/ lunes 20 de junio de 2022

Es el tiempo del Istmo

El pasado 12 de junio el presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, para supervisar la modernización de este puerto, el cual será parte de todo un sistema organizado alrededor del Tren Transístmico.

En diciembre 2018 el Presidente dio el banderazo de inicio de lo que ya se considera el proyecto emblema para el desarrollo del Istmo de Tehuantepec, región conformada por los territorios de dos estados, Veracruz y Oaxaca. El Istmo posee una gran riqueza cultural que le da una enorme identidad, pero también es una de las regiones de México con más abandono, desigualdad social y falta de oportunidades, condiciones que han generado durante años mucha migración.

El proyecto del Gobierno Federal consiste en la vuelta del tren de carga y pasajeros que atraviese todo el Istmo, desde el puerto en el Pacífico de Salina Cruz, Oaxaca, hasta el puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, en el Golfo de México.

El objetivo es que las mercancías tengan salida hacia ambos océanos, Pacífico y Atlántico, con destinos principales hacia Estados Unidos, Asia, Centro y Sudamérica para el primero, y Europa y Estados Unidos para el segundo, decisión tomada a partir de que el 70% de las mercancías actualmente llegan a México por el Pacífico y solo el 30% por el Atlántico. Esta obra logrará que se realice una mayor conexión con China, el gigante con el crecimiento más rápido de las economías mundiales.

Para la realización de esta magna obra se consultó a los pueblos indígenas de la zona para obtener su consentimiento, un procedimiento muy recurrido en esta administración que muestra el respeto por la voluntad de los pueblos en aquellos proyectos de desarrollo regional que les atañen. Doce comunidades indígenas y afrodescendientes fueron consultadas y, de todas ellas, se obtuvo su consentimiento.

Otra de las partes importantes del proyecto es que se realizará una planeación para ubicar diez parques industriales en posiciones estratégicas —cinco en cada estado—, posiciones que fueron aprobadas tras ser analizadas por diversas instituciones que incluyen el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas — para la obtención de la aprobación de los 79 municipios de la región— , el Instituto de Geografía de la UNAM para realizar análisis geoespaciales, técnicos y cartográficos, hasta el INAH para la detección y preservación de zonas arqueológicas y monumentos históricos.

En total, para la construcción de los parques industriales se tienen 3,200 hectáreas disponibles a lo largo del corredor transístmico; para el caso de Veracruz, los cinco parques programados —Coatzacoalcos I y II, Jáltipan, Texistepec y San Juan Evangelista— abarcarán 1,539 hectáreas aproximadamente.

El proyecto identifica también los sectores productivos con mayor potencial en cada uno de estos parques para atraer inversiones de las industrias más apropiadas y potencialmente interesadas en el desarrollo de las varias regiones. A las empresas que se instalen en los parques se darán incentivos fiscales en el ISR, el IVA, y en el impuesto sobre nómina, además de una ventanilla única para trámites federales, estatales y municipales.

Todos los parques contarán con las mejores condiciones y una estación naval para garantizar la seguridad de las personas que laboren en ellos, así como de todo el cruce interoceánico.

El corredor transoceánico tendrá un espacio donde el sector público, privado y académico podrán realizar formación profesional para que las comunidades puedan vincularse con el sector productivo, generando relaciones de desarrollo entre las comunidades y los parques aprovechando las relaciones de libre comercio que México tiene con más de 50 países.

Finalmente, una empresa de la Secretaría de Marina será la encargada de manejar tanto el tren como los parques. La intensión es que terminado el sexenio del presidente, nadie pueda hacerse de ellos y terminar privatizándolos para hacer un negocio particular de lo que se pretende sea un beneficio colectivo.

Todo lo anterior representa una gran oportunidad de desarrollo para el sur sureste del país pues habrá vínculo a la refinería Olmeca y al Tren Maya, además de conexión ferroviaria con líneas a Centroamérica dado que se rehabilitarán 400 kms del ferrocarril de Ixtepec hasta la frontera con Guatemala.

Como dijo el director general del corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec, Rafael Marín Molinero, “El momento del Istmo, es ahora”.

(*) Delegado Estatal de Programas para el Desarrollo en Veracruz

facebook:

@ManuelHuertaLG

twitter:

@ManuelHuertaLdG

Facebook: @ManuelHuertaLG

Twitter: @ManuelHuertaLdG

El pasado 12 de junio el presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, para supervisar la modernización de este puerto, el cual será parte de todo un sistema organizado alrededor del Tren Transístmico.

En diciembre 2018 el Presidente dio el banderazo de inicio de lo que ya se considera el proyecto emblema para el desarrollo del Istmo de Tehuantepec, región conformada por los territorios de dos estados, Veracruz y Oaxaca. El Istmo posee una gran riqueza cultural que le da una enorme identidad, pero también es una de las regiones de México con más abandono, desigualdad social y falta de oportunidades, condiciones que han generado durante años mucha migración.

El proyecto del Gobierno Federal consiste en la vuelta del tren de carga y pasajeros que atraviese todo el Istmo, desde el puerto en el Pacífico de Salina Cruz, Oaxaca, hasta el puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, en el Golfo de México.

El objetivo es que las mercancías tengan salida hacia ambos océanos, Pacífico y Atlántico, con destinos principales hacia Estados Unidos, Asia, Centro y Sudamérica para el primero, y Europa y Estados Unidos para el segundo, decisión tomada a partir de que el 70% de las mercancías actualmente llegan a México por el Pacífico y solo el 30% por el Atlántico. Esta obra logrará que se realice una mayor conexión con China, el gigante con el crecimiento más rápido de las economías mundiales.

Para la realización de esta magna obra se consultó a los pueblos indígenas de la zona para obtener su consentimiento, un procedimiento muy recurrido en esta administración que muestra el respeto por la voluntad de los pueblos en aquellos proyectos de desarrollo regional que les atañen. Doce comunidades indígenas y afrodescendientes fueron consultadas y, de todas ellas, se obtuvo su consentimiento.

Otra de las partes importantes del proyecto es que se realizará una planeación para ubicar diez parques industriales en posiciones estratégicas —cinco en cada estado—, posiciones que fueron aprobadas tras ser analizadas por diversas instituciones que incluyen el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas — para la obtención de la aprobación de los 79 municipios de la región— , el Instituto de Geografía de la UNAM para realizar análisis geoespaciales, técnicos y cartográficos, hasta el INAH para la detección y preservación de zonas arqueológicas y monumentos históricos.

En total, para la construcción de los parques industriales se tienen 3,200 hectáreas disponibles a lo largo del corredor transístmico; para el caso de Veracruz, los cinco parques programados —Coatzacoalcos I y II, Jáltipan, Texistepec y San Juan Evangelista— abarcarán 1,539 hectáreas aproximadamente.

El proyecto identifica también los sectores productivos con mayor potencial en cada uno de estos parques para atraer inversiones de las industrias más apropiadas y potencialmente interesadas en el desarrollo de las varias regiones. A las empresas que se instalen en los parques se darán incentivos fiscales en el ISR, el IVA, y en el impuesto sobre nómina, además de una ventanilla única para trámites federales, estatales y municipales.

Todos los parques contarán con las mejores condiciones y una estación naval para garantizar la seguridad de las personas que laboren en ellos, así como de todo el cruce interoceánico.

El corredor transoceánico tendrá un espacio donde el sector público, privado y académico podrán realizar formación profesional para que las comunidades puedan vincularse con el sector productivo, generando relaciones de desarrollo entre las comunidades y los parques aprovechando las relaciones de libre comercio que México tiene con más de 50 países.

Finalmente, una empresa de la Secretaría de Marina será la encargada de manejar tanto el tren como los parques. La intensión es que terminado el sexenio del presidente, nadie pueda hacerse de ellos y terminar privatizándolos para hacer un negocio particular de lo que se pretende sea un beneficio colectivo.

Todo lo anterior representa una gran oportunidad de desarrollo para el sur sureste del país pues habrá vínculo a la refinería Olmeca y al Tren Maya, además de conexión ferroviaria con líneas a Centroamérica dado que se rehabilitarán 400 kms del ferrocarril de Ixtepec hasta la frontera con Guatemala.

Como dijo el director general del corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec, Rafael Marín Molinero, “El momento del Istmo, es ahora”.

(*) Delegado Estatal de Programas para el Desarrollo en Veracruz

facebook:

@ManuelHuertaLG

twitter:

@ManuelHuertaLdG

Facebook: @ManuelHuertaLG

Twitter: @ManuelHuertaLdG

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 15 de agosto de 2022

Con-ciencia

Manuel Huerta

lunes 08 de agosto de 2022

Vamos bien

Manuel Huerta

lunes 01 de agosto de 2022

Cuba y México

Manuel Huerta

lunes 25 de julio de 2022

Jueces parciales

Manuel Huerta

lunes 18 de julio de 2022

El legado de Juárez

Manuel Huerta

lunes 27 de junio de 2022

Mentiras ecológicas

Manuel Huerta

Cargar Más