imagotipo

Otra fuga de combustible en una toma clandestina

  • José Luis Jiménez Zaragoza
  • en Omealca

OMEALCA, Ver. (OEM-Informex).-  A pesar del blindaje militar y de operativos de todas las corporaciones policiacas, incluida la Policía Ministerial de Tezonapa, bandas de huachicoleros de la zona del llano provocaron otra fuga de combustible, la segunda en menos de una semana, en una toma clandestina de Palma Sola.

Los delincuentes dejaron  la válvula de seguridad abierta debido a la presión que tenía y escaparon después de llenar de hidrocarburo, bidones de distintas capacidades.

Oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) acordonaron el lugar mientras pobladores, con bidones en mano o recipientes de distintas capacidades, llegaron al río de combustible que corría por la zona para llenarlos con el permiso de personal de Petróleos Mexicanos.

A pesar del peligro que significaba, algunos pobladores aseguraron que pobladores “tenían fiesta” ya que cargaban bidones con gasolina y la transportaron en vehículos.

El incidente ocurrió alrededor de las siete de la mañana del jueves después de que presuntos delincuentes, dejaron abierta una válvula de seguridad  de una toma clandestina, al no poderla sellar debido a la presión que tenía.

Los individuos desaparecieron de la zona por temor de un incidente de mayores consecuencias.

La alarma por la fuga de combustible desató una fuerte movilización de la Policía Municipal y de personal militar quienes cerraron el área y notificaron del problema a ingenieros de Pemex para cerrar la válvula y evitar problemas superiores.

Informes oficiales confirman que el sábado pasado, un error de la delincuencia, provocó un derrame de combustible en una toma clandestina de Palma Sola, en el lugar conocido como Los Mangos.

La fuga ocasionó que se hicieran ríos de combustible que llegaron a caudales de aguas negras desde donde un sinnúmero de personas llegaron a llenar recipientes.

En ese mismo lugar, hace unos meses, se detectó otra fuga más y según registros oficiales, el año pasado, un río de combustible corrió varios kilómetros camino hacia el llano, donde dos personas murieron con quemaduras de tercer grado, cuando pretendían cruzar por el área y un “chispazo” en el escape reactivó un incendio.