/ viernes 28 de agosto de 2020

El marcelismo avanza

Aunque son dos procesos sin aparente vinculación, pero en el entorno del régimen de la 4T ha comenzado a correr una futurista versión: que el inminente arribo del diputado Mario Delgado a la dirigencia nacional de Morena y el arrebatado control del Sistema Radiópolis por parte del Grupo Coral, que encabeza Miguel Alemán Magnani.

Tendrían como nexo común las aspiraciones presidenciales del canciller Marcelo Ebrard, quien no sólo retornó empoderado de la polémica visita de su jefe Andrés Manuel López Obrador a Washington, sino que luego pegó de hit con el anuncio de la Fundación Slim para financiar la vacuna contra el Covid-19.

Desde el domingo anterior, tras reunirse en Palacio Nacional con AMLO, la llegada del legislador marcelista a la dirigencia de Morena se dio como un hecho, lo que desató la bufalada de senadores y diputados federales que comenzaron a enviarle mensajes de apoyo por WhatsApp.

Este lunes 24 apareció una amplia entrevista en el diario La Jornada, en la que Delgado resalta que “Morena pertenece al pueblo de México; es el instrumento de un movimiento social que es mucho más grande que el partido”, y que no hay miedo a que él decida en la encuesta abierta que está por aplicar el INE, tal como lo ordenó el Tribunal Federal Electoral.

En esa misma edición, el diario capitalino publicó que “se solicitó también hablar con Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional de ese partido, quien no respondió a la reiterada petición realizada a través de sus enlaces de prensa”.

Luján Uranga, madre de la secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde Luján, es la candidata del grupo radical de Morena muy afín a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y que recientemente habría comenzado a promover también al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, a quien el presidente le acaba de transferir la Cofepris y otras responsabilidades administrativas, justo cuando diez gobernadores exigían su destitución.

Autodescartada Luján, Delgado sólo contenderá prácticamente con Alejandro Rojas, el suplente del senador Ricardo Monreal, quien hace un par de días promocionó una encuesta de Twitter en la que votaron 127 mil 233 simpatizantes, de los cuales 49% se manifestaron a favor del diputado y 50% lo hicieron por Rojas, quien fue secretario de Turismo de la Ciudad de México con Ebrard, de 2008 a 2012.

Y en Radiópolis –un sistema de 17 estaciones radiodifusoras que pertenecían a Televisa– acaba de asumir el control Miguel Alemán Magnani de la mano del exbanquero salinista Carlos Cabal Peniche, designando casualmente como director general a Ignacio Miguel Carral Kramer, cuya empresa Tecnología en Diversión y Recreación, SA de CV, fue beneficiada en la administración capitalina de Ebrard.

Ahora Carral, a través de su compañía Vivcolmex, había obtenido por asignación directa el contrato para construir 2 mil 704 sucursales e instalar 8 mil cajeros del Banco del Bienestar, pero hace un par de meses se lo cancelaron sorpresivamente.

Aunque son dos procesos sin aparente vinculación, pero en el entorno del régimen de la 4T ha comenzado a correr una futurista versión: que el inminente arribo del diputado Mario Delgado a la dirigencia nacional de Morena y el arrebatado control del Sistema Radiópolis por parte del Grupo Coral, que encabeza Miguel Alemán Magnani.

Tendrían como nexo común las aspiraciones presidenciales del canciller Marcelo Ebrard, quien no sólo retornó empoderado de la polémica visita de su jefe Andrés Manuel López Obrador a Washington, sino que luego pegó de hit con el anuncio de la Fundación Slim para financiar la vacuna contra el Covid-19.

Desde el domingo anterior, tras reunirse en Palacio Nacional con AMLO, la llegada del legislador marcelista a la dirigencia de Morena se dio como un hecho, lo que desató la bufalada de senadores y diputados federales que comenzaron a enviarle mensajes de apoyo por WhatsApp.

Este lunes 24 apareció una amplia entrevista en el diario La Jornada, en la que Delgado resalta que “Morena pertenece al pueblo de México; es el instrumento de un movimiento social que es mucho más grande que el partido”, y que no hay miedo a que él decida en la encuesta abierta que está por aplicar el INE, tal como lo ordenó el Tribunal Federal Electoral.

En esa misma edición, el diario capitalino publicó que “se solicitó también hablar con Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional de ese partido, quien no respondió a la reiterada petición realizada a través de sus enlaces de prensa”.

Luján Uranga, madre de la secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde Luján, es la candidata del grupo radical de Morena muy afín a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y que recientemente habría comenzado a promover también al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, a quien el presidente le acaba de transferir la Cofepris y otras responsabilidades administrativas, justo cuando diez gobernadores exigían su destitución.

Autodescartada Luján, Delgado sólo contenderá prácticamente con Alejandro Rojas, el suplente del senador Ricardo Monreal, quien hace un par de días promocionó una encuesta de Twitter en la que votaron 127 mil 233 simpatizantes, de los cuales 49% se manifestaron a favor del diputado y 50% lo hicieron por Rojas, quien fue secretario de Turismo de la Ciudad de México con Ebrard, de 2008 a 2012.

Y en Radiópolis –un sistema de 17 estaciones radiodifusoras que pertenecían a Televisa– acaba de asumir el control Miguel Alemán Magnani de la mano del exbanquero salinista Carlos Cabal Peniche, designando casualmente como director general a Ignacio Miguel Carral Kramer, cuya empresa Tecnología en Diversión y Recreación, SA de CV, fue beneficiada en la administración capitalina de Ebrard.

Ahora Carral, a través de su compañía Vivcolmex, había obtenido por asignación directa el contrato para construir 2 mil 704 sucursales e instalar 8 mil cajeros del Banco del Bienestar, pero hace un par de meses se lo cancelaron sorpresivamente.