/ domingo 19 de septiembre de 2021

Las botas que caminan solas están en este lugar de Orizaba

Cuenta la historia que el parque fue inaugurado en 1855 y, aunque tropas francesas la destruyeron en 1862, logró reconstruirse y continuar mejorándose

Orizaba, Ver.-.- En Orizaba, Pueblo Mágico, lugar lleno de historia pero también de leyendas, existe la de las botas de militar que caminan por los pasillos de la alameda “Francisco Gabilondo Soler”, y que suelen espantar a las parejas de enamorados que utilizan una banca como su nido de amor.

Cuenta la historia que el parque fue inaugurado en 1855 y, aunque tropas francesas la destruyeron en 1862, logró reconstruirse y continuar mejorándose. Frente a la Alameda se ubica la escuela conocida como La Cantonal, donde dicen que hubo un cuartel militar, es donde se dice que escuchan a “las botas que caminan solas”.

Fernando Gómez, vecino del barrio, con 85 años a cuestas, recuerda la leyenda tiene como escenario la escuela Cantonal donde se albergó el Instituto de Educación Física, los fines de semana. Esa institución tiene al frente, una gran extensión de jardín, que da en los días de neblina, una vista misteriosa, como la de la Alameda.

Cuenta la leyenda que un sábado, cuando un grupo de estudiantes junto con su docente esperaban que les abrieran la puerta del salón de clases, escucharon ruidos extraños, como si alguien arrastrara los pies.

Notaron que los pasos se acercaban y voltearon a ver de quién se trataba, pero nadie se presentó. Esto mismo sucedió un par de veces más, aumentando la incertidumbre en quienes los había escuchado, pues nunca veían a persona alguna acercarse, ni que alguien estuviera cerca.

En una de esas ocasiones, los estudiantes que escucharon el caminar de las botas, sintieron una ráfaga de aire frío que hizo que se les erizara el vello del cuerpo; fue entonces que observaron un par de botas militares que caminaba sobre la barda de la escuela y presurosa atravesaba la calle dirigiéndose a la Alameda.

Te puede interesar:

En su memoria quedó grabada la imagen como una fotografía: las botas caminaron solas hasta llegar a un frondoso árbol donde desaparecieron, sin dejar rastro alguno.

Los estudiantes, atónitos, se preguntaban si había sido real la escena que presenciaron. Más tarde, cuando el conserje llegó a abrir el salón, encontró a los estudiantes pálidos, espantados y tratando de explicarse lo que habían visto.

Te puede interesar: Narran abuelos historias de amor y... de abandono

Preguntaron al conserje si había notado que sucedieran cosas extrañas o si alguna ocasión había escuchado ruidos que no tenían explicación, y para su sorpresa, les dijo que estaba acostumbrado a escuchar ruidos raros y a ver sombras en el viejo edificio escolar.

“Una vez vi cómo unas botas bajaron la barda, como si alguien las guiara y se dirigieron al grueso tronco de un árbol que estaba cerca, en donde se esfumaron”, les dijo, confirmando así que lo que habían visto ellos no había sido una alucinación.

Desde entonces, vecinos de la alameda de Orizaba, que han crecido escuchando esta y otras leyendas, como don Fernando; cuando escuchan pasos y no ven a nadie cerca, atribuyen el sonido a las botas militares que caminan solas por los pasillos de la escuela y la barda.

Orizaba, Ver.-.- En Orizaba, Pueblo Mágico, lugar lleno de historia pero también de leyendas, existe la de las botas de militar que caminan por los pasillos de la alameda “Francisco Gabilondo Soler”, y que suelen espantar a las parejas de enamorados que utilizan una banca como su nido de amor.

Cuenta la historia que el parque fue inaugurado en 1855 y, aunque tropas francesas la destruyeron en 1862, logró reconstruirse y continuar mejorándose. Frente a la Alameda se ubica la escuela conocida como La Cantonal, donde dicen que hubo un cuartel militar, es donde se dice que escuchan a “las botas que caminan solas”.

Fernando Gómez, vecino del barrio, con 85 años a cuestas, recuerda la leyenda tiene como escenario la escuela Cantonal donde se albergó el Instituto de Educación Física, los fines de semana. Esa institución tiene al frente, una gran extensión de jardín, que da en los días de neblina, una vista misteriosa, como la de la Alameda.

Cuenta la leyenda que un sábado, cuando un grupo de estudiantes junto con su docente esperaban que les abrieran la puerta del salón de clases, escucharon ruidos extraños, como si alguien arrastrara los pies.

Notaron que los pasos se acercaban y voltearon a ver de quién se trataba, pero nadie se presentó. Esto mismo sucedió un par de veces más, aumentando la incertidumbre en quienes los había escuchado, pues nunca veían a persona alguna acercarse, ni que alguien estuviera cerca.

En una de esas ocasiones, los estudiantes que escucharon el caminar de las botas, sintieron una ráfaga de aire frío que hizo que se les erizara el vello del cuerpo; fue entonces que observaron un par de botas militares que caminaba sobre la barda de la escuela y presurosa atravesaba la calle dirigiéndose a la Alameda.

Te puede interesar:

En su memoria quedó grabada la imagen como una fotografía: las botas caminaron solas hasta llegar a un frondoso árbol donde desaparecieron, sin dejar rastro alguno.

Los estudiantes, atónitos, se preguntaban si había sido real la escena que presenciaron. Más tarde, cuando el conserje llegó a abrir el salón, encontró a los estudiantes pálidos, espantados y tratando de explicarse lo que habían visto.

Te puede interesar: Narran abuelos historias de amor y... de abandono

Preguntaron al conserje si había notado que sucedieran cosas extrañas o si alguna ocasión había escuchado ruidos que no tenían explicación, y para su sorpresa, les dijo que estaba acostumbrado a escuchar ruidos raros y a ver sombras en el viejo edificio escolar.

“Una vez vi cómo unas botas bajaron la barda, como si alguien las guiara y se dirigieron al grueso tronco de un árbol que estaba cerca, en donde se esfumaron”, les dijo, confirmando así que lo que habían visto ellos no había sido una alucinación.

Desde entonces, vecinos de la alameda de Orizaba, que han crecido escuchando esta y otras leyendas, como don Fernando; cuando escuchan pasos y no ven a nadie cerca, atribuyen el sonido a las botas militares que caminan solas por los pasillos de la escuela y la barda.

Local

¿Conoces la casa del expresidente Ruiz Cortines, en Veracruz?, te la mostramos

Gonzalo Morgado lo visitó con el expresidente Echeverría y lo describen como "austero y sencillo" en su forma de vivir

Local

Salsa Fest: Esperanza para restauranteros de zona conurbada

Si llevas boleto del Salsódromo tendrás descuentos, dicen empresarios

Local

IVAI analiza transparencia de ayuntamientos, ¿cuáles incumplen?

Al incumplir con los portales de transparencia se viola lo estipulado a la ley, dice Naldy Patricia Rodríguez

Mundo

No más circulación indiscriminada de armas, pide el papa Francisco tras tiroteo en Texas

El sumo pontífice señaló que se requiere del compromiso de todos los involucrados para evitar que una masacre como la ocurrida en Uvalde, Texas, no se repita

Local

Buscan castigo para quien encubra feminicidas con Ley Monse

Iniciativa de Anilú Ingram será presentada en el Congreso a finales de este mes

Local

¿Conoces la casa del expresidente Ruiz Cortines, en Veracruz?, te la mostramos

Gonzalo Morgado lo visitó con el expresidente Echeverría y lo describen como "austero y sencillo" en su forma de vivir

Local

¿Quieres más carnaval? Yanga prepara fiesta; los detalles

“Contigo revivimos nuestra fiesta” es el slogan oficial de la fiesta

Local

Alerta biólogo de riesgos por práctica de quemas agrícolas

Incendios provocan la muerte de fauna, por lo que debe haber más capacitación, señala Miguel Ángel de la Torre

Local

Salsa Fest: Esperanza para restauranteros de zona conurbada

Si llevas boleto del Salsódromo tendrás descuentos, dicen empresarios