/ martes 21 de mayo de 2024

INAH encuentra instrumentos de la antigua apicultura maya en Quintana Roo

El hallazgo de panuchos es muestra de que desde tiempos prehispánicos se dedicaban a la crianza de abejas

Desde tiempos prehispánicos la cría de abejas ha sido parte de la vida cotidiana de la población maya de la península de Yucatán, lo demuestran los panuchos encontrados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como parte los trabajos de salvamento arqueológico en el Tramo 6 del Tren Maya (Tulum – Chetumal).

A través de un comunicado, el INAH señala que los antiguos habitantes de la zona utilizaban la miel como alimento, objeto de trueque y en ceremonias, según sugieren Códices como el Madrid o el Tro-Cortesiano y algunas crónicas de Indias.

¿Pero qué es un panucho?

Se trata del nombre coloquial que reciben las tapas de los “jobones” o colmenas tradicionales mayas, que, en este caso son redondos, y fueron elaborados probablemente en el periodo Posclásico (950- 1539 d.C.) con piedra caliza, miden 20 por 25 centímetros.

El hallazgo es importante, ya que según los investigadores sustenta lo que algunos cronistas, como Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, observaron en los territorios que hoy conforman el sur de Quintana Roo.

Con esto surge la hipótesis de que la meliponicultura maya se extendió el área sur del estado y no sólo en la zona norte como lo han constatado diversos estudios realizados por las y los arqueólogos del INAH, Luis Alberto Martos López, Manuel Eduardo Pérez Rivas y María Flores Hernández.

Sin embargo, sólo uno de estos panuchos hallados se encuentra en buen estado de conservación, mientras que los otros dos presentan un alto grado de erosión, comentó el arqueólogo Carlos Fidel Martínez Sánchez, citado en el comunicado.

Algunas piezas presentan un grado de erosión más avanzado que otras. | Foto: INAH

Otros hallazgos

El descubrimiento, detalló el investigador, se registró al excavar lo que se pensaba era una albarrada, en el área conocida como Estación; sin embargo, al encontrar las tapas, la hipótesis cambió y se determinó que se trataba de los vestigios de un meliponario, término que proviene de la especie nativa Melipona beecheii, xunán kab, en maya, elemento identitario de la población peninsular.

Además de las tapas de jobón, en el lugar se encontraron otros materiales arqueológicos utilitarios de cerámica, lítica y sílex, entre los que destacan un cajete con decoraciones en tonalidades roja y naranja; una mano de metate de roca caliza, de 40 centímetros de largo; un metate de 50 centímetros de longitud; un hacha, un percutor y una cuenta de concha en forma de estrella.

Foto: INAH

El frente 5, apuntó la arqueóloga Hernández Estrada, representa el testimonio de la vida común de las personas que no pertenecían a élite, “probablemente, estamos en presencia de conjuntos habitacionales de ciudades periféricas a recintos ceremoniales, como la Zona Arqueológica de Chacchoben y el sitio Los Limones”.

Además de los panuchos también recuperaron otras piezas como una mano de metate de piedra caliza. Foto: INAH

Hasta ahora, puntualizó, se han contabilizado 261 monumentos, correspondientes a restos de áreas habitacionales, la mayoría cercanos a las localidades de Sabanitas y Estación, los cuales se encuentran en etapa de análisis en los laboratorios.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Los monumentos registrados en Sabanitas, finalizó, son cimientos, albarradas y algunos basamentos pequeños. Mientras que en el área Estación también se hallaron algunos cimientos y basamentos menores, deteriorados por la actividad humana.

Foto: INAH

Desde tiempos prehispánicos la cría de abejas ha sido parte de la vida cotidiana de la población maya de la península de Yucatán, lo demuestran los panuchos encontrados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como parte los trabajos de salvamento arqueológico en el Tramo 6 del Tren Maya (Tulum – Chetumal).

A través de un comunicado, el INAH señala que los antiguos habitantes de la zona utilizaban la miel como alimento, objeto de trueque y en ceremonias, según sugieren Códices como el Madrid o el Tro-Cortesiano y algunas crónicas de Indias.

¿Pero qué es un panucho?

Se trata del nombre coloquial que reciben las tapas de los “jobones” o colmenas tradicionales mayas, que, en este caso son redondos, y fueron elaborados probablemente en el periodo Posclásico (950- 1539 d.C.) con piedra caliza, miden 20 por 25 centímetros.

El hallazgo es importante, ya que según los investigadores sustenta lo que algunos cronistas, como Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, observaron en los territorios que hoy conforman el sur de Quintana Roo.

Con esto surge la hipótesis de que la meliponicultura maya se extendió el área sur del estado y no sólo en la zona norte como lo han constatado diversos estudios realizados por las y los arqueólogos del INAH, Luis Alberto Martos López, Manuel Eduardo Pérez Rivas y María Flores Hernández.

Sin embargo, sólo uno de estos panuchos hallados se encuentra en buen estado de conservación, mientras que los otros dos presentan un alto grado de erosión, comentó el arqueólogo Carlos Fidel Martínez Sánchez, citado en el comunicado.

Algunas piezas presentan un grado de erosión más avanzado que otras. | Foto: INAH

Otros hallazgos

El descubrimiento, detalló el investigador, se registró al excavar lo que se pensaba era una albarrada, en el área conocida como Estación; sin embargo, al encontrar las tapas, la hipótesis cambió y se determinó que se trataba de los vestigios de un meliponario, término que proviene de la especie nativa Melipona beecheii, xunán kab, en maya, elemento identitario de la población peninsular.

Además de las tapas de jobón, en el lugar se encontraron otros materiales arqueológicos utilitarios de cerámica, lítica y sílex, entre los que destacan un cajete con decoraciones en tonalidades roja y naranja; una mano de metate de roca caliza, de 40 centímetros de largo; un metate de 50 centímetros de longitud; un hacha, un percutor y una cuenta de concha en forma de estrella.

Foto: INAH

El frente 5, apuntó la arqueóloga Hernández Estrada, representa el testimonio de la vida común de las personas que no pertenecían a élite, “probablemente, estamos en presencia de conjuntos habitacionales de ciudades periféricas a recintos ceremoniales, como la Zona Arqueológica de Chacchoben y el sitio Los Limones”.

Además de los panuchos también recuperaron otras piezas como una mano de metate de piedra caliza. Foto: INAH

Hasta ahora, puntualizó, se han contabilizado 261 monumentos, correspondientes a restos de áreas habitacionales, la mayoría cercanos a las localidades de Sabanitas y Estación, los cuales se encuentran en etapa de análisis en los laboratorios.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Los monumentos registrados en Sabanitas, finalizó, son cimientos, albarradas y algunos basamentos pequeños. Mientras que en el área Estación también se hallaron algunos cimientos y basamentos menores, deteriorados por la actividad humana.

Foto: INAH

Local

Cañeros esperan buenos resultados en cierre de la zafra, pese a sequía

Esta zafra se cosecharon 315 mil 803 hectáreas de caña superando la zafra anterior

Local

Psicólogo explica por qué ponemos diferentes géneros musicales dependiendo nuestro humor

Sin importar el género favorito o si se toca algún instrumento determinado, confirma que la música tiene un impacto profundo en la salud mental

Local

¿Amarras a tu perro cuando sales? Animalistas te dan algunas recomendaciones

Lejos de dejarlos amarrados, sus cuidadores están obligados a dejarlos donde haya sombra y con el suficiente alimento y agua

Salud

Conoce los síntomas de la Adenoma de la hipófisis

Es una depresión ósea en la base del cráneo que produce gran cantidad de hormonas

Deportes

Se anuncia carrera como parte del Festival de la Flor de Izote

Se trata de una carrera familiar, que iniciará a las 7 de la mañana

Local

Realizan homenaje póstumo a José Palafox, ¿Quién era?

Se hará un homenaje póstumo al comandante José Ernesto Palafox, quien brindó servicio a esta institución por más de 50 años