocinar, ni hacer cosas pesadas, puesto que es doloroso por la cirugía que tuvo. Pese a ello, se limpia las lágrimas y se dice fuerte y optimista.

Yo trabajaba en un restaurante, era trabajo estable y ahora sólo voy a limpiar dos casas, algo que hago a escondidas del doctor porque sigo en tratamiento y no puedo trabajar hasta que el doctor me dé de alta, pero cómo le hago para sobrevivir”.

Sus hijos ahora son mayores, tienen su propia familia y aunque le han brindado apoyo emocional, no cuentan con los recursos para ayudarle. Su esposo es albañil y aunque para toda la familia su enfermedad fue un fuerte golpe, no la han dejado sola.

Ya sabían que estaba en tratamiento, pero lo del seno fue un golpe durísimo para toda la familia. Mi papá, mi esposo y mis hijos estuvieron al pendiente conmigo, no con dinero porque van al día también, pero estuvieron muy pendientes. Fue muy duro para la familia verme sin una parte de mi cuerpo, llevar los tratamientos, quedarme sin cabello, la reacción de la quimio, fueron muchas cosas muy fuertes”.

Su esposo la atendió, la cuidó, la bañaba y ayudaba en todo en los peores momentos. Llevan seis años juntos y ha sido una gran fortaleza.

Foto: David Bello

Hay que tener mucho valor y mucha fortaleza porque no todas lo soportamos, no todas lo aceptamos, habemos mujeres con cáncer que cuando nos dicen tiene cáncer y te vamos a quitar algo, se mueren de depresión, no soportan estar sin una parte de su cuerpo”.

Cande todos los días le pide a Dios para que le ayude, para que le dé fuerza de enfrentar su situación. Ya no puede usar blusas con escote, lucir algún vestido o prendas que le gustaban. Ahora solo usa blusas cerradas para que no se note que le quitaron una parte de ella.

“Nosotras siempre que nos arreglamos, vamos al espejo y lo primero que vemos son lo senos. Imagínate cómo te ves en el espejo que te falta una parte de tu cuerpo, que ya no estás completa. Yo sé que para Dios, para mi esposo y mi familia y para mí estoy completa, pero esta parte cuesta y duele mucho”.

En este momento es parte de Grupo Recuperación Total “RETO”, ubicada en la calle Dique número 6, conformada por mujeres sobrevivientes de cáncer, quienes todos los lunes se reúnen para dar testimonio, pláticas y algunos apoyos como pelucas, gorros o mascadas, pero sobre todo emocional.

Me uní al grupo, no recibimos dinero, nos apoyan con ropa, zapatos, y de lo que vamos vendiendo vamos comprando pelucas, mascadas, gorros, y ahora estamos trabajando para reunir dinero y ver la posibilidad de que se puedan comprar prótesis. Le pedimos apoyo al presidente (Hipólito Rodríguez) y no nos apoyó, le pedimos un espacio para hacer un torneo de ajedrez y dijo que no”.

Sin embargo, hubo gente que sí les ayudó y por ello, el próximo 20 de octubre habrá un torneo de ajedrez titulado “Dándole Jaque Mate al cáncer de mama”, en el Restaurante Casino Jalapeño y el 25% de lo recaudado les será donado para prótesis de mama. Actualmente hay más de 100 mujeres en espera de una.

Estar ahí me ha ayudado mucho porque a pesar de que me duele, yo sé que es difícil pero no imposible y yo sé que poco a poco y saliendo y apoyando a otras mujeres en pláticas es mejor. Yo los lunes a las 10:30 voy al Cecan, voy a dar testimonio de mi vida, apoyo emocional y espiritual, platico con las mujeres que están en quimio y les digo que como me ven se pueden ver ellas”.

Foto: René Corrales

Así, aprovecha para decirles a las mujeres que no se descuiden, que acudan al médico al primer malestar y que se autoexploren, esto es fundamental para una detección oportuna.

Candelaria, ya más serena pero con mucha impotencia, cuestiona el que desde la Federación haya programas como Jóvenes Construyendo el Futuro y pensiones para adultos mayores y que no haya ningún tipo de apoyo para las mujeres con cáncer, pese a que esa enfermedad las deja sin poder trabajar y en total indefensión, pero también sin ningún tipo de respaldo de ningún gobierno.

Local

Un huevo llega a 4 pesos en tiendas veracruzanas, ¿Habrá escasez?

El precio del huevo por cono o caja casi se ha duplicado en las últimas semanas

Local

¿Cuánto es lo observado por la ASF al gobierno de Veracruz?

Se determinó que el Gobierno de Veracruz tuvo observaciones por 15 millones 694.3 mil pesos

Policiaca

Accidente en fraccionamiento de Córdoba deja 3 heridos, ¿Cuál es su estado de salud?

Hubo cierre a la circulación en el cruce de avenida 17 y calle 4 de Córdoba, por el accidente donde tres personas resultaron lesionadas

Sociedad

Transportistas suben sin autorización 3 pesos a tarifa; Samuel García advierte que requisará rutas

A través de un video en redes sociales, dijo que es un aumento ilegal e injustificado de las tarifas y calificó de “canallas” a los empresarios

Gossip

Anna Ferro revela de qué murió Fernando del Solar

Este viernes, Anna Ferro confesó ante los medios de qué murió su esposo Fernando del Solar

Sociedad

Hallan cuatro muertos y un helicóptero en llamas en San Luis Potosí

La aeronave que brindaba servicios turísticos, no fue derribada, si no que presumiblemente fue incendiada en el sitio. Ahí mismo dejaron los cuerpos. Todo ocurrió en Tamasopo

Doble Vía

Cueva del Diablo: la gruta en Veracruz que buscan curiosos para 'obtener poder'

Desde 1946 se realizan ritos presuntamente satánicos, sacrificios de animales y pactos en la Cueva del Diablo

Sociedad

Agreden con cuchillo a periodista Susana Carreño en Puerto Vallarta, Jalisco

La comunicadora se reporta grave y con pronóstico reservado tras ser atacada en un presunto asalto

Mundo

Presidente paraguayo acusa de terrorista a tripulación de avión retenido en Argentina

El avión se encuentra bajo una investigación judicial, al igual que su tripulación integrada por 14 venezolanos y cinco iraníes