/ martes 12 de febrero de 2019

El Chapo y el juicio del siglo, mejor que una narcoserie

Los propios socios dieron la estocada final a Guzmán Loera

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

Local

Cordobesas recrean performance feminista; exigen justicia

Veracruz es uno de los estados más violentos contra la mujer, pues en enero a octubre se suman 153 feminicidios, casi el 20 por ciento de la cifra nacional

Policiaca

Vecinos "pasean" amarrados a hermanos que sorprendieron robando

Los fotografiaron con los aparatos que pretendían robarse y posteriormente los pasearon amarrados por las calles del fraccionamiento para que se avergonzaran de sus fechorías

Local

El Código de Córdoba, oculto en la fachada del Palacio Municipal

El ingeniero agrónomo zootecnista Ernesto Rivera Pernia nos presenta su investigación de este y otros secretos y datos históricos de la ciudad de los 30 Caballeros.

Cultura

Nota del Diario de Xalapa convertida en obra de arte

La idea de intervenir la nota "Bosques en Zoncuantla, una maravillosa diversidad" surgió por hacer algo similar a lo que realiza un familiar de su maestra

Local

Veracruzanos denuncian cobros excesivos por parte de la CFE

Los ciudadanos se quejan de que la CFE colocó unas especies de lectores en la mufa o en la base de medidores, sin que se tenga la certeza de lo que realmente se consume

Sociedad

Huachicol, un cáncer para la tierra fértil

Se han contabilizado cientos de derrames en cultivos, sin embargo, autoridades estatales y federales hacen caso omiso

Sociedad

Indígenas no pedimos el Tren Maya: Concejo de Las Abejas de Acteal

Señalan que su construcción impactará de manera negativa no sólo a las comunidades por donde pasará sino a otras cercanas

Política

Sin licitación, 77% de las compras de AMLO

El IMCO reportó que en la actual administración, 8 de cada 10 contratos se otorgaron por adjudicación directa

Finanzas

Banco del Bienestar gasta 274 mdp en seguridad

La institución incrementó 10 veces el presupuesto para vigilar las instalaciones donde se realiza la dispersión de programas sociales