/ sábado 3 de abril de 2021

Todo lo que tiramos...termina en el mar

"Todo lo que usamos en el día a día termina finalmente en el mar; estamos en un círculo vicioso: enfermamos al mar y el mar nos enferma a nosotros"

Xalapa, Ver.- Aunque vivamos en la ciudad, cada vez que abrimos la ventana por las mañanas y aspiramos hondo, sin saberlo estamos respirando gracias al mar.

Ibiza Martínez Serrano, investigadora y catedrática de la Universidad Veracruzana (UV), explica que más del 90 por ciento del oxígeno que respiramos se produce gracias al océano, específicamente por el trabajo que realiza el fitoplancton.

Señala que tres cuartas partes del planeta están cubiertas por el océano y ahí flota el fitoplancton: “Esas plantas del mar son base de la cadena alimenticia; existen en las capas superficiales del océano, reciben los rayos del sol, hacen fotosíntesis, producen oxígeno y ese oxígeno se va hacia la atmósfera, acabando después en nuestros pulmones”.

Por ello -indica la investigadora- aunque vivamos a miles de kilómetros del mar y sintamos que es algo ajeno a nuestro día a día, debemos tener esa conciencia de hay una conexión con el océano y que cuidarlo es fundamental, pues “la vida surge del océano, así que todos somos océano”.

Todo va a dar al mar y el mar al humano

La doctora en Neuroetología señala que todas las acciones que hacemos en nuestro día a día terminan impactando en la salud del océano, por tanto, es necesario ser conscientes de cómo consumimos y así tener mayor control de la contaminación que generamos.

La vida surge a partir del océano y en ese sentido ha tenido un papel preponderante en la vida del planeta y como recurso natural para los seres humanos, cuidarlo por ello es fundamental”, dice Martínez Serrano.

Dentro de las acciones contaminantes que podemos modificar es bajar el consumo de plásticos de un solo uso, desde los popotes hasta las bolsas y empaques en las que nos envuelven las compras.

Llama a ser consumidores responsables: llevar morral o bolsa de tela al super, llevar nuestros recipientes para comprar comida; como vendedores regresar al uso del papel para despachar la carne o las semillas, entre otras acciones donde se involucre lo menos posible el plástico.

Indica que más allá de las imágenes que circulan en redes sociales sobre miles de botellas de PET flotando en el agua, el problema con el plástico es que se convierte en microplástico.

La doctora ejemplifica que al ser tan pequeño el microplástico se incorpora a la cadena alimenticia y suceden tres cosas: los animales marinos lo consumen, generando que mueran por falta de nutrientes; los microplásticos avanzan en toda la cadena alimenticia hasta llegar a nosotros, hay estudios donde se ha comprobado que el ser humano tiene ya en su sistema microplástico por consumo de productos de origen marino, y por último los microplásticos dañan el sistema inmune, lo que nos hace más propensos a enfermarnos.

Debemos cambiar nuestros hábitos de consumo, ser más conscientes, porque toda la basura que generamos y todo lo que usamos en el día a día termina finalmente en el mar; estamos en un círculo vicioso: enfermamos al mar y el mar nos enferma a nosotros”, indica la investigadora.

Saldo de la pandemia

La especialista en delfines, tiburones y tortugas señala que la pandemia dejará un saldo negativo para la vida marina, ya que cubrebocas, desinfectantes y otras fórmulas químicas para mantener áreas libres de gérmenes también están llegando al océano.

Al respecto explica que no sólo la basura tradicional llega al océano, sino también todo lo industrializado que usamos, como los desinfectantes, cremas, shampoo, bloqueadores solares, productos de belleza, pero también medicamentos y suplementos alimenticios.

Indica que muchos de los compuestos químicos que consumimos no se degradan, así que son desechados cuando nos bañamos o lo excretamos de nuestro organismo, yendo a parar al drenaje y de ahí al mar.

Ejemplifica que en una las últimas muestras que obtuvo con su equipo de trabajo en tortugas se encontraron dos compuestos, uno que viene de los bloqueadores solares y otro es una hormona usada en los suplementos deportivos para generar músculos. Es decir, están llegando hormonas a los animales marinos, y esto puede enfermarlos o potenciar actitudes agresivas.

Esta contaminación es alarmante, porque es a gran escala y silenciosa, pues no se nota como sí ocurre con los plásticos que flotan en el agua. Reitera que la respuesta ante esto es bajar el consumo de productos industrializados y regresar a lo natural. El punto nodal sigue siendo cambiar los hábitos de consumo.

Veracruz, rico en diversidad marina

La bióloga marina indica que todos podemos emprender acciones para mantener al océano saludable. Reconoce que reconvertir nuestros hábitos es difícil, por ello debe hacerse de manera consciente.

Un buen impulso a ello es recordar que la vida viene del océano y que como seres humanos buscamos continuamente ir al mar, tal como ocurre en los periodos vacacionales, donde se disfruta su belleza.

Foto: Cortesía | Parque Arrecifal Veracruzano

Martínez Serrano dice que como veracruzanos hay que sentirse orgullosos de la biodiversidad marina, pues tan sólo en el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano hay más de 4 mil especies.

En su campo de investigación indica que han identificado tres especies de delfines, seis de tiburones y cuatro de tortugas.

Explica que estas especies son residentes, es decir, “son vecinos nuestros, también viven en Veracruz”, lo que habla de un sistema arrecifal saludable, un buen hogar para especies residentes y también para muchas que vienen de paso a “veranear”. Cuidar este sistema impacta también en que como humanos tengamos recursos alimenticios disponibles.

Por último, recomienda a los vacacionistas que van a las playas no dejar basura, recoger la que encuentren y evitar el uso de bloqueador solar, como opción se puede conseguir los hechos a base de dióxido de titanio u óxido de zinc, aunque la mejor opción para no dejar químicos en el agua es usar trajes de baño o playeras manga larga y así evitar quemarse.

Xalapa, Ver.- Aunque vivamos en la ciudad, cada vez que abrimos la ventana por las mañanas y aspiramos hondo, sin saberlo estamos respirando gracias al mar.

Ibiza Martínez Serrano, investigadora y catedrática de la Universidad Veracruzana (UV), explica que más del 90 por ciento del oxígeno que respiramos se produce gracias al océano, específicamente por el trabajo que realiza el fitoplancton.

Señala que tres cuartas partes del planeta están cubiertas por el océano y ahí flota el fitoplancton: “Esas plantas del mar son base de la cadena alimenticia; existen en las capas superficiales del océano, reciben los rayos del sol, hacen fotosíntesis, producen oxígeno y ese oxígeno se va hacia la atmósfera, acabando después en nuestros pulmones”.

Por ello -indica la investigadora- aunque vivamos a miles de kilómetros del mar y sintamos que es algo ajeno a nuestro día a día, debemos tener esa conciencia de hay una conexión con el océano y que cuidarlo es fundamental, pues “la vida surge del océano, así que todos somos océano”.

Todo va a dar al mar y el mar al humano

La doctora en Neuroetología señala que todas las acciones que hacemos en nuestro día a día terminan impactando en la salud del océano, por tanto, es necesario ser conscientes de cómo consumimos y así tener mayor control de la contaminación que generamos.

La vida surge a partir del océano y en ese sentido ha tenido un papel preponderante en la vida del planeta y como recurso natural para los seres humanos, cuidarlo por ello es fundamental”, dice Martínez Serrano.

Dentro de las acciones contaminantes que podemos modificar es bajar el consumo de plásticos de un solo uso, desde los popotes hasta las bolsas y empaques en las que nos envuelven las compras.

Llama a ser consumidores responsables: llevar morral o bolsa de tela al super, llevar nuestros recipientes para comprar comida; como vendedores regresar al uso del papel para despachar la carne o las semillas, entre otras acciones donde se involucre lo menos posible el plástico.

Indica que más allá de las imágenes que circulan en redes sociales sobre miles de botellas de PET flotando en el agua, el problema con el plástico es que se convierte en microplástico.

La doctora ejemplifica que al ser tan pequeño el microplástico se incorpora a la cadena alimenticia y suceden tres cosas: los animales marinos lo consumen, generando que mueran por falta de nutrientes; los microplásticos avanzan en toda la cadena alimenticia hasta llegar a nosotros, hay estudios donde se ha comprobado que el ser humano tiene ya en su sistema microplástico por consumo de productos de origen marino, y por último los microplásticos dañan el sistema inmune, lo que nos hace más propensos a enfermarnos.

Debemos cambiar nuestros hábitos de consumo, ser más conscientes, porque toda la basura que generamos y todo lo que usamos en el día a día termina finalmente en el mar; estamos en un círculo vicioso: enfermamos al mar y el mar nos enferma a nosotros”, indica la investigadora.

Saldo de la pandemia

La especialista en delfines, tiburones y tortugas señala que la pandemia dejará un saldo negativo para la vida marina, ya que cubrebocas, desinfectantes y otras fórmulas químicas para mantener áreas libres de gérmenes también están llegando al océano.

Al respecto explica que no sólo la basura tradicional llega al océano, sino también todo lo industrializado que usamos, como los desinfectantes, cremas, shampoo, bloqueadores solares, productos de belleza, pero también medicamentos y suplementos alimenticios.

Indica que muchos de los compuestos químicos que consumimos no se degradan, así que son desechados cuando nos bañamos o lo excretamos de nuestro organismo, yendo a parar al drenaje y de ahí al mar.

Ejemplifica que en una las últimas muestras que obtuvo con su equipo de trabajo en tortugas se encontraron dos compuestos, uno que viene de los bloqueadores solares y otro es una hormona usada en los suplementos deportivos para generar músculos. Es decir, están llegando hormonas a los animales marinos, y esto puede enfermarlos o potenciar actitudes agresivas.

Esta contaminación es alarmante, porque es a gran escala y silenciosa, pues no se nota como sí ocurre con los plásticos que flotan en el agua. Reitera que la respuesta ante esto es bajar el consumo de productos industrializados y regresar a lo natural. El punto nodal sigue siendo cambiar los hábitos de consumo.

Veracruz, rico en diversidad marina

La bióloga marina indica que todos podemos emprender acciones para mantener al océano saludable. Reconoce que reconvertir nuestros hábitos es difícil, por ello debe hacerse de manera consciente.

Un buen impulso a ello es recordar que la vida viene del océano y que como seres humanos buscamos continuamente ir al mar, tal como ocurre en los periodos vacacionales, donde se disfruta su belleza.

Foto: Cortesía | Parque Arrecifal Veracruzano

Martínez Serrano dice que como veracruzanos hay que sentirse orgullosos de la biodiversidad marina, pues tan sólo en el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano hay más de 4 mil especies.

En su campo de investigación indica que han identificado tres especies de delfines, seis de tiburones y cuatro de tortugas.

Explica que estas especies son residentes, es decir, “son vecinos nuestros, también viven en Veracruz”, lo que habla de un sistema arrecifal saludable, un buen hogar para especies residentes y también para muchas que vienen de paso a “veranear”. Cuidar este sistema impacta también en que como humanos tengamos recursos alimenticios disponibles.

Por último, recomienda a los vacacionistas que van a las playas no dejar basura, recoger la que encuentren y evitar el uso de bloqueador solar, como opción se puede conseguir los hechos a base de dióxido de titanio u óxido de zinc, aunque la mejor opción para no dejar químicos en el agua es usar trajes de baño o playeras manga larga y así evitar quemarse.

Local

Diputado Othón Hernández impide a Bingen Rementería hablar en conferencia

El coordinador de la bancada del Partido Acción Nacional, Othón Hernández Candanedo le quitó el micrófono al hijo del senador Julen Rementería

Local

Hay productores veracruzanos afectados por “Grace” en espera de apoyos

Fueron 70 municipios con afectaciones en cultivos de frijol, maíz, café, cítricos, plátano y papaya, 40 de ellos están con dictaminación

Local

Incrementa el presupuesto para Bienestar: Manuel Huerta

Adultos mayores, personas con discapacidad entre otros se verán beneficiados, así lo expresó Manuel Huerta Ladrón de Guevara, Delegado Estatal de programas para el Desarrollo

Sociedad

INE rechaza designación de José Romero como director del CIDE

En un pronunciamiento, el órgano electoral externó su preocupación por el encono que ha generado el proceso de designación

Local

Incrementa el presupuesto para Bienestar: Manuel Huerta

Adultos mayores, personas con discapacidad entre otros se verán beneficiados, así lo expresó Manuel Huerta Ladrón de Guevara, Delegado Estatal de programas para el Desarrollo

Policiaca

Se impacta motociclista contra automóvil en calle 36

Fue entre el operador de una motocicleta deportiva roja con negro, y el automóvil Chevrolet sedán azul, de modelo reciente

Sociedad

Expetroleros y jubilados reclaman plazas en Refinería Dos Bocas

Personal inactivo acusó que son ignorados en la mano de obra, además de haber sido despedidos injustamente y sin derecho a indemnización

Local

Llegan primeros 300 migrantes a Tierra Blanca

De acuerdo con reportes preliminares, el grupo sería liderado por Irineo, y su arribo sería directamente hacia el parque Benito Juárez, de este municipio

Finanzas

Restauranteros estiman aumento de precios en 2022

El presidente de Canirac, Germán González, explicó que se acerca el aumento al salario mínimo por lo que "va a ser muy difícil que los precios no suban"