/ viernes 14 de junio de 2019

El memorándum de AMLO

Si había alguna duda, el memorándum enviado ayer por el presidente Andrés Manuel López Obrador a secretarios de su gabinete, directores de empresas u organismos paraestatales, y a servidores públicos en general, debió ilustrar a todos los funcionarios públicos. Es de atención inmediata o, en su caso, habrá repercusiones hasta de tipo penal, según se advierte.

Esa recomendación, clara y precisa, es: “No permitir, bajo ninguna circunstancia, la corrupción, el influyentismo, el amiguismo, el nepotismo, (y) ninguna de esas lacras del antiguo régimen”. Desde luego, es un escrito de efecto directo para el gobierno federal, pero de ninguna manera se pueden excluir gobernadores y alcaldes, y menos aquellos surgidos de Morena; inclusive, la misma recomendación es implícita para los otros poderes.

AMLO tiene información de lo que está pasando en el país, es lectura obvia, y por eso les recuerda a quienes están sumados a su proyecto de gobierno “la obligación de honrar su palabra y cumplir el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar la confianza de los mexicanos”. En consecuencia —agrega el “memo”— no acepto, bajo ninguna circunstancia, que miembros de mi familia hagan gestiones, trámites, o lleven a cabo negocios con el gobierno en su beneficio o a favor de “recomendados”; eso incluye a mi esposa, hijos, hermanos, hermana, primos, tíos, cuñados, nueras, concuños, y demás miembros de mi familia, cercanos o distantes.

Esa advertencia no tiene desperdicio, y las últimas palabras tienen un peso especial para Veracruz, después de que días atrás fue planteado al propio presidente, en una de sus conferencias mañaneras, el caso del subsecretario de la Sefiplan, Eleazar Guerrero, con vínculos familiares con el gobernador, tema sobre el cual AMLO sugirió una aclaración, que el mandatario veracruzano cumplió, donde admitió que el señalado es “un primo lejano”, dejando en manos de la contralora del estado determinar si ese nombramiento es violatorio o no de la ley.

La respuesta no hay que buscarla mucho, está en este documento del Ejecutivo federal, y no sólo éste, también otros casos que se atribuyen a miembros del gobierno estatal, Trabajo y Salud, entre otros, e inclusive, de la diputada presidenta de la Comisión de Hacienda del Congreso local, Rosalinda Galindo Silva, con al menos ocho familiares recomendados por ella para ocupar distintos cargos dentro de la estructura estatal. Desde ahora deben estar analizándose lo que debe hacerse, bajas y movimientos, y en las próximas horas, o días, deberán anunciarse. Esperemos.

DEVUELVEN A MARCOS, ILESO Y SIN CONMOCIÓN

Marcos Miranda Cogco fue privado de su libertad la mañana del miércoles, lo que generó una rápida y extensa acción mediática en el estado y el país, incluso internacional, y la movilización de las autoridades.

La madrugada de ayer fue liberado después de un enfrentamiento, según un “tuit” del gobernador Cuitláhuac García Jiménez. “Marmiko” había sido secuestrado a las 7:30 de la mañana por un comando a bordo de dos o cuatro camionetas Suburban, y rescatado 17 horas después cuando lo llevaban amordazado en un auto compacto por un camino de terracería, por el rumbo de Santa Fe, pero en el intercambio de disparos entre delincuentes y policías no hubo heridos ni detenidos, pues increíblemente los maleantes escaparon corriendo entre la maleza.

En sus primeras palabras, el periodista señaló que “los malos” le dijeron que lo levantaron “por chismoso”, que lo golpearon y desnudaron, y luego le comentaron que “había sido una confusión”. Cuando lo rescataron y ya era resguardado en una patrulla, lo llevaron al C-5 y ahí ya estaba esperándolo el secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, y éste lo comunicó con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, a quienes agradeció su intervención.

Fue llevado a su casa, y desde ese momento y hasta esclarecer los hechos, tiene custodia policial. Un caso atípico.

Escriba a:

opedro2006@gmail.com

Si había alguna duda, el memorándum enviado ayer por el presidente Andrés Manuel López Obrador a secretarios de su gabinete, directores de empresas u organismos paraestatales, y a servidores públicos en general, debió ilustrar a todos los funcionarios públicos. Es de atención inmediata o, en su caso, habrá repercusiones hasta de tipo penal, según se advierte.

Esa recomendación, clara y precisa, es: “No permitir, bajo ninguna circunstancia, la corrupción, el influyentismo, el amiguismo, el nepotismo, (y) ninguna de esas lacras del antiguo régimen”. Desde luego, es un escrito de efecto directo para el gobierno federal, pero de ninguna manera se pueden excluir gobernadores y alcaldes, y menos aquellos surgidos de Morena; inclusive, la misma recomendación es implícita para los otros poderes.

AMLO tiene información de lo que está pasando en el país, es lectura obvia, y por eso les recuerda a quienes están sumados a su proyecto de gobierno “la obligación de honrar su palabra y cumplir el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar la confianza de los mexicanos”. En consecuencia —agrega el “memo”— no acepto, bajo ninguna circunstancia, que miembros de mi familia hagan gestiones, trámites, o lleven a cabo negocios con el gobierno en su beneficio o a favor de “recomendados”; eso incluye a mi esposa, hijos, hermanos, hermana, primos, tíos, cuñados, nueras, concuños, y demás miembros de mi familia, cercanos o distantes.

Esa advertencia no tiene desperdicio, y las últimas palabras tienen un peso especial para Veracruz, después de que días atrás fue planteado al propio presidente, en una de sus conferencias mañaneras, el caso del subsecretario de la Sefiplan, Eleazar Guerrero, con vínculos familiares con el gobernador, tema sobre el cual AMLO sugirió una aclaración, que el mandatario veracruzano cumplió, donde admitió que el señalado es “un primo lejano”, dejando en manos de la contralora del estado determinar si ese nombramiento es violatorio o no de la ley.

La respuesta no hay que buscarla mucho, está en este documento del Ejecutivo federal, y no sólo éste, también otros casos que se atribuyen a miembros del gobierno estatal, Trabajo y Salud, entre otros, e inclusive, de la diputada presidenta de la Comisión de Hacienda del Congreso local, Rosalinda Galindo Silva, con al menos ocho familiares recomendados por ella para ocupar distintos cargos dentro de la estructura estatal. Desde ahora deben estar analizándose lo que debe hacerse, bajas y movimientos, y en las próximas horas, o días, deberán anunciarse. Esperemos.

DEVUELVEN A MARCOS, ILESO Y SIN CONMOCIÓN

Marcos Miranda Cogco fue privado de su libertad la mañana del miércoles, lo que generó una rápida y extensa acción mediática en el estado y el país, incluso internacional, y la movilización de las autoridades.

La madrugada de ayer fue liberado después de un enfrentamiento, según un “tuit” del gobernador Cuitláhuac García Jiménez. “Marmiko” había sido secuestrado a las 7:30 de la mañana por un comando a bordo de dos o cuatro camionetas Suburban, y rescatado 17 horas después cuando lo llevaban amordazado en un auto compacto por un camino de terracería, por el rumbo de Santa Fe, pero en el intercambio de disparos entre delincuentes y policías no hubo heridos ni detenidos, pues increíblemente los maleantes escaparon corriendo entre la maleza.

En sus primeras palabras, el periodista señaló que “los malos” le dijeron que lo levantaron “por chismoso”, que lo golpearon y desnudaron, y luego le comentaron que “había sido una confusión”. Cuando lo rescataron y ya era resguardado en una patrulla, lo llevaron al C-5 y ahí ya estaba esperándolo el secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, y éste lo comunicó con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, a quienes agradeció su intervención.

Fue llevado a su casa, y desde ese momento y hasta esclarecer los hechos, tiene custodia policial. Un caso atípico.

Escriba a:

opedro2006@gmail.com

lunes 01 de julio de 2019

Bienvenida la Guardia Nacional

viernes 28 de junio de 2019

Ediles y parientes exhiben a Hérviz

viernes 14 de junio de 2019

El memorándum de AMLO

miércoles 15 de mayo de 2019

Las complicidades, según Cisneros

Cargar Más