/ martes 26 de julio de 2022

Ante gobiernos omisos, empresas responsables

Los negocios ya funcionan a plena capacidad y sin demasiadas medidas de higiene, como si la pandemia hubiera terminado, lo que obliga a las empresas a establecer nuevas medidas ante la ausencia de políticas gubernamentales

Con el levantamiento de las medidas de salud pública en toda América del Norte y Europa, algunos gobiernos parecen creer que la pandemia ha terminado. Restaurantes, teatros y todo tipo de negocios ya están operando a plena capacidad y sin pruebas de vacunación.

Esto a pesar de que muchas personas continúan siendo altamente susceptibles al Covid-19, especialmente a medida que la inmunidad derivada de la vacuna y de infecciones previas comienza a disminuir, al tiempo que las campañas de refuerzo se estancan y siguen surgiendo variantes cada vez más contagiosas.

Para nadie es un secreto que miles de personas continúan muriendo y que la cantidad de personas que viven con los efectos debilitantes a largo plazo de la enfermedad está creciendo.

Te puede interesar: Covid-19: Lo que debes hacer si sigues con tos tras recuperarte

No es la pandemia la que ha terminado, sino los esfuerzos de los gobiernos para minimizar el costo humano de la pandemia. Con los gobiernos aparentemente renunciando a su responsabilidad de mantener a las personas seguras, es hora de que las empresas tomen la iniciativa en materia de salud y seguridad.

Proteger la salud y la seguridad de los empleados, clientes y proveedores en ausencia de mandatos gubernamentales es la esencia misma de la responsabilidad social corporativa; una obligación que toda empresa tiene de actuar al servicio del bien público.

Sin embargo, recientemente hemos visto que, en lugar de invertir en la protección de los trabajadores y los clientes, los directores ejecutivos de algunas empresas han exigido que se ponga fin a los mandatos de máscara y que los líderes empresariales han sido algunos de los defensores más férreos de la idea "volver a la normalidad".

Parece que a las empresas les resultó más fácil ser socialmente responsables cuando había un claro consenso social sobre el Covid-19 y los gobiernos estaban dispuestos a brindar una orientación clara. Pero ahora, más que nunca, es hora de que las empresas den un paso adelante.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante de Covid-19, Centaurus?

Si esperamos que las empresas sean más responsables social y ambientalmente al minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las prácticas socialmente dañinas, como la explotación laboral, ¿por qué no hacemos lo mismo con el Covid-19?

Deberíamos aplicar presiones similares a las empresas que no están dispuestas a exigir máscaras para empleados y clientes durante los picos, y elogiar a las que están librando la lucha para proteger a sus clientes y empleados.

Chapman's Ice Cream, por ejemplo, ha promovido la vacunación entre sus empleados y pagado pruebas periódicas para aquellos que se niegan a vacunarse.

Apricot Tree Café, un restaurante en Mississauga, Ontario, ha buscado garantizar la seguridad de su personal y clientes invirtiendo en filtros HEPA y monitores de dióxido de carbono, prácticas que son reconocidas por los expertos en salud pública como cruciales para combatir los patógenos en el aire.

Más empresas deberían inspirarse en estas dos y cumplir su compromiso con la responsabilidad social corporativa.

Te puede interesar: Subvariante BA.5 de Covid podría ser la última del virus

Llevar a cabo acciones voluntarias para el bien social no es fácil y, en nuestra sociedad cada vez más polarizada, estos esfuerzos pueden alejar a algunas partes interesadas.

Por ejemplo, los clientes que solo quieren “seguir adelante” de la pandemia pueden disgustarse con las empresas que imponen mandatos de uso de mascarillas, pero esa es la esencia de la responsabilidad social corporativa: hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.

* Académicos de la Universidad de York, Canadá.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Con el levantamiento de las medidas de salud pública en toda América del Norte y Europa, algunos gobiernos parecen creer que la pandemia ha terminado. Restaurantes, teatros y todo tipo de negocios ya están operando a plena capacidad y sin pruebas de vacunación.

Esto a pesar de que muchas personas continúan siendo altamente susceptibles al Covid-19, especialmente a medida que la inmunidad derivada de la vacuna y de infecciones previas comienza a disminuir, al tiempo que las campañas de refuerzo se estancan y siguen surgiendo variantes cada vez más contagiosas.

Para nadie es un secreto que miles de personas continúan muriendo y que la cantidad de personas que viven con los efectos debilitantes a largo plazo de la enfermedad está creciendo.

Te puede interesar: Covid-19: Lo que debes hacer si sigues con tos tras recuperarte

No es la pandemia la que ha terminado, sino los esfuerzos de los gobiernos para minimizar el costo humano de la pandemia. Con los gobiernos aparentemente renunciando a su responsabilidad de mantener a las personas seguras, es hora de que las empresas tomen la iniciativa en materia de salud y seguridad.

Proteger la salud y la seguridad de los empleados, clientes y proveedores en ausencia de mandatos gubernamentales es la esencia misma de la responsabilidad social corporativa; una obligación que toda empresa tiene de actuar al servicio del bien público.

Sin embargo, recientemente hemos visto que, en lugar de invertir en la protección de los trabajadores y los clientes, los directores ejecutivos de algunas empresas han exigido que se ponga fin a los mandatos de máscara y que los líderes empresariales han sido algunos de los defensores más férreos de la idea "volver a la normalidad".

Parece que a las empresas les resultó más fácil ser socialmente responsables cuando había un claro consenso social sobre el Covid-19 y los gobiernos estaban dispuestos a brindar una orientación clara. Pero ahora, más que nunca, es hora de que las empresas den un paso adelante.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante de Covid-19, Centaurus?

Si esperamos que las empresas sean más responsables social y ambientalmente al minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las prácticas socialmente dañinas, como la explotación laboral, ¿por qué no hacemos lo mismo con el Covid-19?

Deberíamos aplicar presiones similares a las empresas que no están dispuestas a exigir máscaras para empleados y clientes durante los picos, y elogiar a las que están librando la lucha para proteger a sus clientes y empleados.

Chapman's Ice Cream, por ejemplo, ha promovido la vacunación entre sus empleados y pagado pruebas periódicas para aquellos que se niegan a vacunarse.

Apricot Tree Café, un restaurante en Mississauga, Ontario, ha buscado garantizar la seguridad de su personal y clientes invirtiendo en filtros HEPA y monitores de dióxido de carbono, prácticas que son reconocidas por los expertos en salud pública como cruciales para combatir los patógenos en el aire.

Más empresas deberían inspirarse en estas dos y cumplir su compromiso con la responsabilidad social corporativa.

Te puede interesar: Subvariante BA.5 de Covid podría ser la última del virus

Llevar a cabo acciones voluntarias para el bien social no es fácil y, en nuestra sociedad cada vez más polarizada, estos esfuerzos pueden alejar a algunas partes interesadas.

Por ejemplo, los clientes que solo quieren “seguir adelante” de la pandemia pueden disgustarse con las empresas que imponen mandatos de uso de mascarillas, pero esa es la esencia de la responsabilidad social corporativa: hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.

* Académicos de la Universidad de York, Canadá.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Alcantarillas sin tapa en Córdoba, un riesgo para la población durante lluvias

El coordinador de la Unidad Municipal de Protección Civil, Jorge Tress Martínez reconoce que el problema de robo de tapas de alcantarillado es grave en la ciudad

Local

Reforma al Poder Judicial debe evaluarse por expertos antes de aprobarse: exmagistrado

Explicó que en el siglo XXI el pueblo, además de los diputados y el presidente de la República, también elegía a los ministros

Ecología

¿Orquídeas en peligro de extinción? Biólogo explica los motivos

Este jardín tiene alrededor de 124 especies que no están en ningún otro jardín botánico del mundo

Cultura

UV ya cuenta con un catálogo de audiolibros, ¿dónde los puedes escuchar?

Jesús Guerrero, responsable de Derechos de Autor del sello universitario, adelanta que ya trabajan en la producción de seis títulos de la segunda entrega

Ciencia

Ciencia y Luz | Xalapa: Clima en Crisis

Uno de los problemas más grandes son los cambios en las lluvias, últimamente, hemos visto cómo las lluvias se vuelven más intensas y frecuentes

Ecología

Inecol presenta una alternativa para los que quieren llevar una vida sana

Las compras preferidas de las familias que entran a este comercio tienen que ver con objetos que tengan relación con la vegetación y animales endémicos