/ viernes 19 de enero de 2024

Champurrado o atole, ¿cuál es más rico? Te contamos su diferencia

Estas bebidas provienen de la época prehispánica en México, aunque también de Guatemala y Centroamérica

Un atolito, un tamalito o una torta para aguantar los días fríos, ¿se te antoja? En invierno no hay nada mejor que una bebida caliente, acompañada de tu cobija y tus calcetas de animalitos. Ya sea un café, chocolate o un delicioso atole de masa, blanco o de fruta, también un champurrado bien espumoso y espesito.

Los veracruzanos siempre tienen innovadoras maneras de deleitarse y jugar con la gastronomía, agregando, quitando o mejorando las recetas. Un ejemplo de ello son las roscas de reyes, que año con año se ha hecho típico que distintos comercios o emprendedores realicen icónicos diseños y sabores de este pan de temporada. Sin duda son bien recibidos entre los habitantes.

El atole o el champurrado son la bebida que por costumbre se sirve en fiestas, posadas, reuniones familiares, bodas, bautizos y en momentos tristes, como los velorios. Los encontramos en la característica olla de barro, de peltre o en grandes termos donde lo venden comerciantes fuera de hospitales, escuelas, oficinas y por las calles de la ciudad. Aunque todos disfrutamos de ambos, ¿cuál es su diferencia? ¿Su preparación o ingredientes? Te contamos

Historia del atole

“Con la que entienda de atole y metate, con esa cásate”, dice un refrán popular, pero ¿quién entiende esto? Al hablar de atole la memoria viaja a nuestra niñez, a esos bonitos días con las abuelas, esas tardes frescas o frías que nos hecho salivar pensando en esta rica bebida preparada con cariño.

Si investigamos sobre el origen del atole, podemos encontrar datos que provienen desde la época prehispánica, en México, el país vecino de Guatemala y gran parte de Centroamérica, ya que compartimos no sólo cercanía en extensión territorial sino culturas que comparten algunas características e historia.

En la página del gobierno de México se indica que esta bebida en su origen se basada en una preparación que se elaboraba con harina de maíz, agua y azúcar, siendo que sus medidas fueran en cantidades iguales para tener una consistencia viscosa y espesa. Aunque con el paso del tiempo se fue modificando su preparación, agregando ingredientes y toques aromáticos para mejorar su sabor.

Al hablar de atole la memoria viaja a nuestra niñez, a esos bonitos días con las abuelas | Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

La palabra atole viene del náhuatl “atolli” que quiere decir “aguado”, por su parte “atl” significa agua, mientras que “tol” es un diminutivo despectivo, por lo que en algunas regiones del país se le conoce como atol. En el resto del país se le llama atole. En su conjunto, se define como una bebida endulzada que se prepara a base de maíz y agua. Aunque hoy en día los atoles se preparan con leche, anteriormente esto no era así.

Con el paso del tiempo la receta fue cambiando y adaptándose al gusto de quienes lo preparaban y compartían, por lo que hoy en día es común ver esta bebida combinada con ciertas especias y frutas. Por ejemplo, entre sus nuevos ingredientes encontramos especias aromáticas como el cacao, canela, vainilla, anís, la flor se azahar, flor de naranjo, y muchos más saborizantes entre los que se encuentran el chocolate, jugos o pulpa de frutas para que tenga un toque intenso y rico.

La palabra atole viene del náhuatl | Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

¿Cuál es la diferencia entre el atole y el champurrado?

Como se mencionó anteriormente, el atole se elaboraba sólo con maíz, agua y azúcar o panela. Actualmente se ha cambiado el maíz por harina de trigo o arroz, y quitando el agua para reemplazarla con leche de vaca u otro tipo. ¿Y el champurrado?

Es importante mencionar que el champurrado es uno de los tipos de atoles que existen, no otra clase de bebida. Aunque se tiene la idea de que se trata solo de una bebida parecida al atole, en realidad es una variante del mismo. La diferencia recae en su elaboración e ingredientes.

Siguiendo la información que detalla el Gobierno de México en su página, el atole presenta un sabor diferente dependiendo de la zona donde se tome. Es decir, en el norte de México los indígenas pai pai elaboran el atole de avellana. En Michoacán tienen otra costumbre, ya que su atole presenta diversos ingredientes que le dan un toque especial, por ejemplo, lo hacen con zarzamora silvestre. Si viajamos a la Ciudad de México cuentan con una variedad de sabores singulares como el atole de chocolate, atole blanco, la misma base de todos los demás, tienen la particularidad de tener como base el nixtamal, sin azúcar y saborizantes.

El champurrado es uno de los tipos de atoles que existen, no otra clase de bebida | Foto: Cortesía | Isaac Esquivel Monroy | Cuartoscuro.com

La preparación del atole también puede variar según cada familia o zona, pero podemos hablar de la receta tradicional en México. Los ingredientes del atole son: canela, masa de maíz, panela o azúcar y agua. Su elaboración consiste en poner agua en una olla de barro, de preferencia, con un poco de agua para que la canela hierva, mientras tanto diluimos la masa en agua y colamos para evitar que tenga grumos o residuos del maíz, en algunos casos. Cuando la canela hierva agregamos la masa diluida y endulzamos con un panela o azúcar. Procedemos a mover la mezcla para evitar que se pegue o queme. El espesor dependerá de nuestro gusto.

Para el famoso champurrado debemos contar con: leche, agua, tablillas o barras de chocolate, piloncillo, canela y masa de maíz. Su elaboración consiste en poner una olla de barro, en caso de no tener puede ser una de peltre, con agua para que la canela hierva a fuego medio alto, cuando haya hervido un poco agregamos el piloncillo y movemos hasta que se disuelva.

Mientras estos ingredientes están en el fuego, debemos deshacer la masa de maíz en la leche, no en agua. Cuando esté bien diluida en la leche es opcional si colamos esta mezcla o dejamos tal cual está. Vertemos la masa con leche en la olla donde está la canela y el piloncillo y movemos constantemente para que no se queme ni se bote. Al “romper hervor” el líquido debemos introducir el chocolate y seguir moviendo para que se mezcle todo y se una a los demás ingredientes.

Es importante no dejar de mover, pues sirve para dos cosas; una, no se quemará nuestra bebida; dos, no se va a tirar al hervir; y tres, tendrá una consistencia espumosa, característica de este.

La diferencia del atole y el champurrado recae en su elaboración e ingredientes | Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

Así que ya lo sabes, ambas bebidas tradicionales cuentan con el maíz como elemento estrella, seguido de su sabor dulce. ¿Cómo las preparas tú?

Un atolito, un tamalito o una torta para aguantar los días fríos, ¿se te antoja? En invierno no hay nada mejor que una bebida caliente, acompañada de tu cobija y tus calcetas de animalitos. Ya sea un café, chocolate o un delicioso atole de masa, blanco o de fruta, también un champurrado bien espumoso y espesito.

Los veracruzanos siempre tienen innovadoras maneras de deleitarse y jugar con la gastronomía, agregando, quitando o mejorando las recetas. Un ejemplo de ello son las roscas de reyes, que año con año se ha hecho típico que distintos comercios o emprendedores realicen icónicos diseños y sabores de este pan de temporada. Sin duda son bien recibidos entre los habitantes.

El atole o el champurrado son la bebida que por costumbre se sirve en fiestas, posadas, reuniones familiares, bodas, bautizos y en momentos tristes, como los velorios. Los encontramos en la característica olla de barro, de peltre o en grandes termos donde lo venden comerciantes fuera de hospitales, escuelas, oficinas y por las calles de la ciudad. Aunque todos disfrutamos de ambos, ¿cuál es su diferencia? ¿Su preparación o ingredientes? Te contamos

Historia del atole

“Con la que entienda de atole y metate, con esa cásate”, dice un refrán popular, pero ¿quién entiende esto? Al hablar de atole la memoria viaja a nuestra niñez, a esos bonitos días con las abuelas, esas tardes frescas o frías que nos hecho salivar pensando en esta rica bebida preparada con cariño.

Si investigamos sobre el origen del atole, podemos encontrar datos que provienen desde la época prehispánica, en México, el país vecino de Guatemala y gran parte de Centroamérica, ya que compartimos no sólo cercanía en extensión territorial sino culturas que comparten algunas características e historia.

En la página del gobierno de México se indica que esta bebida en su origen se basada en una preparación que se elaboraba con harina de maíz, agua y azúcar, siendo que sus medidas fueran en cantidades iguales para tener una consistencia viscosa y espesa. Aunque con el paso del tiempo se fue modificando su preparación, agregando ingredientes y toques aromáticos para mejorar su sabor.

Al hablar de atole la memoria viaja a nuestra niñez, a esos bonitos días con las abuelas | Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

La palabra atole viene del náhuatl “atolli” que quiere decir “aguado”, por su parte “atl” significa agua, mientras que “tol” es un diminutivo despectivo, por lo que en algunas regiones del país se le conoce como atol. En el resto del país se le llama atole. En su conjunto, se define como una bebida endulzada que se prepara a base de maíz y agua. Aunque hoy en día los atoles se preparan con leche, anteriormente esto no era así.

Con el paso del tiempo la receta fue cambiando y adaptándose al gusto de quienes lo preparaban y compartían, por lo que hoy en día es común ver esta bebida combinada con ciertas especias y frutas. Por ejemplo, entre sus nuevos ingredientes encontramos especias aromáticas como el cacao, canela, vainilla, anís, la flor se azahar, flor de naranjo, y muchos más saborizantes entre los que se encuentran el chocolate, jugos o pulpa de frutas para que tenga un toque intenso y rico.

La palabra atole viene del náhuatl | Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

¿Cuál es la diferencia entre el atole y el champurrado?

Como se mencionó anteriormente, el atole se elaboraba sólo con maíz, agua y azúcar o panela. Actualmente se ha cambiado el maíz por harina de trigo o arroz, y quitando el agua para reemplazarla con leche de vaca u otro tipo. ¿Y el champurrado?

Es importante mencionar que el champurrado es uno de los tipos de atoles que existen, no otra clase de bebida. Aunque se tiene la idea de que se trata solo de una bebida parecida al atole, en realidad es una variante del mismo. La diferencia recae en su elaboración e ingredientes.

Siguiendo la información que detalla el Gobierno de México en su página, el atole presenta un sabor diferente dependiendo de la zona donde se tome. Es decir, en el norte de México los indígenas pai pai elaboran el atole de avellana. En Michoacán tienen otra costumbre, ya que su atole presenta diversos ingredientes que le dan un toque especial, por ejemplo, lo hacen con zarzamora silvestre. Si viajamos a la Ciudad de México cuentan con una variedad de sabores singulares como el atole de chocolate, atole blanco, la misma base de todos los demás, tienen la particularidad de tener como base el nixtamal, sin azúcar y saborizantes.

El champurrado es uno de los tipos de atoles que existen, no otra clase de bebida | Foto: Cortesía | Isaac Esquivel Monroy | Cuartoscuro.com

La preparación del atole también puede variar según cada familia o zona, pero podemos hablar de la receta tradicional en México. Los ingredientes del atole son: canela, masa de maíz, panela o azúcar y agua. Su elaboración consiste en poner agua en una olla de barro, de preferencia, con un poco de agua para que la canela hierva, mientras tanto diluimos la masa en agua y colamos para evitar que tenga grumos o residuos del maíz, en algunos casos. Cuando la canela hierva agregamos la masa diluida y endulzamos con un panela o azúcar. Procedemos a mover la mezcla para evitar que se pegue o queme. El espesor dependerá de nuestro gusto.

Para el famoso champurrado debemos contar con: leche, agua, tablillas o barras de chocolate, piloncillo, canela y masa de maíz. Su elaboración consiste en poner una olla de barro, en caso de no tener puede ser una de peltre, con agua para que la canela hierva a fuego medio alto, cuando haya hervido un poco agregamos el piloncillo y movemos hasta que se disuelva.

Mientras estos ingredientes están en el fuego, debemos deshacer la masa de maíz en la leche, no en agua. Cuando esté bien diluida en la leche es opcional si colamos esta mezcla o dejamos tal cual está. Vertemos la masa con leche en la olla donde está la canela y el piloncillo y movemos constantemente para que no se queme ni se bote. Al “romper hervor” el líquido debemos introducir el chocolate y seguir moviendo para que se mezcle todo y se una a los demás ingredientes.

Es importante no dejar de mover, pues sirve para dos cosas; una, no se quemará nuestra bebida; dos, no se va a tirar al hervir; y tres, tendrá una consistencia espumosa, característica de este.

La diferencia del atole y el champurrado recae en su elaboración e ingredientes | Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

Así que ya lo sabes, ambas bebidas tradicionales cuentan con el maíz como elemento estrella, seguido de su sabor dulce. ¿Cómo las preparas tú?

Local

Listos 52 refugios temporales en municipios de la zona centro

La Coordinación Regional de la Secretaría de Protección Civil informa que la tormanta tropical Alberto dejó afectaciones menores en la zona centro

Local

¿Los percibiste? Se registran tres sismos esta madrugada en Veracruz

En el Sur de Veracruz tres sismos se presentaron en las primeras horas de este jueves

Local

Industria panificadora de Córdoba en crisis; ventas cayeron hasta en un 50%

José Luis Vallejo, de panificadora Alameda espera que con la llegada de las lluvias las ventas de pan mejoren

Salud

Vital para la población fortalecer cultura de la donación de órganos: Doctora

Veracruz en el octavo lugar de esta práctica, con la gran mayoría de donaciones a cargo de personas con vida

Local

En menos de dos años, ocho partidos políticos han perdido su registro, ¿cuáles son?

La extinción de dichos partidos fue aprobada por el OPLE y avalada por la Sala Regional del TEPJF

Policiaca

Familiares encuentran sin vida a expolicía de Yanga

Los primeros reportes indican que el expolicía tenía 2 años de retiro