imagotipo

Delincuentes mantienen en jaque a la policía

  • José Luis Jiménez Zaragoza
  • en Omealca

Omealca, Ver.- En menos de un mes y tras rotación del jefe de la Policía Municipal,  la delincuencia incrementó considerablemente en el municipio y delitos que durante años no se veían, ahora forman parte de la estadística como asaltos, robos y ejecuciones.

Otro de los golpes es el del robo de combustible y la operación de bandas de huachicoleros  quienes durante meses cerraron puntos de venta de combustible  por la cacería constante que existía en su contra desde hace poco más de tres años.

Las bandas  de extorsionadores que estuvieron controladas e inclusos jefes de la delincuencia que abandonaron el municipio, llegaron a operar y han asestado varios golpes dentro y fuera de la cabecera municipal.

Desde el 2014, la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) activó archivos de delincuentes que durante años marcaron el municipio con una ola de asaltos, robos y delitos del fuero federal.

Archivos completos que indican, vehículos en los que operaban, zonas que utilizaban como casa de seguridad, cómplices, compradores de mercancía robada y contactos que tenían en el camino o con funcionarios menores.

La mayoría de los delincuentes, tuvieron que abandonar el municipio al sentirse acorralados pero desde la concentración del jefe de la policía, llegaron a establecerse y los delincuentes comunes que estaban prácticamente “tranquilos”, comenzaron a delinquir y a operar a distintas horas del día.

Desde hace unas semanas, la fiscalía del fuero común  que reportaba prácticamente semanas y días sin novedad, con actividad con asaltos y robos, saqueos a negociaciones entre otros ilícitos.

Los golpes más recientes fueron en Matatenatito donde el crimen organizado tiró seis cuerpos mutilados, entre ellos el de un supuesto jefe de plaza de la delincuencia y familiares.

Incluso, tres sujetos que durante mucho tiempo estuvieron controlados y no operaron en la zona, en menos de un meses han asestado cuando menos tres robos violentos, delitos que han sido denunciados antes las fiscalías municipales.

Ante el aumento de la delincuencia, el comandante interino de la Policía Municipal ha tratado de devolver la tranquilidad al municipio y activado operativos dentro y fuera de la cabecera municipal, pero sin lograr su objetivo.