/ martes 23 de febrero de 2021

Es mejor aclararle a la ASF


Muchas historias se han tejido sobre la relación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y el gobierno de Veracruz que encabezó Javier Duarte.

Personajes que externamente estuvieron ligados a esa administración han señalado que, en reiteradas ocasiones, se le hizo ver al entonces titular del Poder Ejecutivo que, si no se le ponía control a algunos colaboradores y si no se regulaba la forma en que se gastaba el dinero proveniente de la Federación, se iba con rumbo al despeñadero.

Dicen que el entonces gobernador escuchaba, pero no hacía nada. Mientras tanto, quien era el titular de la ASF, Juan Manuel Portal Domínguez, nombrado en ese puesto en 2009 y quien tenía el antecedente de haber sido contralor de Pemex en los 80, recibía y recibía reportes de lo que pasaba en Veracruz.

Y esos reportes empezaron a verse reflejados en los resultados de las auditorías y en lo reportado por la ASF a la Cámara de Diputados. Al principio, señalan los referidos personajes, las autoridades locales pudieron “patear el balón de un lado a otro”, pero conforme pasaron los años la situación fue insostenible.

Dicen los enterados de los casos que terminaron en escándalo, que para tapar las zanjas (ya no hoyos), se abrían otras, es decir, se habría tomado el nuevo dinero que llegaba de la Federación para solventar lo que no aparecía en las auditorías de la ASF.

Se acercaba el final del gobierno, la presión era mucha y los señalamientos más, por lo que una de las historias apunta a que un alto funcionario recibió la encomienda de entregar unas maletas en la principal oficina de la ASF, maletas que, se afirma, nunca llegaron a su destino.

Estas versiones, se dice, rápido llegaron a los oídos de Portal, de quien se cuenta gustaba de leer periódicos de los estados en los que estaban puestos los ojos de la Auditoría, para estar al tanto de las versiones extraoficiales.

Finalmente la ASF logró que la entonces Procuraduría General de la República hiciera caso de todos los resultados de las auditorías, que marcaban desvíos y el resultado de esto es ampliamente conocido por los veracruzanos, aunque esto no fue así de fácil como se escribe, pues se afirma que durante un buen tiempo en la PGR llevaron las investigaciones con la velocidad de una tortuga.

¿Qué tanto influyó el tema político, más que el técnico, para que se actuara contra Duarte? Quienes conocen de estos casos, dice que mucho.

No es de extrañar que sea así, nos hacen notar expertos en auditorias, pues basta ver que de todo lo que audita la ASF y reportaba a la PGR, menos del 1% terminaba en sanción contra servidores públicos, lo que mueve a risa y coraje.

Sea como sea, del Portal será recordado por haber llevad o al final de los casos de los gobernadores Javier Duarte y Borge, Ficrea, Oceanografía y Línea 12 del Metro.

A final de cuentas, a pesar de la baja efectividad de la ASF, nos hacen ver, es mejor no hacer hoyos con los recursos públicos y solventar todo lo que señala de irregularidades, antes de desdeñar los resultados de las auditorías y dejar a lo político las soluciones.

Hoy es David Rogelio Colmenares Páramo el auditor superior de la federación, un egresado de la Facultad de Economía de la UNAM, quien ha trabajado para la Secretaría de Hacienda y fue contralor del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Y la ASF de Colmenares empieza a dar resultados de las auditorías de los nuevos gobiernos.

Hay señalamientos para todos los niveles de gobierno, incluidas algunas áreas de Veracruz.

Ante eso, comentan quienes saben de esto, es mejor no dejar pasar el tiempo y aclarar desde la perspectiva técnica y no dejar la solución a la política.


Muchas historias se han tejido sobre la relación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y el gobierno de Veracruz que encabezó Javier Duarte.

Personajes que externamente estuvieron ligados a esa administración han señalado que, en reiteradas ocasiones, se le hizo ver al entonces titular del Poder Ejecutivo que, si no se le ponía control a algunos colaboradores y si no se regulaba la forma en que se gastaba el dinero proveniente de la Federación, se iba con rumbo al despeñadero.

Dicen que el entonces gobernador escuchaba, pero no hacía nada. Mientras tanto, quien era el titular de la ASF, Juan Manuel Portal Domínguez, nombrado en ese puesto en 2009 y quien tenía el antecedente de haber sido contralor de Pemex en los 80, recibía y recibía reportes de lo que pasaba en Veracruz.

Y esos reportes empezaron a verse reflejados en los resultados de las auditorías y en lo reportado por la ASF a la Cámara de Diputados. Al principio, señalan los referidos personajes, las autoridades locales pudieron “patear el balón de un lado a otro”, pero conforme pasaron los años la situación fue insostenible.

Dicen los enterados de los casos que terminaron en escándalo, que para tapar las zanjas (ya no hoyos), se abrían otras, es decir, se habría tomado el nuevo dinero que llegaba de la Federación para solventar lo que no aparecía en las auditorías de la ASF.

Se acercaba el final del gobierno, la presión era mucha y los señalamientos más, por lo que una de las historias apunta a que un alto funcionario recibió la encomienda de entregar unas maletas en la principal oficina de la ASF, maletas que, se afirma, nunca llegaron a su destino.

Estas versiones, se dice, rápido llegaron a los oídos de Portal, de quien se cuenta gustaba de leer periódicos de los estados en los que estaban puestos los ojos de la Auditoría, para estar al tanto de las versiones extraoficiales.

Finalmente la ASF logró que la entonces Procuraduría General de la República hiciera caso de todos los resultados de las auditorías, que marcaban desvíos y el resultado de esto es ampliamente conocido por los veracruzanos, aunque esto no fue así de fácil como se escribe, pues se afirma que durante un buen tiempo en la PGR llevaron las investigaciones con la velocidad de una tortuga.

¿Qué tanto influyó el tema político, más que el técnico, para que se actuara contra Duarte? Quienes conocen de estos casos, dice que mucho.

No es de extrañar que sea así, nos hacen notar expertos en auditorias, pues basta ver que de todo lo que audita la ASF y reportaba a la PGR, menos del 1% terminaba en sanción contra servidores públicos, lo que mueve a risa y coraje.

Sea como sea, del Portal será recordado por haber llevad o al final de los casos de los gobernadores Javier Duarte y Borge, Ficrea, Oceanografía y Línea 12 del Metro.

A final de cuentas, a pesar de la baja efectividad de la ASF, nos hacen ver, es mejor no hacer hoyos con los recursos públicos y solventar todo lo que señala de irregularidades, antes de desdeñar los resultados de las auditorías y dejar a lo político las soluciones.

Hoy es David Rogelio Colmenares Páramo el auditor superior de la federación, un egresado de la Facultad de Economía de la UNAM, quien ha trabajado para la Secretaría de Hacienda y fue contralor del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Y la ASF de Colmenares empieza a dar resultados de las auditorías de los nuevos gobiernos.

Hay señalamientos para todos los niveles de gobierno, incluidas algunas áreas de Veracruz.

Ante eso, comentan quienes saben de esto, es mejor no dejar pasar el tiempo y aclarar desde la perspectiva técnica y no dejar la solución a la política.