/ jueves 10 de septiembre de 2020

Plasma sanguíneo, la esperanza de los egipcios frente al Covid

El país africano promueve la donación del líquido de pacientes curados para tratar a enfermos

El tratamiento del nuevo coronavirus con plasma representa un "rayo de esperanza" en Egipto, un país de 100 millones de habitantes con un sistema de salud frágil y que quiere estimular las donaciones de sangre, las cuales suelen ser escasas.

"El coronavirus es uno de esos virus que no tienen libros de texto (...) estamos luchando contra un enemigo desconocido, por lo que cualquier forma de tratamiento es un rayo de esperanza al que debemos aferrarnos", explicó Ihab Serageldin, director del Centro Nacional de Transfusión de Sangre en Egipto.

Cuando una persona contrae el Covid-19, su cuerpo produce anticuerpos para combatir el virus que se concentran en el plasma, la parte líquida de la sangre.

El tratamiento consiste en extraer los anticuerpos de personas que han sido infectadas pero que se han recuperado -el llamado plasma convaleciente- e inyectarlo luego en personas enfermas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a finales de agosto que se autorizaba la transfusión de plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados.

Según Serageldin, el método es prometedor a la espera de una vacuna. Desde abril, dirige una campaña para alentar a los más de 79 mil pacientes curados en Egipto para que donen plasma.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se han registrado en Egipto más de 100 mil casos de nuevo coronavirus, incluidas más de cinco mil 500 muertes.

El plasma convaleciente, es decir, de un paciente recuperado, carga los anticuerpos con los que su sistema inmunológico combatió al virus / Foto: Reuters

DECIDIDO A AYUDAR

Según el ministerio de Salud, que no da detalles, ya se han utilizado muestras de plasma de pacientes curados.

Entre los que donaron sangre está Mohamed Fathi, de 25 años, que contrajo el virus en mayo durante la fiesta musulmana del Aid al Fitr.

Convaleciente, está decidido a ayudar a los otros pacientes, donando sus anticuerpos. "Perder el sabor fue una experiencia terrible. Uno siente que está comiendo sólo por comer", dijo mientras hacía una donación al Centro Nacional de Transfusiones de El Cairo.

"Vine a donar porque no quiero que nadie más pase por lo que mi familia y yo hemos pasado. Así que si puedo ayudar aunque sea a una persona, es algo bueno", añadió, explicando que su padre también había contraído el virus.

Algunos estudios demostraron que el tratamiento con plasma es eficaz para tratar el Ébola o el SARS, que pertenece a la misma familia que el coronavirus.

Todos los expertos están de acuerdo en que se necesitan más ensayos clínicos para comparar el efecto del plasma a los cuidados estándar.

Sin embargo, los ensayos clínicos realizados en Bolivia, Colombia, India, México, Pakistán, Corea del Sur, Reino Unido y Egipto dieron resultados alentadores.

MERCADO NEGRO

Según el director Ihab Serageldin, sólo los donantes de entre 18 y 60 años con anticuerpos de cierta calidad pueden donar plasma en Egipto.

Más de 200 ya lo han hecho, y cada donación puede ayudar a dos pacientes.

"Las donaciones de sangre son generalmente escasas en Egipto, por lo que estamos trabajando para concienciar al público", dijo el médico.

La baja tasa de donaciones llevó a Ahmed Mostafa, un ejecutivo de publicidad de 37 años, a crear una aplicación llamada Mosanda ("Apoyo") para conectar a los pacientes curados y enfermos

Ahmed Mostafa, que también se curó del coronavirus, creó la aplicación con la ayuda de un médico y de un desarrollador de internet.

"Queremos ser el vínculo entre los pacientes", explicó el publicista, reconociendo que su aplicación no tiene mucho éxito por el momento.

En junio, la prensa local reveló un mercado negro de plasma de pacientes curados y habló de un costo de 20 mil libras (más de mil dólares) por donación.

La institución islámica sunita AlAzhar criticó entonces duramente a los que "se benefician de la pandemia" y aseguró que la ley islámica no lo permite.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El tratamiento del nuevo coronavirus con plasma representa un "rayo de esperanza" en Egipto, un país de 100 millones de habitantes con un sistema de salud frágil y que quiere estimular las donaciones de sangre, las cuales suelen ser escasas.

"El coronavirus es uno de esos virus que no tienen libros de texto (...) estamos luchando contra un enemigo desconocido, por lo que cualquier forma de tratamiento es un rayo de esperanza al que debemos aferrarnos", explicó Ihab Serageldin, director del Centro Nacional de Transfusión de Sangre en Egipto.

Cuando una persona contrae el Covid-19, su cuerpo produce anticuerpos para combatir el virus que se concentran en el plasma, la parte líquida de la sangre.

El tratamiento consiste en extraer los anticuerpos de personas que han sido infectadas pero que se han recuperado -el llamado plasma convaleciente- e inyectarlo luego en personas enfermas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a finales de agosto que se autorizaba la transfusión de plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados.

Según Serageldin, el método es prometedor a la espera de una vacuna. Desde abril, dirige una campaña para alentar a los más de 79 mil pacientes curados en Egipto para que donen plasma.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se han registrado en Egipto más de 100 mil casos de nuevo coronavirus, incluidas más de cinco mil 500 muertes.

El plasma convaleciente, es decir, de un paciente recuperado, carga los anticuerpos con los que su sistema inmunológico combatió al virus / Foto: Reuters

DECIDIDO A AYUDAR

Según el ministerio de Salud, que no da detalles, ya se han utilizado muestras de plasma de pacientes curados.

Entre los que donaron sangre está Mohamed Fathi, de 25 años, que contrajo el virus en mayo durante la fiesta musulmana del Aid al Fitr.

Convaleciente, está decidido a ayudar a los otros pacientes, donando sus anticuerpos. "Perder el sabor fue una experiencia terrible. Uno siente que está comiendo sólo por comer", dijo mientras hacía una donación al Centro Nacional de Transfusiones de El Cairo.

"Vine a donar porque no quiero que nadie más pase por lo que mi familia y yo hemos pasado. Así que si puedo ayudar aunque sea a una persona, es algo bueno", añadió, explicando que su padre también había contraído el virus.

Algunos estudios demostraron que el tratamiento con plasma es eficaz para tratar el Ébola o el SARS, que pertenece a la misma familia que el coronavirus.

Todos los expertos están de acuerdo en que se necesitan más ensayos clínicos para comparar el efecto del plasma a los cuidados estándar.

Sin embargo, los ensayos clínicos realizados en Bolivia, Colombia, India, México, Pakistán, Corea del Sur, Reino Unido y Egipto dieron resultados alentadores.

MERCADO NEGRO

Según el director Ihab Serageldin, sólo los donantes de entre 18 y 60 años con anticuerpos de cierta calidad pueden donar plasma en Egipto.

Más de 200 ya lo han hecho, y cada donación puede ayudar a dos pacientes.

"Las donaciones de sangre son generalmente escasas en Egipto, por lo que estamos trabajando para concienciar al público", dijo el médico.

La baja tasa de donaciones llevó a Ahmed Mostafa, un ejecutivo de publicidad de 37 años, a crear una aplicación llamada Mosanda ("Apoyo") para conectar a los pacientes curados y enfermos

Ahmed Mostafa, que también se curó del coronavirus, creó la aplicación con la ayuda de un médico y de un desarrollador de internet.

"Queremos ser el vínculo entre los pacientes", explicó el publicista, reconociendo que su aplicación no tiene mucho éxito por el momento.

En junio, la prensa local reveló un mercado negro de plasma de pacientes curados y habló de un costo de 20 mil libras (más de mil dólares) por donación.

La institución islámica sunita AlAzhar criticó entonces duramente a los que "se benefician de la pandemia" y aseguró que la ley islámica no lo permite.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Transportistas esperan que Gobierno Estatal autorice ajuste a tarifas

Transportistas de Veracruz confían en que Gobierno del Estado recapacite y autorice ajuste a las tarifas

Local

Destituyen a Erupanda del Carnaval de Veracruz por presunta violencia intrafamiliar

Exparticipante en Master Chef enfrenta una denuncia por parte de su esposa

Local

En la masacre de Boca del Río los vecinos no escucharon los disparos

Habitantes de la colonia Ejido Primero de Mayo quienes ahora admiten tener miedo por los hechos ocurridos este fin de semana

OMG!

¿Cupido hizo de las suyas? Luna Bella casi le roba un beso a una influencer veracruzana

Luna Bella estuvo en el Carnaval de Veracruz y desató polémica; te contamos a qué tiktoker veracruzana casi le da un beso

Doble Vía

¿Con queso o sin queso? Recetario de 1907 hace curiosa revelación sobre las quesadillas

Las quesadillas se hacen con masa de tortilla y se rellenan, generalmente, con chicharrón molido, chile pasilla tostado, un poco de epazote y sal, pero aquí te decimos si se le pone queso o no

Local

Rancho “El Faunito” será entregado en comodato al Ayuntamiento de Fortín

El rancho “El Faunito” que fue incautado al ex gobernador Javier N será entregado al Ayuntamiento de Fortín para que ejecuten en el un proyecto que detone la economía del municipio

Justicia

Fiscalía militar llama a comparecer a general retirado tras criticar a AMLO

Mauricio Ávila Medina fue citado por la Sedena, quien tendrá que comparecer en compañía de un abogado particular

Local

Confirma Gobernador detención de homicida del niño Alan en Orizaba

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez informa que el agresor es un varón con problemas de adicciones que no tenía relación alguna con el menor

Mundo

Con videos violentos en sus redes, tirador de Illinois mostró su deseo de cometer el crimen

El joven de 22 años, Robert Crimo, fue detenido el lunes por la noche, después de haber disparado desde una azotea a los participantes y espectadores del desfile del 4 de julio