/ miércoles 20 de septiembre de 2023

No se va, no se va

Como cada año de la actual administración, nos fuimos a la celebración del Grito de Independencia al Zócalo, al mero corazón del país a celebrar un año más de esta transformación.


A este año, que es el quinto de la administración del presidente López Obrador, llega un movimiento encabezado por un hombre que ha demostrado estar a la altura que le demanda este momento histórico, dedicado enteramente a rescatar a un país que dejaron en ruinas los gobiernos neoliberales anteriores, y que por tal entrega es conocido y reconocido dentro y fuera del país.


El cariño que expresa la gente hacia AMLO tiene diversas formas, muchas de ellas incluso llenas de creatividad con la típica chispa del pueblo mexicano cuando de agradecer se trata, todas llenas de un gran cariño que se refleja en las declaraciones, consignas, camisetas, muñecos y toda la mercadotecnia que se puede encontrar, un cariño legitimado por todas las encuestas que se realizan periódicamente, incluso en aquellas hechas por opositores que, aunque con números modestos, siempre son aprobatorios. La aprobación y el cariño al Presidente, en este tipo de eventos, se palpa a cada paso.


Llegar desde temprano al centro de la ciudad de México y caminar por las avenidas que desembocan en el Zócalo en medio de toda la algarabía es experimentar la alegría de un pueblo que hacía mucho no salía a festejar sino a protestar; es una experiencia donde es imposible no contagiarse de la energía de quienes se saben dentro de una transformación.


No importa la lluvia, el viento o los inconvenientes de una espera de varias horas antes de la ceremonia principal que toma sólo unos cuantos minutos. Al oír al Presidente recrear el simbólico grito y responderle cada una de las arengas que pronuncia rememorando un acto que cambió la historia de todo un país, todo vale la pena.


La pasada noche del 15 de septiembre, una vez terminada la parte solemne de la ceremonia, comenzó una música donde se repetían constantemente las estrofas de una pegajosa canción que de inmediato me hicieron pensar en que tanto la Cuarta Transformación, como el cariño de la gente hacia el Presidente definitivamente “No se va, no se va”.


Facebook: @ManuelHuertaLG

Twitter: @ManuelHuertaLdG

Instagram: manuelhuertalg

TikTok: manuelhuertalg

Youtube: @ManuelHuerta

Threads: @manuelhuertalg


Como cada año de la actual administración, nos fuimos a la celebración del Grito de Independencia al Zócalo, al mero corazón del país a celebrar un año más de esta transformación.


A este año, que es el quinto de la administración del presidente López Obrador, llega un movimiento encabezado por un hombre que ha demostrado estar a la altura que le demanda este momento histórico, dedicado enteramente a rescatar a un país que dejaron en ruinas los gobiernos neoliberales anteriores, y que por tal entrega es conocido y reconocido dentro y fuera del país.


El cariño que expresa la gente hacia AMLO tiene diversas formas, muchas de ellas incluso llenas de creatividad con la típica chispa del pueblo mexicano cuando de agradecer se trata, todas llenas de un gran cariño que se refleja en las declaraciones, consignas, camisetas, muñecos y toda la mercadotecnia que se puede encontrar, un cariño legitimado por todas las encuestas que se realizan periódicamente, incluso en aquellas hechas por opositores que, aunque con números modestos, siempre son aprobatorios. La aprobación y el cariño al Presidente, en este tipo de eventos, se palpa a cada paso.


Llegar desde temprano al centro de la ciudad de México y caminar por las avenidas que desembocan en el Zócalo en medio de toda la algarabía es experimentar la alegría de un pueblo que hacía mucho no salía a festejar sino a protestar; es una experiencia donde es imposible no contagiarse de la energía de quienes se saben dentro de una transformación.


No importa la lluvia, el viento o los inconvenientes de una espera de varias horas antes de la ceremonia principal que toma sólo unos cuantos minutos. Al oír al Presidente recrear el simbólico grito y responderle cada una de las arengas que pronuncia rememorando un acto que cambió la historia de todo un país, todo vale la pena.


La pasada noche del 15 de septiembre, una vez terminada la parte solemne de la ceremonia, comenzó una música donde se repetían constantemente las estrofas de una pegajosa canción que de inmediato me hicieron pensar en que tanto la Cuarta Transformación, como el cariño de la gente hacia el Presidente definitivamente “No se va, no se va”.


Facebook: @ManuelHuertaLG

Twitter: @ManuelHuertaLdG

Instagram: manuelhuertalg

TikTok: manuelhuertalg

Youtube: @ManuelHuerta

Threads: @manuelhuertalg


ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 12 de febrero de 2024

Las reformas

Manuel Huerta

jueves 14 de diciembre de 2023

Allá se van, acá se quedan

Manuel Huerta

miércoles 06 de diciembre de 2023

Soñamos con la gente

Manuel Huerta

jueves 30 de noviembre de 2023

Ya andamos

Manuel Huerta

jueves 16 de noviembre de 2023

La nueva encomienda

Manuel Huerta

martes 07 de noviembre de 2023

En la espera

Manuel Huerta

miércoles 18 de octubre de 2023

Solo Veracruz

Manuel Huerta

martes 03 de octubre de 2023

Cuentas claras

Manuel Huerta

miércoles 20 de septiembre de 2023

No se va, no se va

Manuel Huerta

Cargar Más